Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lic. Ulises Javier Fernandez escriba una noticia?

Más de lo mismo

17
- +
18/11/2019 06:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En México, hubo una época en la que una mayoría de ciudadanos trabajadores, podía levantarse por la mañana y salir a buscar la moneda para su sustento

 

Dicen que no hay nada nuevo bajo el sol. En México, hubo una época en la que una mayoría de ciudadanos trabajadores, podían levantarse por la mañana y salir a buscar la moneda para su sustento. A mí me tocó conocer a un joven herrero que antes de unirse a las fuerzas armadas aprendió del oficio y salía a buscar trabajo tocando de puerta en puerta ofreciendo sus servicios.

 

En aquellos tiempos, decía: “no sé por qué la gente se queja de que no hay trabajo, simplemente hay que salir a buscarle y chingarle”, hoy,   a más de una década de esa oración “emprendedora”, las ganas de trabajar ya no bastan, pues entre la inseguridad, el alto índice de desempleo, la falta de inversión, la deserción escolar y hasta el outsourcing, “chingarle” ya no es suficiente.

 

Pienso que la palabra austeridad como eje de la nueva política de la nación Mexicana, fue mal escogía por quienes en su afán de quitar de manos corruptas el manejo del dinero del pueblo, no comprendieron que esta palabra también implica “la mortificación de los sentidos y pasiones”,  y como reza la antigua máxima filosófica  “como es arriba es abajo”, y  se les olvidó que los de abajo ya se encontraban así, “austeros”.

 

En efecto, como ya se nos ha dicho hasta el cansancio, México tiene ahora el gobierno más  legítimo que pudo haber elegido, nuestro mandatario fue electo por una mayoría significativa, esa mayoría significativa tiene entre sus filas a todos aquellos jóvenes adultos que en su momento sintieron un ápice de esperanza por un líder que venía a salvarles de ese despeñadero al que se precipitaban. Ahora, a casi un año de haberse iniciado el mandato, las cosas no parecen mejorar, las promesas se desvanecen  y las culpas se reparten a diestra y siniestra, en vez de tomarse medidas reales para solucionar los males que aquejan a los ciudadanos. 

"Ahora, a casi un año de haberse iniciado el mandato, las cosas no parecen mejorar, las promesas se desvanecen y las culpas se reparten a diestra y siniestra..."

 

Cabe señalar, que los nuevos cambios estructurales traen aparejada la desgracia de aquellos que no se encuentran en el mismo nivel socioeconómico que los que proponen dichas reformas (reforma fiscal, aeropuerto, dos bocas, etc.), pensados para cumplir con la agenda personal de algunos que no se preocupan por todos, un poco de dinero regado sin ningún tipo de rendición de cuentas o regulación para mantener viva la llama de  la esperanza, además de la centralización del poder, que ya ni siquiera es en una institución, sino en una persona, que solo Dios sabe si está o no equilibrada.

 

Más de lo mismo con un nuevo e innovador nombre “LA CUARTA TRANSFORMACIÓN”; seguramente por qué nunca se vio a periodistas despedidos por emitir su opinión y sacar a la luz evidencias de conflictos de intereses, compadrazgos, corruptelas, entre otros. Además, el crecimiento desproporcionado de los actos vandálicos y delincuenciales, aunado a los hechos atroces indecibles que suceden fuera de nuestra capital y que a veces, solo a veces, podían encontrar alguna especie de consuelo o refugio en la comisión nacional de los Derechos Humanos, cuya nueva titularidad nacional resultado de una imposición y una toma de protesta vergonzosa, ponen en duda que su funcionamiento y eficacia

 

En conclusión, el cambio que México necesita está muy lejos de la realidad que hoy vivimos, la educación y la cultura quedan de lado cuando se prefiere invertir en clientelas y caprichos que solo benefician a unos pocos. Ojalá que los que gobiernan no ignoren que el pueblo en el que tanto se refugian y se jactan de representar, no come de sus ideales y promesas vacías, la retórica populista, amañada y maniquea, no sirve para construir una nación, sino para mantenerla en las tinieblas en las que les conviene tenernos. 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Lic. Ulises Javier Fernandez (1 noticias)
Visitas:
329
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.