Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Teresa Rocamonde escriba una noticia?

"Mashi trasi que trasi": risa y llanto en Palestina

17/11/2010 12:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En 2009 una delegación de Payasos en Rebeldía viajó a Palestina para realizar una serie de talleres de risoterapia con colectivos desfavorecidos. En ella iba Edu Alter, que rodó un documental sobre la iniciativa que se convirtió en un reflejo de la vida en los territorios ocupados

AG

Mashi trasi que trasi es el resultado de ese viaje y el título del film que llevó el Premio del Público en la última edición de Amal, el Festival de Cine Euroárabe de Santiago.

¿Cómo surgió el proyecto?

Surgió en Barcelona, donde conocí a Iván Prado, que es el protagonista del documental y es director del Festiclown aquí en Galicia, además de otros festivales en el resto del país, y el generador de toda la parte social del Festiclown. Yo tengo una productora y me propuso irme con él a Palestina; y allá nos fuimos.

¿En qué consistía exactamente el proyecto en Palestina?

Ellos destinan siempre una cantidad para hacer cooperación en otros países. En el 2003 habían ido a Chiapas e Iván había ido a Palestina ya con Payasos sin Fronteras y ahora volvía con Payasos en Rebeldía, que es su organización, y querían a alguien que documentase lo que se estaba haciendo y lo que está pasando allí.

¿Cómo resultó la experiencia?

Brutal. Yo no había hecho nada similar y fue increíble por lo positivo y por lo negativo. Durante 15 días recorrimos toda Cisjordania y al pasar 24 horas al día con la gente llegamos a conseguir una confianza muy grande. La experiencia fue maravillosa porque te das cuenta de que la humanidad, incluso en las peores condiciones, saca lo mejor de sí y te pasabas el día entre risas y lloros, de los talleres de risoterapia a los testimonios sobre la realidad palestina; fue una experiencia totalmente bipolar.

¿Afectó el hecho de que a Iván Prado acabaran prohibiéndole la entrada en Israel al contenido del documental? ¿Adquirió un perfil más político o ya lo tenía de antemano?

No, lo tenía ya porque Iván Prado es un ser muy político, entendiendo la política como una manera de enfocar la vida y buscar soluciones. Entonces el documental no quería contar el conflicto árabe-israelí de la manera en que fue contado tantas veces ya, con el dolor. Evidentemente hay dolor, pero no queriamos que fuese solo una historia de dolor, que hubiese espacio para la esperanza. Cuando pasó lo de Iván el documental ya estaba hecho y ya se había llevado por numerosos foros; de hecho, yo creo que le impidieron entrar por lo que se decía en el documental y lo que había dicho ya Iván Prado en este tiempo.

Para grabar allí durante 15 días, ¿no tuvisteis problemas?

Como sabiamos de las dificultades, ya optamos por no llevar grandes equipos; fuimos con un equipo muy reducido, casi de turista, con cámaras pequeñas HD y así entramos. Lo que nos daba más miedo era qué hacer después con las cintas, cuando ya teníamos 30 horas grabadas y lo que hicimos fue enviarlas por dos agencias, una occidental y otra local y así nos evitamos dar explicaciones en el aeropuerto donde nos registraron, nos desnudaron y lo de siempre. Pero es cierto también que los 15 días que estuvimos en Cisjordania, moviéndonos por todos lados no tuvimos ningún problema.

¿Pudisteis emitir el documental en Palestina o en algún país árabe?

Prácticamente el único canal de distribución es Al Jazeera, es la cadena que más está arriesgando. También mandamos el documental a toda la gente con la que trabajamos allí, el Circo Palestino, los comités de trabajo, organizaciones internas palestinas para las que trabajamos y que le están dando una distribución por allí. Todavía no hemos iniciado otro tipo de vías porque estamos aún moviéndolo por festivales, pero sí que hay intención de ver qué posibilidades hay en países árabes e incluso en Israel, porque estaría muy bien que se viera allí. Pero lo cierto es que está la cosa difícil y al final esto funciona mejor por internet y por el boca a boca. A ver qué pasa.


Sobre esta noticia

Autor:
Teresa Rocamonde (12 noticias)
Visitas:
3439
Tipo:
Entrevista
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.