Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Será el 15 de marzo el XXIII Festival del Quinto Sol

05/03/2010 18:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La Zona Arqueológica de Huamango, territorio rico en leyendas y tradiciones ancestrales ubicado a unos cuantos kilómetros de esta ciudad, será sede de la inauguración del XXIII Festival del Quinto Sol, a desarrollarse el 15 de marzo próximo. Poco antes del mediodía, ese hermoso sitio arqueológico se animará con ceremonias tradicionales, recitales de danza prehispánica y una muestra artesanal de gran calidad, la cual aglutinará la participación de distintos municipios del Estado de México. En este marco de pasado vivo y reflexión sobre el presente, flanqueado por el majestuoso Valle de los Espejos, el acto promete convertirse en una ocasión memorable, destinada a profundizar en las raíces nacionales y a afinar las perspectivas sobre el futuro. Situado en la irregular geografía de Acambay, en el norte del Estado de México, la Zona Arqueológica de Huamango se levanta como un testimonio palpable del pasado prehispánico de México. Originalmente habitado por numerosas comunidades otomíes, se revela como un territorio rico en leyendas y tradiciones ancestrales, cuyos fundamentos recuerdan la convivencia armónica entre el hombre, la naturaleza, las divinidades y el cosmos. El conjunto arqueológico se compone por dos sistemas arquitectónicos que, de acuerdo con las propuestas de Román Piña Chan -uno de los antropólogos más destacados del país-, se encuentran dispuestos en un sentido este-oeste de la meseta en la que se ubican. El primero de ellos, en el extremo oeste, consiste en un basamento de dos cuerpos superpuestos con una escalinata orientada hacia poniente; al frente destaca un altar de sacrificios rodeado de habitaciones, probablemente destinadas a los grupos que ostentaban el poder. La segunda edificación, en el extremo este, está integrada por un basamento para templo, provisto de un altar de pequeñas dimensiones y una muralla que, en más de una ocasión, debió servir para resguardar el área de ataques externos. Algunos de estos monumentos se hallaban revestidos de pequeñas lajas imbricadas, características de la estética otomí; además, poseían pisos de estuco y amplios fogones, destinados tanto a la preparación de alimentos como a la calefacción de las habitaciones. De este modo, la zona arqueológica de Huamango desempeñó funciones ceremoniales y comerciales, especialmente con algunos asentamientos de Hidalgo y de Michoacán. Sin embargo, en el siglo XVII estas circunstancias cambiaron, así como se enriquecieron, con la Conquista, pues implicó la construcción de una capilla frente al edificio principal. En ella, los frailes franciscanos desarrollaron una intensa labor evangelizadora, alrededor de imágenes de vírgenes y santos que, hoy, confieren al sitio un aura mística y sagrada. De esta manera, por su tendencia al sincretismo y a la preservación de valores culturales tanto precortesianos como españoles, la zona arqueológica de Huamango se convierte en el escenario idóneo para la inauguración del XXIII Festival del Quinto Sol. Organizado por el Instituto Mexiquense de Cultura, en colaboración con instancias municipales, estatales y federales, esta celebración aspira a afirmar la identidad de las culturas originarias del Estado de México. Al mismo tiempo, busca vincular a las poblaciones urbanas con las comunidades rurales e indígenas, en un ambiente pleno de armonía y respeto.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (9280 noticias)
Visitas:
489
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.