Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Angela Martinez escriba una noticia?

"Mary Wollstonecraft y su Filosofía de los modelos educativos"

30/07/2009 22:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Mary Wollstonecraft una mujer no por muchos conocida, pero a quien debemos el origen de lo que es el movimiento feminista, aunque ella murió prácticamente dos siglos antes de que se iniciara este movimiento en el siglo XX, madre de la novelista Mary Shelley autora de Frankenstein

Como escritora sentó las bases del pensamiento filosófico de la equidad de género

Ella nace en Inglaterra un 27 de abril de 1759 en una familia de clase media alta, en la época de la Inglaterra Victoriana, en esa época esto era ser parte de una clase muy acomodada, no pertenecía a la nobleza pero tampoco era parte de la clase obrera, lo que la ubicaba en una posición un tanto complicada, también es bien sabido que en esa época la mujer sólo tenía dos caminos muy marcados a seguir: dedicarse al servicio de Dios o –el único que la podía hacer ascender en la escala social- contraer matrimonio, pero esto no era con cualquier hombre que se le pusiera en frete, obviamente debía de ser como mínimo con alguien que tuviera como cuna la misma clase que la mujer en cuestión. La vida de Wollstonecraft desde su infancia fue todo menos tranquila, y por lo mismo siempre le representó múltiples retos, su padre era un hombre extremadamente violento, su madre una mujer muy necesitada de protección y sus hermanas inmaduras y por demás infantiles, es esto aunado a las creencias de su época lo que la llevaron a escribir de la forma en que lo hizo, además de que obviamente fue lo que construyó su particular sentido de conciencia equitativa y justa, que para nuestros tiempos puede resultar por demás común, pero en el siglo XVIII era totalmente rebelde y ofensivo para una mujer. Mary Wollstonecraft comienza a trabajar en su juventud como institutriz con la familia Kingsborough, que formaba parte de la nobleza Irlandesa, su estadía con ésta familia fue agradable mientras no se toque el tema de Lady Kingsborough, madre de los niños que tenía a su cargo, puesto que con ella la situación era imposible, pues como buena mujer de su época creía firmemente en la idea de que su labor como mujer no era más que la de verse siempre bella y dedicarse al cuidado de su familia, claro siempre bajo las órdenes de su marido, cosa que para Wollstonecraft era demasiado ofensivo y ella se dedicó a darle a los niños una educación completamente distinta a la considerada en la época, pues según palabras de Margaret King, una de las niñas a su cargo, ella “había liberado su mente de toda superstición”, posterior a esto y dándose cuenta Wollstonecraft de las pocas posibilidades laborales para mujeres venidas de una clase alta pero con pocos recursos económicos decide convertirse en escritora y es ahí donde entra la gran importancia de ésta autora, en lo que podemos llamar la Filosofía Feminista, puesto que es ella la primer mujeres en atreverse a cuestionar a aquellos que hablan de los Derechos del Hombre, incluido el célebre Juan Jacobo Rousseau, a quien sin importar cuanto admiraba, destrozó en sus famosos Derechos del Hombre y del Ciudadano en base a argumentos por demás notables y señalando cada una de las contradicciones en las que sus mismas palabras caían, cosa que no fue nada agradable para ninguno de los intelectuales de la época que, a pesar de estar de acuerdo en las ideas de justicia y libertad, no dejaban de lado el hecho de que éste tipo de ideas eran exclusivas de los hombres, término en el cual no se incluía por ningún motivo al sexo femenino por considerársele inferior. Como escritora Wollstonecraft amplía notablemente su universo intelectual, aprende francés y alemán, además de traducir textos, y leer todo lo necesario para sus reseñas en el Analytical Review de Joseph Johnson, quien se convirtió en su mentor en ésta aventura. Al lado de Johnson, Wollstonecraft conoce a intelectuales como Thomas Paine y William Godwin, con quien posteriormente contraería nupcias. Como buena intelectual, Wollstonecraft también dedica tiempo a los viajes, mismos que su trabajo le exigía, durante su estancia en Inglaterra mantiene una relación amorosa con el pintor romántico Henry Fuseli, quien estaba casado, por lo cual Wollstonecraft le propuso a él y su esposa una organización de vida conjunta un tanto utópica, cosa que no desagradó del todo a Fuseli, pero a la esposa de éste la horrorizó, por lo cual la relación con la escritora llegó a su fin. Estando en Francia, Mary conoce a Gilbert Imlay, un aventurero americano, quien fue el padre de su primera hija, éste decide registrar a Wollstonecraft como su esposa, ya que Gran Bretaña acababa de declarar la guerra a Francia y ésta situación ponía en riesgo no sólo a Wollstonecraft sino también a la hija de ambos, aunque poco tiempo después Imlay decide dejar a la escritora, cosa que lleva a Wollstonecraft a intentar suicidarse en 1795, hecho que ella considera profundamente racional y del cual escribe “Sólo tengo que lamentar que, cuando la amargura de la muerte había pasado, fui inhumanamente traída de vuelta a la vida y la miseria. Pero tengo la firme convicción de que esa decepción no me desconcierte; no dejaré que lo que fue uno de los actos más calmados de mi razón quede como un intento desesperado. En lo que a ello respecta, sólo tengo que rendir cuentas a mi misma. Si me preocupara por lo que llaman reputación, serían otras circunstancias las que me deshonrarían.”, palabras en las que podemos notar la tremenda fuerza de espíritu de ésta mujer, pero sobre todo la convicción de no ser parte del canon femenino de la época, pues como ella misma lo dice no le preocupaba la opinión de otros con respecto a su vida privada. Posterior a todo esto se da el romance entre Wollstonecraft y William Godwin, otro gran intelectual de la época, que se convertiría en el padre de su segunda hija Mary Shelley y su único esposo legítimo, pues al contraer matrimonio con él quedó de manifiesto que jamás fue esposa de Imlay, cosa que hizo a varias de las amistades de la pareja Wollstonecraft-Godwin alejarse, pues consideraban inconcebible la idea de la abolición del matrimonio, sobre todo cuando Godwin la defiende firmemente en su tratado Investigación sobre la justicia política. El matrimonio entre éstos dos intelectuales es por demás curioso, puesto que vivían en unas casas adosadas conocidas como “El Polígono”, de modo que cada uno de ellos conservaba su independencia. Al parecer fueron muy felices, puesto que en las memorias de Godwin, Wollstonecraft es observada como el objeto de su total adoración, pero lamentablemente su relación fue trágicamente breve, ya que después de dar a luz a Mary Shelley, Wollstonecraft muere tras 11 días de agonía de septicemia, el 10 de septiembre de 1797 con tan sólo 37 años, no sin dejar gran huella en el mundo intelectual de su época, tanto que muchos de los pensadores del siglo XVIII a los cuales no les parecieron sus ideales, además de grupos eclesiásticos, dedicaron buena parte de su tiempo a declararla no sólo como loca sino también poseída por el demonio, por lo cual era muy complicado poder estar en contacto con alguna de las obras producto del pensamiento de Wollstonecraft, tan desprestigiada fue la imagen de Mary Wollstonecraft que María Edgeworth la toma para crear a su semejanza el personaje de Harriet Freke en su obra Belinda en 1801, sólo hasta finales del siglo XIX. Wollstonecraft, fue de nuevo aplaudida con la llegada del movimiento feminista y el rescate que de sus obras, vida y pensamiento hicieron Virginia Woolf y Emma Goldman. Como escritora sentó las bases del pensamiento filosófico de la equidad de género así como un modelo educativo distinto a través del cual los seres humanos pueden llegar a desarrollar al máximo sus virtudes, raciocinio y libertad. Mary Wollstonecraft es un personaje admirable puesto que reto las normas sociales de su época buscando con ello la igualdad entre hombres y mujeres, negándose a aceptar que el sexo femenino sea débil o que esté por debajo del masculino, creyendo firmemente en los ideales de justicia e independencia, y luchando por obtener la libertad intelectual de las féminas, todo ello se puede observar en su obra la cual dedica a demostrar con base en argumentos y ejemplos poco refutables que tanto hombres como mujeres nacimos con la misma capacidad de ser, crear y pensar, así como de superarnos y por ello es incoherente que las mujeres sean vistas sólo como un objeto de belleza que radica en su fisonomía y que por ello se les reduzca al papel de seres infantiles y necesitados de protección, que desempeñen un papel de servilismo en una sociedad que no es capaz de comprender la grandeza del género femenino, pero más allá de eso, la grandeza misma del ser humano, puesto que éstos prejuicios no son más que una más de las conductas viciadas de nuestro mundo. Entre las obras de Wollstonecraft que no se deben dejar de lado están: * Reflexiones sobre la educación de las hijas (1787): Es una guía de comportamiento sobre asuntos morales así como códigos de comportamiento, podríamos decir que es como El Manual de Carreño pero dedicado única y exclusivamente al género femenino. * Historias originales (1788): Que toca temas de educación y vivencias de la mujer tales como el sufrimiento de la mujer soltera. * Vindicación de los derechos del hombre (1790): Obra a través de la cual Wollstonecraft responde, en la llamada polémica de la Revolución, a Edmund Burke sus Reflexiones sobre la Revolución Francesa, respuesta por demás interesante ya que, no sólo respondía éste escrito de Burke, sino que también criticaba Indagación filosófica sobre el origen de nuestras ideas acerca de lo sublime y lo bello, en la cual Burke hablaba de la belleza asociada a la debilidad de la mujer, y de lo sublime asociado con la fuerza masculina, cosa que para Wollstonecraft no sólo era cuestionable, sino una conducta despectiva y degradante hacia el género femenino, y por demás vergonzosa y no propia de la razón. * Vindicación de los derechos de la mujer (1792): Que es un tratado político, educacional y una guía de comportamiento, con el fin de discutir la posición de la mujer en la sociedad a través del derecho, la razón, la virtud y el deber. En ésta obra Wollstonecraft responde y destroza las ideas misóginas de escritores como James Fordyce, John Gregory y Juan Jacobo Rousseau que sostienen que la mujer no necesita educación racional puesto que no es un ser racional. * Mary (1788) y María (1798): Novelas en las que narra la situación desesperada por la que pasaban algunas mujeres del siglo XVIII. * Cartas escritas en Suecia, Noruega y Dinamarca (1796): Es un relato de viaje, que consiste en las reflexiones que la autora hace en su viaje con Imlay, acerca de la sociedad Escandinava así como de su relación con Imlay, y que está fuertemente influenciada por Ensoñaciones del paseante solitario escrito por Rousseau, a quien ya se ha mencionado que admiraba pero no por ello estaba de acuerdo con sus ideas. También se pueden mencionar: Relatos originales de la Vida Real, De la Importancia de las Opiniones Religiosas, La Lectora Femenina, Elementos de la Moralidad, Una visión Histórica y Moral de la Revolución Francesa. La grandeza de la juventud, Cartas a Imlay, Cartas sobre el Manejo de los Infantes, Lecciones, En poesía y nuestro gusto por las Bellezas de la Naturaleza y La cueva de fantasía.


Sobre esta noticia

Autor:
Angela Martinez (6 noticias)
Visitas:
25965
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.