Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fidelam escriba una noticia?

Masaje infantil. Un vínculo especial

01/12/2009 16:09 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La piel es el órgano más grande del cuerpo y el más sensible a la estimulación. Por eso, desde que nacen, los bebés pueden beneficiarse de los masajes infantiles: no sólo fortalece el vínculo afectivo con sus padres, sino que, además, trae beneficios en su desarrollo sicológico, físico y cognitivo

Lleva siglos propagándose en el mundo. Pero desde que lo descubrió el médico francés, Frédérick Leboyer, las técnicas de masajes sobre guaguas comenzaron a expandirse con rapidez. A Leboyer –pionero del parto sin violencia– le bastó con ver cómo una mujer hindú realizaba estas técnicas de relajación en su hijo (firmes pero suaves) para darse cuenta de los efectos positivos que el niño experimentaba. En su libro Shantala, el experto explica así la importancia del tacto: “Los bebés tienen necesidad de leche, sí. Y de recibir caricias. Pero más todavía de ser amados. Ser cargados, acunados, acariciados, tocados, masajeados; cada una de estas cosas son tan indispensables como las vitaminas, sales minerales y proteínas”.

Un estudio publicado en la revista norteamericana Pedriatics reveló que los bebés prematuros que recibían masajes durante 15minutos al día, aumentaban su peso en un 47%. Lo que sucedía es que con el solo contacto de las manos de sus padres, su pequeño cuerpo generaba ciertas hormonas que facilitaban la absorción de alimentos, y reducía su período de hospitalización postparto.

Luz Vidal, terapeuta corporal del Centro Acuático Rayuela, un centro que da clases a las madres, asegura que aparte del beneficio sobre la salud de los lactantes, los masajes profundizan la relación y el vínculo entre padres e hijos: los ayuda a conocerse mejor y a responder con mayor precisión a las necesidades del niño. “Está clínicamente demostrado que el amor, las caricias, el afecto entre el niño y los que le rodean, tienen un importante efecto positivo sobre su desarrollo. Además, los relaja y alivia del estrés que produce encontrarse diariamente con cosas nuevas”, agrega.

Y hay más: aplicar esta técnica sobre las guaguas tiene un efecto positivo sobre el sistema gastrointestinal, ya que alivia cólicos y gases. También, aporta diversión, placer y relajación al bebé y a sus padres.

Cómo hacerlo

La educadora demasaje infantil, Andrea Froimovich, enumera los pasos a seguir para empezar con el masaje:

-Preparar un ambiente cálido para que el niño no pase frío. Antes de empezar, calentar las manos friccionando una con la otra.

-Mostrarle las palmas de las manos al bebé y pedirle permiso para iniciar el masaje.

-Empezar siempre de abajo hacia arriba. Esto evista que no sea muy invasivo para la guagua. Primero las piernas y pies; después el vientre, el pecho y los brazos. Continuar con la espalda. Finalizar con la cara.

-La hora ideal para masajearlos es cuando el bebé esté dispuesto: en un estado de alerta, pero tranquilo.

-La sesión puede durar entre 15 ó 20 minutos, aunque depende del temperamento de la guagua. Si se pone inquieto, es mejor terminar.

-Bañarlos después del masaje. Es muy grato para ellos, porque los deja muy relajados y les ayuda a tener un sueño más profundo.

La primera vez

La terapeuta corporal del Centro Acuático Rayuela, Luz Vidal, cuenta que el momento ideal para empezar practicar estas técnicas es cuando se les cae el cordón umbilical. Lo recomendable es partir el primer mes, para que se empiecen a acostumbrar. “Cuando ya se mueven más, hay que tratar de acomodar los movimientos; se tiene que tratar de un momento placentero. A medida que van creciendo, se pueden incorporar cantos, juegos o cuentos. Así se hace más entretenido”, dice.

Recomendaciones

Lleva siglos propagándose en el mundo. Pero desde que lo descubrió el médico francés, Frédérick Leboyer, las técnicas de masajes sobre guaguas

-No masajear a la guagua cuando tenga hambre o esté resfriada.

-No usar anillos, pulseras u otros adornos que puedan rasguñarla. Por lo mismo, es mejor mantener la uñas cortas.

-Si la guagua rechaza algún movimiento, pasar a otro.

-Nunca despertarla para realizar masajes.

-Mirarla, conversarle, cantarlemientras reciben estas caricias. De esta manera se logra una mejor comunicación.

-Usar un aceite o crema para masajes para facilitar el deslizamiento. En caso de no tener un producto específico a mano, se puede utilizar un aceite que esté en la casa, como el de oliva, almendra o maravilla. No debe aplicarse ni en las manos y ni en la cara de la guagua.

-Una buena postura para la madre es sentada en el piso, con las piernas estiradas hacia adelante, la espalda derecha y los hombros relajados. El bebé se coloca acostado sobre las piernas de ella, y con su cabeza en dirección a los pies.

Técnicas de masaje en niños

Andrea Froimovich recomienda las siguientes:

-Piernas y Pies: presionar toda la superficie de la planta del pie de la guagua con los pulgares. Luego estirar uno por uno los dedos de su pie, y hacer pequeños círculos en cada dedo. Este mismo estiramiento repetirlo en los dedos de las manos.

-Vientre: poner ambos pulgares sobre el ombligo del bebé y presionar suavemente deslizando los dedos hacia los costados.

-Pecho: llevar las manos juntas al centro del pecho de la guagua y deslizar –con leve presión– hacia ambos lados de su cuerpo (como si estuviera aplanando las páginas de un libro). Sin levantar las manos, devolverse hacia el centro con un movimiento en forma de corazón.

-Cara: con los pulgares, presionar suavemente el puente de la nariz (la parte que está entre los ojos) y deslizar por la cuenca de los ojos hasta llegar a las mejillas, a la altura de las orejas.

-Espalda: con la mano derecha abierta y los dedos bien separados, peinar la espalda del bebé desde el cuello hasta las nalgas, usando solamente las puntas demis dedos. Cada vez que se repite el movimiento se va haciendo más suave hasta apenas tocarle la espalda.

¿Dónde aprender?

Centro Acuático Rayuela, Av. Cristóbal Colón 8075, fono: 211 1834, www.rayuela.cl.

Sananda, Holanda 895, fono: 893 2542, www.sananda.cl.

Clínica Las Condes, en Pediatría, fono: 610 8080, www.clc.cl.

Clínica Santa María, fono: 913 0000, www.csm.cl.

Clínica Alemana, fono: 210 1365, www.alemana.cl, sólo para madres que hayan tenido a su hijo en la clínica.


Sobre esta noticia

Autor:
Fidelam (4709 noticias)
Visitas:
9984
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.