Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pedro A. Gómez R. escriba una noticia?

Me decepcionó

01/02/2011 22:32 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La decepción es un sentimiento que esconde mucho mas de lo que nos podemos imaginar a simple vista. Es algo que podemos comenzar a destaerrar desde la comprensiónpara poder ser felices

No es difícil percatarse que por lo general las relaciones humanas están siempre pendiendo de un hilo. Y que nuestro bienestar frecuentemente depende del bien que obtengamos del mundo (y/o de los demás)

Por otro lado, todo sistema natural tiende al equilibrio, a un estado de mínima energía, donde el trabajo a realizar sea el menor posible. Esto nos confiere, como sistemas vivos naturales que somos, una tendencia a no alterar nuestro equilibrio alcanzado. El problema está en que este equilibrio puede haberse establecido en un punto de poco confort y poco bienestar, a pesar de lo cual preferimos quedarnos allí.

Cuando hablamos de que el hombre evoluciona, estamos definiendo precisamente a un Ser que tiene la capacidad de salir de su estado de equilibro “pseudo-confortable” para buscar un estado mas verdaderamente confortable; y como siempre existen estados mejores que el actual, esta búsqueda afortunadamente siempre se ve premiada.

Como terapeuta se establece que el primer requisito para sanar/mejorar es el reconocimiento que no se está bien, que se está en un pseudo-confort y que con algo de compromiso propio, se puede estar mejor.

Pero esto no siempre es así. Esa tendencia al mínimo esfuerzo nos lleva siempre a no reconocernos como responsables de nuestra situación, y tendemos a buscar culpables de nuestro malestar fuera de nosotros. Si conversamos en las terapias, muchas veces nos damos cuenta que: la comida me hizo daño (cuando pudimos no haberla comido), desarrollé tal o cual patología (pudiendo habernos cuidado), los demás me han hecho daño (sin ponernos en sus zapatos), y en especial sufro porque otra persona me decepcionó.

La decepción es uno de los grandes males de la humanidad. Si las personas se comportan como yo espero, o si las situaciones ocurren como me convengan, entonces estoy feliz, tengo bienestar.

¿Te has preguntado hasta que punto tienes la capacidad de controlar a las otras personas? ¿Has contado las situaciones que de verdad dependen cien por ciento de ti? Si nos sinceramos nos damos cuenta que las situaciones nunca dependen totalmente de nosotros, y las personas, TODAS, actúan en función de sus propias necesidades. Estas actuaciones pueden ser congruentes y convenientes para un grupo de persona en un momento dado e inconvenientes en otras circunstancias.

Cuando la mayoría de las técnicas y filosofías de auto-ayuda y crecimiento personal apuntan a que tomes el control de tu vida, se refieren precisamente a esto; a que no dependas de los demás para ser feliz o de las situaciones que no controles. Si logras crear comportamientos/pensamientos/sentimientos que te hagan feliz de adentro hacia afuera, todo tu mundo mejorará y será congruente con es bienestar que emanas. Lo creas a o no, es una Ley Universal (Ley de Atracción).

Cuando alguien nos decepciona, no significa que la otra persona haya actuado mal o bien, lo que significa es que actuó de forma tal que no nos beneficia. Sin intentar juzgar las acciones de cualquiera, que pueden ser buenas o malas, apegadas o fuera de la ley, sanas o enfermizas, cada quien actúa según su capacidad en función de la realidad que le rodea. Y en todo esto el protagonista principal es él mismo; los que le rodean son meros actores secundarios. La decepción significa que estábamos esperando (si resultado) que algo sucediera o alguien actuara de alguna forma que satisficiera algunas de nuestras necesidades; necesidades que nosotros mismos no podemos satisfacer.

Esto plantea el hecho de que a veces tenemos muchas expectativas puestas en las personas o situaciones, expectativas que se traducen en satisfacer nuestras propias carencias (sí, si necesitamos algo es porque carecemos de ese algo).

Entonces, cuando nos sentimos decepcionados es porque alguien no ha satisfecho nuestras carencias; pero las carencias son nuestras, no de esa persona; se asoma la idea que esa persona no tiene la culpa de que traigamos a una relación nuestras carencias...

Además, las relaciones tienen que ser del tipo ganar-ganar, y muchas veces las acciones que nos satisfacen pueden no corresponder a las acciones que satisfacen las necesidades de la otra persona. ¿Por eso sufrimos entonces? ¿por egoísmo? ¿esperamos que esa persona satisfaga nuestras necesidades sin considerar que sus acciones convenientes pueden no satisfacer las suyas?

Por eso el crecimiento y la superación personal, las técnicas de auto-ayuda, siempre buscan el que podamos tener una vida interior plena, cada vez con menos carencias (emocionales, espirituales, mentales) y con menos carencias, vamos a tener menos necesidades que el exterior nos llene.

Tenemos que erradicar el sentimiento de decepción para poder enfocar nuestra felicidad desde el punto de vista realmente personal, de auto-ayuda. Tú eres la única persona que verdaderamente puedes controlar y mejorar.

Y no es cuestión de autosuficiencia o independencia. El punto es que comprendamos que debemos buscar dentro de nosotros, antes de buscar culpables fuera. Esa es la única forma de disfrutar en plenitud todo lo que el mundo nos da, dependiendo únicamente de la belleza que nos brinda.

Namasté

Pedro A. Gómez Ruzzo.

Master Reiki Usui-Tibetano, Karuna Ki

Original: Febrero, 01 del 2011

msn: pgomez777@hotmail.com

http://www.reiki.org.ve

http://e-reiki.ning.com

Twitter: @eReiki


Sobre esta noticia

Autor:
Pedro A. Gómez R. (23 noticias)
Visitas:
12864
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.