Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ajedreztenerife escriba una noticia?

¡Mas regalos de Reyes! (1)

10/01/2011 23:53 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

"Perdido en Buenos Aires" de Antonio Alvarez Gil"Mucho antes de que Alexander Alekhine realizara su último movimiento con las piezas negras, José Raúl Capablanca era consciente de haberse metido  en  una dinámica que conducía sin falta a la derrota. No había logrado, sin embargo, salirse de ella. Sabía también que su posición actual no daba siquiera para tablas. Le aterraba la idea de perder la primera partida del encuentro  en  el que defendía la corona de campeón mundial. Sería, además, la primera derrota  en  su cuenta particular con el ajedrecista ruso. El maestro cubano conocía muy bien a Alekhine, estaba familiarizado con su juego frío y calculado y sabía que no había nada que hacer. Por eso, cuando la mano de su adversario planeó despacio sobre el tablero y se detuvo a unos centímetros de la torre negra, José Raúl Capablanca dio el juego definitivamente por perdido. Así, ardiendo de impotencia y rabia, vio cómo el hombre completaba la jugada. La mano quedó un instante suspendida  en  el aire; luego bajó, rauda y decidida, y con tres de sus dedos agarró la pieza y la hizo moverse un paso a la derecha. Alekhine pulsó el botón del reloj, se recostó  en  el asiento y respiró. Era su manera de decirle que se acababa el juego. Capablanca fijó la atención  en  la torre, instalada ya  en  su nuevo emplazamiento. Entonces la pequeña figura creció hasta convertirse  en  una muralla insalvable que amenazaba con asfixiar al soberano blanco. Desde lo alto de sus almenas bajaban ríos de aceite hirviente que perseguían al infortunado monarca con la intención de arrinconarlo  en  lo más profundo de su reino... .

Conmocionado por lo que consideraba un accidente, Capablanca no tocó una sola de las pocas figuras blancas con las que había pensado disputar el final. Un despecho insoportable le cortaba el aliento. Se limitó a inclinar ligeramente la cabeza y tender la mano a Alekhine. Luego, sin esconder el disgusto, dijo: "está bien, ha ganado usted", y estuvo a punto de agregar: "por fin". El ruso sonrió, y Capablanca se levantó de la mesa donde habían quedado huérfanas sus piezas y le dio la mano al árbitro. Éste respondió al saludo con una chispa de decepción  en  la mirada. Y enseguida, tras felicitar a Alekhine, se acercó a la puerta de la sala donde se dirimía el campeonato mundial de ajedrez y la abrió de par en  par. El público que se agitaba fuera guardó un silencio súbito, tratando de adivinar lo que había ocurrido tras aquellas puertas. Pronto, sin embargo, quedó claro... . Y un murmullo sordo se levantó  en  el aire de la estancia. Entre el grupo de colegas que esperaban, Capablanca distinguió el rostro sorprendido de Rolando Illa, su gran amigo y valedor  en  la Argentina. Se encontraba a unos pasos del umbral y se veía serio, evidentemente  contrariado. Entonces levantó la mano y lo saludó, tratando de sonreír. Illa, por su parte, le respondió con una sonrisa de circunstancias; y sin pronunciar palabra, recorrió la distancia que los separaba y le tendió la mano. Además de Rolando Illa, algunos otros amigos y colegas rodearon al perdedor de la partida para saludarlo y brindarle su apoyo.

Entretanto, Alexander Alekhine permanecía  en  su asiento, contemplando absorto las piezas de su adversario, como si estuviera todavía estudiando el juego y tratando de explicarse a sí mismo lo que había ocurrido sobre el tablero. Pronto –cómo no- fue también cercado por sus simpatizantes y amigos. Y, claro está, por aquellos que se las ingenian siempre para estar presentes  en  las celebraciones de los triunfos.

Finalmente, José Raúl Capablanca cogió la gabardina que le tendía un conserje, se caló el sombrero y se alejó del salón donde había comenzado a quebrarse el mito de su imbatibilidad.  En  la planta baja del Club Argentino de Ajedrez reinaba una actividad frenética. Había decenas de periodistas, expertos  en  el juego y mucho público  en  general, argentinos del pueblo que habían venido a aplaudir la victoria del cubano y no podían aceptar la noticia de su derrota. Al verlo aparecer, la gente se agitó. Todos querían expresarle su simpatía, decirle alguna palabra de ánimo. Capablanca levantó la vista a ellos y, forzando una sonrisa, los saludó con un movimiento de la mano. Luego resistió como pudo los relámpagos de las cámaras, fingiendo dar la cara a los objetivos que lo apuntaban, pero declinó responder a las preguntas de varios periodistas que intentaron abordarlo. Así, sin otras muestras de cortesía y sin hablar con nadie, caminó hacia la salida. Parecía un mariscal pasándole revista a la tropa. De toda su persona emanaba un saber estar y un orgullo natural extraordinarios. Nadie que lo hubiera visto  en  aquel momento, moviéndose con elegancia por el salón entre el gentío, habría dicho que aquel hombre era el perdedor de la partida. Rolando Illa lo acompañaba  en  silencio. Capablanca llevaba la cabeza erguida y la vista fija  en  algún punto lejano. Sólo él sabía que tenía la mirada nublada, y que un torbellino de ideas encontradas le fustigaba la conciencia. ¿Cómo había podido ocurrir?, se decía una y otra vez. Tendría que reconstruirlo todo y precisar  en  qué se había equivocado.  En  cualquier caso, había comenzado a sospechar que el encuentro con Alekhine sería realmente largo y trabajoso".

Este fragmento de esta mágica novela, difundido por Internet, corresponde al capítulo 1 del ya famoso libro de Antonio Alvarez Gil titulado "Perdido en Buenos Aires", Premio de la Novela Vargas Llosa 2009 y editado en Octubre de 2010 por la Universidad de Murcia conjuntamente con Caja Mediterráneo.image

Entre los meses de Septiembre y Noviembre de 1927, la ciudad de Buenos Aires fue escenario de uno de los encuentros más apasionantes en la historia del ajedrez mundial (sres. mandatarios actuales de la FIDE, tomen nota por favor, que estáis como divagando por el mundo del ajedrez actual...).El cubano José Raúl Capablanca defendía el título de campeón del orbe ante el retador, el jugador francés de origen ruso, Alexander Alekhine (léase por favor, Aliejin).La novela "Perdido en Buenos Aires" recrea aquellos días porteños de Capablanca y narra, siempre desde la óptica del cubano (!?), su estancia de dos meses y medio en la ciudad del Plata. Las escenas de ajedrez están contadas aquí con un lenguaje ameno y comprensible al común de los lectores. Ellas nos descubren el drama del campeón, que ve cómo se le escapa el título ante un rival al que siempre consideró inferior.En la trama de esta novela, Capablanca se sumerge en la Bohemia porteña y se deja llevar. Además de ajedrez, sus días y sus noches, se llenan de tango y de cantantes, de actrices y... también de amor!. Por las páginas de "Perdido en Buenos Aires" desfilan Carlos Gardel y todo un grupo de figuras del escenario y la farándula de la ciudad.Aquí se mezclan ficción y realidad hasta un punto en que es imposible separarlas.En cualquier caso, lo único aparentemente cierto es que la noche de Buenos Aires contribuyó en gran medida a que uno de los genios más grandes de la historia del ajedrez mundial cediera su puesto a quien se lo supo ganar con trabajo, constancia y esfuerzo creador.Queridos lectores, los Reyes Magos de Oriente (¡al haberme portado tan bien este año!) me dejaron este gran libro:http://www.ideasdeportivascanarias.com/ohttp://www.reinoajedrez.com/tienda/index.phpJuro que me lo pude haber leído entero en un día. ¡Sin problemas!. Cala en los huesos rápidamente... .Sin embargo me he parado en la página 124 (de 367). A la espera de proseguir próximamente con la lectura del capítulo 10.El libro, bien pensado por su ilustre autor, tiene 34 capítulos, el mismo número que las partidas de aquel gran match!.Y no me he parado en la página 124 de manera gratuíta. Simplemente es porque necesitaba en ese momento reproducir con calma la primera partida de aquel gran match. Para ello, usé el libro de la Editorial Sopena sobre el encuentro, otro libro de Kotov (en español) sobre Alekhine y el tomo II de las mejores partidas de Alekhine, pues el propio campeón la comenta allí.Quería sacar conclusiones. ¡Y creo que las saqué!. Antes de pasar a ellas, quisiera comentarles que Antonio Alvarez Gil nació en 1947 en Melena del Sur, Cuba, y vive desde 1994 en Estocolmo, Suecia.Su obra discurre de manera paralela a su vida y refleja los conflictos y avatares de su pueblo, tanto en la Isla como en su ya largo peregrinar por el mundo.Autor de una extensa obra literaria, por ella ha recibido numerosos premios y galardones.Alvarez Gil figura en grandes antologías del cuento contemporáneo.Cuentos y artículos suyos han aparecido en publicaciones de España, Italia, Suecia, Estados Unidos y Latinoamérica.Es miembro de la Asociación de Escritores de Suecia.Lo cierto es que Capa se quejó amargamente, al término de la primera partida por su juego irregular. También criticó el proceder de Alekhine. Desde su punto de vista, aquel cotejo estuvo muy mal jugado por ambos contendientes.Lo cierto es que hasta aquí se pensaba que la mayor parte de los problemas del blanco venían tras su erróneo décimosexto movimiento.El propio Garry Kaspárov, el "Papa" del ajedrez actual, en su tomo I de su obra Mis Geniales Predecesores (la "Biblia" del ajedrez) así lo señala. Pero incluso "antes" de aquel gran error, el ajedrez computado nos informa hoy en día que "Capa" estaba en grandes problemas para salvar esa primera partida del match, muy mal jugada ya por el maestro cubano desde la misma apertura... .  Por cierto. Permítanme hacer un pequeño paréntesis, ahora que ha salido el nombre de Kaspárov. Nos vamos enterando poquito a poco de quién es quién en el mundo del ajedrez. Aquel señor "de color" que increpó a Kaspárov el día de las elecciones a la FIDE y cuyo "bochorno" se pudo ver perfectamente en todo los lugares del mundo "civilizado" gracias a Internet, era el "delegado" de la FIDE por Bermudas (?!). Nos es que tenga nada contra ese archipiélago, pero dudo mucho que allí se juegue al ajedrez decentemente... . ¡Qué pena!. Todo un "papa del ajedrez", con lo que representa para nuestro gran mundo cultural e intelectual, viéndose allí "ultrajado" entonces por un personaje que nada tiene que ver para el real y auténtico desarrollo del juego-ciencia.Triste realidad, señores Ilyumzhínov y Makropoulos: ¡Rodéense de gente que valga. De gente eficiente y no de gente de aquella calaña que poco puede aportar al mundo del ajedrez actual!.Http://ajedreztenerife.blogspot.com/2010/09/39-olimpiada-de-ajedrez-de-khanty_30.htmlSigamos con lo que hoy nos ocupa.Ese libro es una gran novela. Me está gustando en cantidad. Lo recomiendo para todos aquellos interesados en la historia del juego ciencia.Antes de pasar a ver con detalle el momento señalado en aquella primera partida del match, me gustaría corroborar aquí con hechos "fidedignos" (por lo aparecido en la prensa de entonces) lo que en la novela se nos narra con repetida frecuencia. "La vida bohemia de Capa durante aquel match frente a la vida austera de Alekhine":"El aspirante se comportaba de acuerdo a las exigencias del cotejo, acumulando energías en el "roof garden" del Majestic Hotel, en el que estaba alojado junto con su esposa.Por el contrario, a Capablanca se le veía con frecuencia por todas partes donde había vida nocturna.En el teatro de revista "Porteño", que dirigía Bayón Herrera, donde regularmente ocupaba un palco con unos amigos (los que quieran leer el libro vayan recordando ya el nombre de Marina Lemm) y lo mismo en el teatro de revista "Maipo", donde en cuanto lo veían asomar a la sala, desde las primeras figuras hasta las coristas hacían alusión a su presencia con dichos y canciones que venían al caso y que el público festejaba.A menudo se le veía en la voiturette colorada "Rambler" (un coche ligero de carreras) que guiaba Consuelo Velázquez, una de las "soubrettes" (actrices de variedades) más renombradas que tuvo el teatro argentino.Con frecuencia, Capa, terminaba las trasnochadas en un restaurante famoso de la Avenida Callao en donde todos los noctámbulos iban a reponer energías.Los domingos, se le veía infaltable en las "courses" de Palermo (carreras de caballos)"... .  Llegó el momento pues de desarrollar la fase crítica de aquella primera partida del gran match mundial, uno de los más aclamados de todos los tiempos!, por la "fuerza real" y el "misticismo" de ambos contendientes (!?):Capablanca, Jose Raul - Alekhine, Alexander [C01]

World Championship 13th Buenos Aires (1), 16.09.1927

[Jimenez,A sobre varios comentaristas]

1.e4 e6 2.d4 d5 3.Cc3 Ab4 4.exd5 exd5 5.Ad3 Cc6 6.Cge2 Cge7 7.0-0 Af5 8.Axf5 Cxf5 9.Dd3 Dd7 10.Cd1 0-0 11.Ce3 Cxe3 12.Axe3 Tfe8 13.Cf4 Ad6 14.Tfe1 Cb4 15.Db3 Df5 Diagram

image

El grave error llega en la jugada siguiente, donde Capablanca pasa irremediablemente a obtener una posición ya perdida, como luego demostraría Alekhine. Pero lo cierto es que Capablanca también está aquí casi perdido de jugar lo que recomendó en la prensa como jugada salvadora para las blancas. Lo atestiguan los módulos informáticos modernos, como veremos a continuación. 16.Tac1? [En su crónica para el diario "Crítica", Capablanca se lamentó de no jugar ahora 16.Cd3 que hubiera en su criterio mantenido el juego sin mayor dificultad. Por otro lado Alekhine, que incluyó esta partida entre sus mejores producciones, señaló que incluso también aquí tras 16...Cxd3 17.Dxd3 Dxd3 18.cxd3 Ab4 19.Tec1 c6 Diagram

image

con idea de ...a5, las negras tienen una muy definida ventaja posicional que le da igualmente una posición poco satisfactoria a las blancas. Veamos ahora la opinión de los mejores módulos del momento a nivel de Campeonato del Mundo "real", que no el que organiza en la actualidad la FIDE, una auténtica "feria de pueblo", encima sin la participación del núm. 1 del ranking, Magnus Carlsen: 20.g3 a5! aquí tanto Houdini como Deep Rybka 4 jugaron: 21.Rg2 (La recién salida al mercado, versión de Junior, prefiere: 21.a3 Ad6 22.Rg2 a4 23.Te1 f6 24.Rf3 Af8 25.h4 Ta6 26.Ad2 Txe1 27.Axe1 El cambio de un par de torres no le quita los problemas al blanco. 27...Tb6 28.Ac3 g6 29.Re3 Rf7 30.g4 h5 31.gxh5 Ah6+ 32.Re2 gxh5 33.Tg1 Af8 34.Rd2 Ae7 35.Th1 f5 36.Re3 Tb3 37.Rd2 f4! Dándole espacio de maniobra al rey negro. La pasividad de las blancas terminará quebrando la resistencia. 38.Rc2 Rg6 39.Rd2 Ad8 40.Th3 Rf5 41.f3 Af6 42.Th1 Tb6! Audazmente la torre vuelve para ocupar según convenga una de las dos columnas abiertas, la "e" o la "g". 43.Te1 Desesperación, pero no hay modo de evitar el claro plan de las negras. 43...Ta6 44.Te8 Axh4 Peón de más. 45.Th8 Rg6 46.Tg8+ Rh7 47.Tf8 Ag3 48.Re2 h4 49.Rf1 h3 50.Tf7+ Rg6! Súbitamente las negras devuelven el material para activar su torre. 51.Txb7 Ta8 52.Te7 Rf6 53.Te2 Tg8 54.Rg1 Af2+! Un jaque mortal, aprovechándose de su peón pasado. 55.Rh2 Ae3 56.Ad2 Rf5 57.Ac3 Tg7 58.Ae1 Axd4 59.Ac3 Axc3 60.bxc3 Tg3 61.Tf2 Rg5 62.c4 d4 63.Rh1 c5 64.Rh2 Rh4 65.Rh1 Tg5! Dándole paso al rey. 66.Te2 Rg3 67.Te7 Rxf3 68.Rh2 Tg3 0-1 Deep Junior 12-Houdini 1.5 w32/40 jug en 2 h 30 m sin finish) 21...f6 jugada por Houdini. (Deep Rybka prefirió: 21...a4 22.Tc2 Te6 23.a3 Aa5 24.h4 h5 25.Tac1 Rh7 26.Te2 Rg6 27.Rf3 Ad8 28.Tce1 Af6 29.Tb1 Ta6 30.Tc2 Rf5! De nuevo se trata de activar al rey negro. 31.Tc3 Te8 32.Rg2 Rg4! 33.Td1 Te6 34.Ta1 Ad8 35.Tc2 Ta8 36.Tb1 Ac7! amenazando 37...Axg3. 37.Ac1 b5 38.b3 para no morir por asfixia. 38...axb3 39.Txb3 Ta6 40.Tb1 f6 41.f3+ Rf5 42.Rh3 Te1! Actividad. 43.Tb3 Tg1! Provocando más debilidades. 44.f4 Te1 45.Tc5 g5! Llegó el momento de la ruptura decisiva. 46.hxg5 fxg5 47.Tc2 g4+ 48.Rg2 Ad8! 49.Ad2 Te6 50.Ab4 h4! Todo en base al plan concebido. 51.gxh4 Axh4 52.Tb1 Te3! Categórico. 53.Th1 Tg3+ 54.Rf1 Tf3+ 55.Rg2 Af6 56.Te2 Txd3 57.Ac5 Ta8 58.Th5+ Rg6 59.Th1 Ta4 60.f5+ Rxf5 La posición de las blancas se ha ido desmoronando estrepitosamente. 61.Tf2+ Tf3 62.Txf3+ gxf3+ 63.Rxf3 Axd4 64.Axd4 Txd4 65.Re2 0-1 Houdini 1.5 w32-Deep Rybka 4 w32/40 jug en 2 h 30 m sin finish) 22.Rf3 a4 23.h4 a3! Otro método de minado, igualmente ganador. 24.bxa3 Axa3 25.Tc2 Ta6 26.Tb1 b5 27.Te1 Rf7 28.h5 Te6 29.Tee2 Af8 30.Ac1 Txe2 31.Rxe2 Como ya vimos, sin un par de torres, la tarea de las negras se simplifica. 31...Re7 32.g4 Rd7 33.Ad2 g6 34.hxg6 hxg6 35.Re3 Ta4 36.Tb2 f5 37.gxf5 gxf5 38.f4 Aa3 39.Tc2 Ae7 40.Tb2 Ta8 41.Ac3 Af6 42.a3 Fea jugada, pero las blancas están muy mal ubicadas. 42...Txa3 43.Ab4 Ta8 44.Ac5 Te8+ 45.Rd2 Ad8 46.Ta2 Ac7 47.Ta7 Rc8 48.Rc3 Th8 49.Ab6 Ad6 50.Ac5 Axf4 Dos peones de ventaja son demasiado. 51.Tf7 Th5 52.Ab6 Ad6 53.Ac5 Ag3 54.Rb4 Rd8 55.Ra5 Ah4 56.Rb6 Re8 57.Tf8+ Rd7 58.Rb7 Th7 59.Rb6 Ad8+ 60.Rb7 Ag5 61.Tg8 Af6 62.Tg2 b4! Sencillo. 63.Axb4 Axd4 64.Tg6 c5 65.Ad2 Th1 66.Tg5 Td1 67.Aa5 f4 68.Tf5 Txd3 69.Txf4 0-1 Deep Rybka 4 w32-Houdini 1.5 w32/40 jug en 2 h 30 m sin finish (78) Y se acabó.] 16...Cxc2 17.Txc2 Dxf4 18.g3 Df5 19.Tce2 b6 20.Db5 h5 21.h4 Te4 22.Ad2 Txd4 23.Ac3 Td3 24.Ae5 Td8 25.Axd6 Txd6 26.Te5 Df3 27.Txh5 Dxh5 28.Te8+ Rh7 29.Dxd3+ Dg6 30.Dd1 Te6 31.Ta8 Te5 32.Txa7 c5 33.Td7 De6 34.Dd3+ g6 35.Td8 d4 36.a4 Te1+ 37.Rg2 Dc6+ 38.f3 Te3 39.Dd1 De6 40.g4 Te2+ 41.Rh3 De3 42.Dh1 Df4 43.h5 Tf2 0-1

Angel Jiménez Arteagaaarteaga61@gmail.comhttp://www.ajedrezcanarias.com (Secretos de Alcoba)


Sobre esta noticia

Autor:
Ajedreztenerife (328 noticias)
Fuente:
ajedreztenerife.blogspot.com
Visitas:
2909
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.