Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Álvar Núñez Cabeza De Vaca escriba una noticia?

Mascotas con responsabilidad

05/05/2011 17:02 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los niños deben comprometerse a cuidar ellos solos de su mascota, una compañía en la vida

Llevaba detrás de ello meses pero en mi casa no me lo permitían, hasta que llegó la Navidad del 89, cumplía entonces 12 años y la maduración de la idea me había preparado para la responsabilidad que se me venía encima.

Como todos los años por esas fechas, se hacía en mi clase el amigo invisible, que para quien no sepa lo que es, consiste en recibir un regalo de un compañero de clase sin identificar y dar tú otro a alguien sin que él sepa quien le regala.

Al día siguiente una niña de mi curso me preguntó si había algún problema en tener en mi casa una tortuguita, que entonces valía 200 pesetas y yo aproveché la ocasión y le dije que ninguno, anteriórmente ya pregunté a mis padrees si podía tener una mascota y me dijeron que no, pero si era un regalo seguro que la opinión cambiaba.

Llegó la víspera de la última clase del año, el día de los regalos, no recuerdo ni qué regalé ni a quién, pero sí recuerdo bien la totuguita de Florida que me dió esta compañera, con su caparazón verde y sus manchas rojas en los costados de la cabeza.

Agua templada, espacio para nadar, luz y comida de buena calidad es todo lo necesario para disfrutar de tu mascota durante décadas

En cuanto fui a casa me dispuse a investigar cómo aclimatar correctamente a mi nuevo amigo.

Los primeros días estuvo en una tartera de plástico hasta que le compré una tortuguera con su islita y su palmera. Al mediodía le acercaba una bombilla con cuidado de no quemarla o la sacaba al sol. Ahora pienso que tuvo bastante suerte conmigo porque le daba trozos de carne, lechuga y pienso de una casa alemana, así que a los pocos meses ya había crecido notablemente.

Con el tiempo le compré un acuario pequeño de 20 litros y una compañera, ya que mi pupilo era macho. Un corcho blanco al que subirse para tomar el sol, una lámpara de acuario y un filtro completaron su hábitat.

Pasados cuatro años ya habían aumentado varias veces su tamaño y tuve que comprar otro acuario ya definitivo para estas dos grandes tortugas.

La cantidad de comida que necesitaban era grande y variada. Por suerte durante el invierno estaban inactivas y el gasto era nulo, pero en verano esta situación cambiaba bastante, el agua se ensuciaba con facilidad aún teniendo un sistema de limpieza y había que vigilar que no quedasen restos de comida sin consumir. Hoy mis dos amigas tienen ya 22 años, no han criado por falta de espacio, necesitario un espacio grande de tierra para que pongan los huevos y más agua para el cortejo, sin embargo puedo decir que llevamos casi toda una vida juntos y a ellas les quedan unos 10 años más conmigo, que por mi pueden ser 20 o 70.


Sobre esta noticia

Autor:
Álvar Núñez Cabeza De Vaca (140 noticias)
Visitas:
4782
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

yessenia (09/06/2011)

Hola es muy buena tu historia junto a tus tortuga, yo hace unos días compre una par de estas y hemos tratado de adaptarle lo que mas podemos su ambiente junto a mi familia y ya empezamos a tomarles cariño, bueno mi pregunta es:
¿es normal esas manchas rojas que salen en la fotografía de arriba?
ya que las mías la presentan en menor cantidad en la cara inferior de la caparazón.
de ante manos muchas gracias