Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Yis19 escriba una noticia?

Más que un mundial; ¡una gran oportunidad!

23
- +
06/07/2019 00:44 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El mundial femenino en Francia 2019 ha sido un espejo para darnos cuenta el increíble crecimiento que ha tenido el fútbol femenino en Europa y otras partes del mundo, pero también para mostrarnos la realidad de como se vive en Colombia y la poca importancia que se le da

Estadio Parque de los principe, París, Francia (Usa vs Chile)

 

En el bus 289 camino al estadio Parque de los Príncipes del PSG en la ciudad de París, en donde iba a tener lugar el partido Chile vs Estados Unidos se vivía una verdadera fiesta, hinchas norteamericanos se trasladaban desde su hotel a acompañar al tricampeón del mundo. Camisetas alusivas, caras pintadas, banderas y un incesante “USA” con tres palmadas estuvieron presente en todo el recorrido. Yo, rezagada en una silla que logré encontrar al subirme a este bus, para también ir a disfrutar de este encuentro, no podía creer como familias enteras se habían movilizado a territorio francés para seguir al seleccionado femenino de su país. Mi cabeza no daba crédito a lo que allí pasaba tratándose del mundial femenino. En medio de mi proceso de asimilación e intentando contar cuantos fanáticos del equipo estadounidense iban en el bus, se me acercaron dos niños que formaban parte de la hinchada, supongo que se les hizo raro que yo desentonara con mi camiseta azul de la selección Colombia, que ese mismo día jugaba con Argentina en la copa América que tiene lugar en Brasil. La niña y el niño me quedaron mirando por unos segundos y se regresaron a donde estaban sus padres, sin embargo, fui yo quien después de ese momento no pudo quitarles la mirada. Mi sorpresa iba en aumento, el niño más grande que podía tener alrededor de los 7 años vestía una bermuda roja, tenis y una camisilla blanca con un estampado en frente con la bandera norteamericana, la cual también llevaba dibujada en su cara y al dar la vuelta tenía en su dorsal pintado, supongo que con las mismas acuarelas que había usado en su rostro, el número 17 y sobre este decía “HEATH”. El trazo era irregular, se notaba que había sido hecho a mano. La niña iba vestida muy similar, pero ella tenía de igual forma pintado el dorsal 13 y encima “MORGAN”, ella no pasaba los 5 años. Me costó mucho creer lo que veía, que un niño de esta edad con orgullo tuviera como referente a una mujer futbolista, que disfrute el fútbol femenino con tanta pasión, como así lo reflejaba en la conversación que tenía con su hermana donde le decía que iba a ser precisamente Tobin Heath quien marcaría un gol. Fue para mí extraño que no tuviera en su camisa el dorsal de un jugador de la selección masculina de USA, o incluso como a diferencia de cualquier niño latinoamericano o de otras partes del mundo, no tuviese un 7 con un “Cristiano” o un 10 con un “Messi”. En el estadio, la atmósfera era impresionante, la multitud estadounidense se hacía sentir con arengas y cánticos mientras que la barra chilena respondía, el partido culminó 3-0 a favor del favorito Estados Unidos que, con su base de jugadoras experimentadas, busca conseguir su Tetracampeonato mundial. Era algo que sin duda jamás imaginé presenciar y de las experiencias más increíbles que me dejó mi corta visita a Francia.

En territorio francés se vive el mundial femenino en su VIII edición, con la participación de 24 selecciones, 9 del continente europeo, 5 de Asia, 3 de África, 1 de Oceanía, 3 de Sudamérica y 3 provenientes de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe. Se han registrado aforos de hasta 45.600 espectadores y con varios meses de anticipación se encuentran agotadas las entradas a instancias de semifinales y final. La prensa internacional y la FIFA en su página oficial reportan records en audiencias en Europa, Brasil y USA. En Colombia el panorama es diferente, por canales nacionales no se ha televisado ningún partido, el espacio en las secciones deportivas tanto en la prensa como en los noticieros ha sido prácticamente nulo, solo la cadena DIRECTV ha transmitido para América latina los partidos.

Somos nosotras las mujeres colombianas quienes más debemos sumarnos a esa lucha universal de tener el espacio que merecemos

Si bien es cierto que es mucho más complicado seguir los partidos por los pocos medios de transmisión, que existe la dificultad con los horarios de los partidos en Sudamérica que han sido en jornada laboral y el hecho de que además no tenemos representación en esta copa del mundo, podemos cuestionarnos si nosotras las espectadoras, todas esas mujeres que jugamos y seguimos muy de cerca el futbol masculino; ¿hemos realmente hecho lo mismo con el femenino? ¿en nuestras redes o televisivamente hemos seguido el mundial femenino? ¿cuantas ligas internacionales vemos? ¿Qué conocemos de las jugadoras más destacadas en la actualidad? ¿tenemos alguna camiseta con el dorsal de alguna de nuestras jugadoras de la selección? ¿nos ponemos la tricolor con el mismo fervor cuando juega la selección femenina? Para que el futbol femenino no pare de crecer y se consolide, nosotras también debemos ser parte de este proceso, debemos ser consumidoras activas, más consumo mayor oferta. Enfoco más estos interrogantes a las mujeres, aunque reconozco que hay muchos hombres que nos apoyan y acompañan en la causa, ya que somos nosotras las mujeres colombianas quienes más debemos sumarnos a esa lucha universal de tener el espacio que merecemos. Todo esto viene a relación a como hemos aceptado con resignación la renuncia de nuestra candidatura a la realización del mundial femenino del 2023 por tener la final de la copa América masculina. Por un sólo partido hemos perdido la oportunidad de vivir un mes con un fantástico certamen como se ha vivido en más de 8 ciudades francesas, contar con la presencia de grandes selecciones, ser el foco de todos los medios internacionales que cubren de manera especial esta fiesta del fútbol, recibir fanáticos de todo el mundo, hinchadas impresionantes que acompañan a sus equipos y recorren cada una de las sedes donde juegan; como han sido muestra la de Holanda, Inglaterra y USA. Los beneficios también se extenderían a mejoras de nuestros estadios y vías de acceso, crecimiento en la economía hotelera e incremento general en la oferta laboral. Pero, sobre todo, hemos perdido la posibilidad de que el mundo entero viera de primera mano que Colombia es más que drogas, muertes y corrupción.

 


Sobre esta noticia

Autor:
Yis19 (3 noticias)
Visitas:
857
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.