Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Juanjo Alvarez escriba una noticia?

Mas de buñol, un sueño, una realidad

16/05/2010 17:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En Beceite un pequeño pueblo de Teruel, una humilde pareja lleva 20 años con este proyecto

En 1990 empezó este proyecto en Beceite (Teruel) en manos de un matrimonio humilde; José Ramón y Loly, Y lo que empezó siendo un hobby ha acabado siendo una forma de vida. Empezaron con sus ahorros y toda la ilusión del mundo. La intención era convertir un terreno de su propiedad en un hogar para los buitres. Y lo que se inició con cuatro buitres después de veinte años son más de cuatrocientos que conviven en armonía y en libertad. No ha sido fácil, han tenido que aclimatar el entorno y apretarse el cinturón, El sacrificio diario de alimentarlos con más de 250 kg de alimento y durante todos los días del año baja al comedor José Ramón haciendo hasta tres viajes con la carretilla llena de provisiones, los buitres lo ven como un amigo. Todos estos esfuerzos aún a día de hoy salen de su propio bolsillo y del dinero que las personas que lo visitan a diario, pues no tienen ningún tipo de ayuda por parte de ningún organismo. Aprovecho para hacer un llamamiento a las autoridades estatales pertinentes para que hayan mayores ayudas y lleguen a ser efectivas.

Cuando visitas sus instalaciones siempre con reserva anticipada. La estampa es impresionante. Lo primero que los visitantes pueden disfrutar es del paraje. El frío y las escarchas del invierno empiezan a dar paso a la primavera con el despertar de la vegetación y al apetecible sol. Las visitas se inician por la mañana con los primeros rayos de sol, el canto de las aves y el deleite del paisaje. Levantas la vista y divisas una tropa innumerable de buitres aterrizando para desayunar.

Una característica particular de muchos buitres es su cabeza pelada, desprovista de plumaje. Esto se debe con seguridad a que una cabeza con plumas se mancharía con sangre y otros fluidos durante la alimentación y sería difícil de mantener limpia. El cuello es tanto más largo y pelado cuanto mayor es el tamaño de las presas. Puesto que, salvo algunas excepciones, no matan ellos mismos a sus víctimas, carecen de garras poderosas; las que tienen son cortas y romas, más adaptadas para andar que para matar. Algunos poseen lenguas especializadas que les permiten alimentarse con rapidez de la carne blanda y quizás extraer el tuétano de los huesos. Todos son de gran tamaño y están adaptados para volar a gran altura. Entre los buitres del Nuevo Mundo figuran los cóndores, que son las mayores aves voladoras, pero algunas de las especies del Viejo Mundo no les van a la zaga, con más de 6, 5 kg. de peso y 2, 5 m de envergadura. La más pequeña, pero no la más débil, es el alimoche común. Por norma general los buitres son aves de gran tamaño. Por esta razón utilizan las corrientes térmicas para elevarse y mantener los largos planeos que necesitan para patrullar grandes extensiones en busca de carroña.

A sus prácticas carroñeras se une el hábito de adherir a sus patas cuando tienen calor una sustancia producto de la combinación de heces y orina que les ayuda a moderar su temperatura corporal, dado que carecen deglanduñas sudoríparas, Increíblemente, se ha descubierto que esta sustancia es más eficaz que el sudor para el mismo cometido. Además, los científicos hallaron en la orina del buitre amoníaco, el cual con seguridad le sirve para exterminar a casi todas las bacterias con las que inevitablemente establece contacto mientras se alimenta.

Mientras esperas en el observatorio van llegando cada vez más buitares al comedor, unos pelean y otros aguardan su turno para alimentarse. Una vez que terminan de comer, se van colocando sobre unas rocas y troncos situados de manera estratégica y si el viento lo permite alzan sus alas y vuelan entre las frondosas y espectaculares montañas. El día en que no hay el más mínimo viento permanecen en tierra, ya que el peso que sostienen es tal que les haría gastar demasiadas energías, pues no saben cuánto tiempo pasarán sin comer para recuperarlas. En estas ocasiones llegan a ponerse nerviosos e incluso estresarse.

Y como todo tiene su ciclo natural, una vez que acaban de comer los buitres, aparecen otros animales a buscar entre los restos que estos han dejado, los alimoches son una de ellas y es un ave curiosa y escasa, la cual se alimenta de los restos de la carroña. Estas aves son de unos 58-70 cm. Los adultos son de color blanco, excepto las plumas del ala, cabeza y garganta sin plumas, de color amarillo. Los juveniles de color pardo oscuro uniforme. Su aparición significa que ha llegado la primavera, ya que empiezan a llegar sobre esta época al ser un ave estival.

También se pueden contemplar el milano negro con una longitud de 50 a 60 centímetros, una envergadura de alas de casi dos metros (180 centímetros) y un peso que oscila, desde los 750 gramos, hasta el kilo de peso, esta ave se alimenta de otras aves, peces, pequeños mamíferos, reptiles, anfibios, y algunas ocasiones carroña como en este caso. En este banquete tampoco falta el Milano Real es similar en aspecto al milano negro, del que se distingue por su cabeza de color gris plateado y su silueta, tiene una longitud de 60 a 65 centímetros, una envergadura de alas de casi dos metros (190 centímetros) y un peso que oscila, desde los 900 gramos a los 1.200 gramos de peso. Su cola tiene una forma muy ahorquillada y se alimenta de aves y pequeños mamíferos, como liebre o ratas, también se alimenta de pájaros e invertebrados; y también en este caso de carroña.

En e festín de restos también colaboran los descarados cuervos con sus estampidas asustando a los buitres para hacerse con la comida. A lo lejos los arbustos se mecen ligeramente, fijo la vista y allí aparece un tímido zorro asomado, esperando su turno para picotear de lo que quede.

Os invito a que os acerquéis al Observatorio de Aves ‘ MAS DE BUNYOL’, donde se puede contemplar tal belleza. Así como el agradecimiento al matrimonio, ya que gracias a su esfuerzo han hecho posible que podamos deleitarnos con estas aves y poder conocerlas mas de cerca.

Es hermoso poder contemplar las actuaciones de los animales, no sólo la belleza de las aves con sus libres vuelos, ni el cantar de los alimoches..... lo verdaderamente bonito es poderlo contemplar en su entorno natural, tenemos tantas cosas que aprender....


Sobre esta noticia

Autor:
Juanjo Alvarez (19 noticias)
Visitas:
8357
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.