Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

Ir a Marte para quedarse como colono, una idea kamikaze pero real

03/12/2010 12:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ponerse serio y proyectar un viaje a Marte solo de ida es un proyecto de Universidad. Diáspora orienta al usuario con un perfil del Marte ideal y otro de los pros y los contras de tal idea

La colonización del espacio, también llamada humanización del cosmos, es el asentamiento humano hipotético, permanente y autónomo (autosuficiente) en lugares fuera de la Tierra. El primer paso es una presencia humana permanente en el espacio, como ocurre con la Estación Espacial Internacional (EEI, también conocida como ISS, por sus siglas en inglés).

Muchos creen que la colonización del espacio es un paso deseable y tal vez inevitable en el futuro de la humanidad. Marte es el foco de muchas especulaciones y estudios serios sobre posibles colonias. Es el planeta más fácil de alcanzar desde la Tierra en términos de energía requerida (delta-v), pero un viaje allí podría llevar bastantes meses en el espacio (con la tecnología actual, entre 6 y 7 meses). Los planes humanos para viajar a Marte parecen llover o nevar sobre la tierra al finalizar el año: el recogerlos todos, llevaría a Diaspora, un libro digital. Y todavía no nos hemos estrenado como editores digitales. Pero como el tema está en el aire, traemos al usuario aquí lo más descabellado y un proyecto serio… y kamikaze

El Pentágono también sueña con Marte, a su manera, lo mismo que sus primos rusos

Y es que DARPA, la Agencia de Desarrollo de Programas Avanzados de la Defensa de las Fuerzas Armadas de USA, está planeando viajes tripulados a Marte, pero a diferencia de lo que sucedió con las misiones a la Luna ahora la idea no es ir, plantar la bandera, echar la foto, coger un monton de pedruscos y volverse corriendo. Ahora van… para quedarse. Este proyecto conjunto de DARPA con la NASA(?) no puede tener un nombre más esotérico: “La nave espacial del centenar de años”. Se trataría de un ferry espacial capaz de transportar a un gran número de humanos a Marte, pero sin billete de vuelta. La idea es que al menos los astronautas que emprendan el viaje se queden allí hasta el

fin de sus días..., y sus descendientes, los hijos de esos primeros colonos terrestres podrían llamarse con toda propiedad marcianos...! Darpa tendría hasta marcianos!!.

En el otro extremo está el “Proyecto Energía” que se han sacado los rusos de la manga: el documento de “energía” dice que tienen todo listo paras ir a Marte en una nave tripulada. Tardarían unos 500 días y la nave sería del tipo de la ISS, Estación Espacial Internacional. Motores eléctricos que utilizan la enegía solar, costo unos 20.000 millones de dólares. Al igual que DARPA se diría que sus primos rusos se han vuelto locos. Otro bluff!!!

Los proyectos serios de viajar a Marte

En un artículo titulado “Un viaje atrevido: La misión a Marte sólo de ida” y publicado en “Journal of Cosmology” (Diario de Cosmología).

Dirk Schulze-Makuch, de Washington State University, y Paul Davies, de Arizona State University, proponen una misión espacial a Marte.

En este artículo sostienen que una misión de este tipo es técnicamente posible y se puede realizar ahora mismo, al contrario que una misión de ida y vuelta, que de momento no se planea debido a los recursos económicos necesarios y a la falta de voluntad política.

Gran parte de los gastos de un viaje a Marte serían para el viaje de vuelta, así que un viaje sólo de ida tendría un costo de más o menos la mitad. La idea es empezar a colonizar el planeta rojo.

De entre todos los planetas del sistema solar, Marte es el más parecido a la Tierra. Tiene una atmósfera que no es excesivamente densa (al contrario que Venus) pero existente y una gravedad similar a la terrestre. Además, en su atmósfera y sobre su superficie hay materiales que pueden ser relevantes a la hora de la colonización, como el dióxido de carbono, hielo de agua o distintos tipos de minerales.

Según el proyecto de estos dos científicos se podría inicialmente enviar a cuatro astronautas en una primera misión, tripulación que se distribuiría en dos cápsulas espaciales distintas que contendrían recursos para algún tiempo.

Con tecnología cohete convencional se tardarían 6 meses en llegar a Marte cuando el planeta está en oposición, un viaje de duración factible.

Al contrario que otros proyectos similares anteriormente propuestos, en los que se abandonaría a su suerte a estos humanos (hasta que se hícieran viejos o murieran de enfermedad), ahora en esta misión estas personas constituirían la primera avanzadilla de la humanización de Marte. Se lanzarían una serie de misiones a lo largo del tiempo para mantener una colonia humana a largo plazo y se abasteciera a los colonos.

Según Davis sería como los primeros colonos que llegaron a Norteamérica, que dejaron Europa sin expectativas de volver. Además, hace comparaciones con Colón, Frobisher, Scott o Amundsen, que se embarcaban en expediciones con la intención de estar un tiempo largo en su destino, sabiendo que arriesgaban sus propias vidas.

Similitudes de Marte con el Planeta Tierra

-Mientras que la Tierra es más parecida a Venus en su composición general, las similitudes con Marte son más convincentes para una eventual misión.Y factible basándose en estos hechos:

-El día marciano es muy parecido al terrestre. Un día solar medio de Marte dura 24 horas 39 minutos y 35, 244 segundos.

-La superficie de Marte tiene una área equivalente al 28, 4 % de la del Planeta,

ligeramente menor que la cantidad de tierra (sin contar mares) que nuestro planeta (que es del 29, 2 % de la superficie de la Tierra).

-Marte tiene una inclinación axial de 25, 19º, comparada con los 23, 44º de la Tierra. Esto significa que Marte tiene unas estaciones muy parecidas a las de la Tierra, aunque duran casi el doble porque el año marciano dura cerca de 1, 88 años terrestres.

-Marte tiene atmósfera. Aunque es muy fina (cerca del 0, 7 % de la atmósfera terrestre), proporciona algo de protección a la radiación solar y a la radiación cósmica, y ha sido usada satisfactoriamente para el aerofrenado de las naves.

- Recientes observaciones por los robots de exploración de la NASA y la Mars Express de la ESA confirman la presencia de agua en Marte. Marte parece tener cantidades significativas de todos los elementos necesarios para la vida.

-La cantidad de CO2 en Marte es 52 veces mayor que en la Tierra, lo que probablemente permita el cultivo de plantas en Marte.

No dejar solos a los colonos, sería el lema

Desde la Tierra se reaprovisionaría a estos astronautas con necesidades básicas, pero con la intención de que fueran utilizando los recursos que se ofrecen en Marte.

-Marte tiene dos lunas que son mucho más pequeñas y cercanas al planeta que nuestra Luna. Fobos y Deimos pueden servir como útiles lugares para probar los conceptos de colonización de asteroides

Finalmente los colonos marcianos tendrían que ser autosuficientes y servir de semilla de un gran proyecto de colonización.

El primer paso consistiría en la elección del lugar de aterrizaje que tendría que contar con un refugio natural, agua (presumiblemente congelada) y minerales adecuados. Podrían servir algunas cuevas de origen volcánico cerca del “océano” norte y que por tanto contendría cantidades apreciables de hielo de agua.

El agua proporcionaría oxígeno a través de electrolisis. Una de estas cuevas serviría de protección frente a los rayos cósmicos y UV, ya que Marte no tiene capa de ozono ni magnetosfera.

Además de servir de “Arca de Noe humana”, en caso de un cataclismo en la Tierra, la nueva colonia proporcionaría una inestimable investigación científica permanente sobre Marte. Los estudios sobre Geología y Planetología serían inestimables. Incluso podrían encontrar alguna traza de vida microbiana, tanto viva como fósil (siendo muy optimistas).

Además, según los autores, una presencia internacional y multicultural en el planeta rojo podría traer beneficios políticos y sociales en la Tierra. El proyecto no sólo requeriría la colaboración internacional, sino el retorno del espíritu de aventura y riesgo de épocas pasadas.

Marte es un sueño de color rojo que abrigan no solo los científicos sino los aventureros, los estrategas y los descontentos con causa. También el Pentagono

Según estos dos investigadores, cuando han comentado de manera informal esta idea entre otros colegas, ha habido alguno que ha expresado su interés en hacer ese viaje. El propio Schulze-Makuch parece ofrecerse como voluntario a una misión así una vez que sus hijos alcancen cierta edad.

Pero a estos individuos cargados de optimismo se les olvida que Marte, pese a todo, es un lugar muy inhóspito. La presión atmosférica es muy baja y se necesita llevar puesto un traje presurizado constantemente. Hace un frío terrible. Sobre todo en las zonas en donde hay agua congelada en el subsuelo.

Unos posibles colonos podrían hacerse con materiales de construcción allí, incluso con oxígeno y comida, pero no con trajes presurizados, equipos de electrolisis y materiales de alta tecnología (incluyendo medicinas, material quirúrgico y de diagnóstico). Además, la terraformación de Marte llevaría siglos. La idea de una visita al planeta rojo puede parecer atractiva a algunos, pero esos mismos individuos, una vez allí y pasados unos años, lo considerarían una cárcel muy dura: el más frío, seco y solitario de todos los desiertos.

Quizás se podría colonizar a la australiana y enviar allí a presos de larga duración, que podrían volver cuando cumplieran sus penas. ¿Cambiaría el usuario los paisajes terrestres por una vista del valle Marineris?

Diferencias entre la Tierra y Marte

- La gravedad en la superficie de Marte es tan sólo la tercera parte de la de la Tierra. No se sabe si este alto nivel es suficiente para prevenir los problemas de salud asociados a la ingravidez. (Pérdida de masa muscular y descalcificación ósea)

- Marte es mucho más frío que la Tierra, con temperaturas en la superficie de entre -63°C y -140°C.

- Como Marte está más lejos del sol, el nivel de radiación solar que recibe la superficie (la constante solar) es sólo la mitad de lo que reciben la Tierra o la Luna.

- La órbita de Marte es más excéntrica que la de la Tierra, aumentando las variaciones de temperatura y de la constante solar.

- La presión atmosférica en Marte es demasiado baja para que los humanos sobrevivan sin equipos de presión; las estructuras en Marte necesitarán ser construidas con cabinas de presión similares a las de las naves espaciales, capaces de proporcionar 1 bar de presión.

- La atmósfera marciana está compuesta principalmente de dióxido de carbono. Marte no tiene magnetosfera para reflejar el viento solar.

Fisiológicamente, la atmósfera de Marte puede ser considerada un vacío. El humano necesitaría un traje espacial día y noche de otra forma estaría totalmente desprotegido, perdería el sentido en cerca de pocos minutos y la supervivencia sería una aventura todos los días.

Aún así, las condiciones de Marte son mucho más cercanas a la habitabilidad que las temperaturas extremadamente frías y cálidas de Mercurio, el horno de la superficie de Venus, o el frío criogénico de los planetas exteriores. Sólo las nubes altas de Venus son parecidas en términos de habitabilidad a la Tierra como lo es Marte.

Hay hábitats naturales en la Tierra en los que los humanos hemos probado las condiciones de vida en Marte. La máxima altura alcanzada por un globo sonda, registrada en mayo de 1961, fue de 34668 metros. La presión a esa altitud es más o menos la misma que la de la superficie de Marte. El frío extremo del Ártico y de la Antártida recrea las extremas temperaturas de Marte. Además, hay desiertos en la Tierra que tienen un aspecto similar al terreno marciano, especialmente el Desierto de Atacama (Chile).

Últimamente, algunos científicos avanzados han especulado sobre la posibilidad de que Marte pueda un día ser transformado para permitir una gran variedad de formas de vida, incluyendo humanos, que sobrevivan sin ayuda de la Tierra. La práctica de la terraformación es aún incierta, y además sus éticas son disputables. No se puede jugar con la vida de las personas por muy necesitadas que estén para aprovecharse de situaciones extremas.

Marte no tiene un Campo magnético comparable al terrestre. Combinado con su fina atmósfera, esto permite que una cantidad significativa de radiación ionizante llegue a la superficie marciana. La nave Mars Odyssey llevaba un instrumento, el Experimento de radiación ambiental de Marte, (Mars Radiation Environment Experiment, MARIE), para medir el peligro para los humanos. Con él se descubrió que los niveles de radiación en la órbita de Marte son unas dos veces y media superiores a los registrados en el Estación Espacial Internacional. Tres años de exposición a estos niveles se acercaría mucho a los límtes de seguridad adoptados por la NASA. Esos niveles en la superficie de Marte podrían ser algo menores y podrían variar significativamente de un lugar a otro dependiendo de la altitud y de los campos magnéticos. Marte se dividiría en zona habitable o zona inhóspita.

Una ocasional tormenta solar produciría dosis mucho más altas y tendríamos otros Chernóbil. Y en ese sentido el estudio de la radiación de Marte es muy constructivo para los humanos porque se asemeja a las grandes centrales nucleares que nos quieren imponer algunos países especialmente Italia. Los científicos que dirigieron MARIE observaron que algunas tormentas marcianas no fueron detectadas en la Tierra, lo cual es nefasto desde el punto de vista de cualquier auxilio que se podría montar en la Tierra para los colonos que humanizan el planeta rojo.

Aún queda mucho por aprender sobre la radiación solar. En 2003, el Centro Espacial Lyndon B. Johnson de la NASA abrió una instalación, y el laboratorio de radiación espacial, en el laboratorio nacional de Brookhaven que emplea acelerador de partículas para simular la radiación solar. Estas instalaciones estudian sus efectos en los seres vivos, así como técnicas para contrarrestar los efectos de esas radiaciones que como hemos apuntado deberían instalarse en las centrales nucleares. Existe la tendencia hoy muy combatida por Greenpeace y los verdes de todo el mundo que las radiaciones a la larga llevan inexorablemente a la leucemia.

La opinión general de los que han estudiado el tema, es que los niveles de radiación, exceptuando alguna ocasional tormenta solar, no son como para impedir la aventura de la humanización de Marte.

Las comunicaciones con la Tierra son mayormente directas durante el período en que Marte es visible desde aquí. La NASA y la ESA incluyeron equipo de comunicaciones en muchas de sus sondas orbitales, así que Marte ya cuenta con satélites de comunicaciones. Sin embargo, seguramente deberán ser reemplazados por otros antes de poder realizar expediciones de colonización.

Sin embargo, las comunicaciones se dificultan enormemente cada periódo sinódico, durante la conjunción superior, cuando el Sol se interpone entre ambos planetas. El retraso en la llegada de información varía mucho, debido a que la luz tarda unos seis minutos y medio en la mejor época, pero hasta 44 durante dichos períodos. Las conversaciones con la Tierra en cualquier época del año, usando el teléfono o la mensajería instantánea son absolutamente imposibles con la tecnología actual.

Otros medios, como el correo electrónico y el correo de voz no muestran dificutad. Debería recordarse que la mayor parte de la exploración del Sistema Solar se ha realizado sin el lujo de la comunicación en tiempo real con la Tierra.

En la superficie, las radios comunes podrían funcionar entre puntos en línea de visión el uno con el otro. Marte posee una ionosfera, pero no está claro en qué medida podría ser usada para reflejar mensajes a larga distancia, o de alta frecuencia entre puntos alejados sobre la superficie marciana.

De todas maneras la idea de la aventura que ha lanzado los dos universitarios en el “Diario de Cosmología” es atractiva para muchos que se juegan la vida soñando por medio de pinchazos en los brazos o con locuras deportivas imposibles. El viaje a Marte debería pasar desde ya al libro Guinness


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1279 noticias)
Visitas:
11167
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.