Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Martín Gainza escriba una noticia?

Marlene Dietrich: de ella estuvieron enamorados Hitler y Churchill

19/05/2009 19:14 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Marlene Dietrich, se dió a conocer con "El Ángel Azul", en los años 20´. Cuando Hitler llegó al poder en 1933, se sintió subyugado por aquella alemana de voz ronca, ojos perdido y mirada en el infinito, y le llamó. Ella era anti nazi, y se fue a Hollywood, luego actuó como locutora en una radio anti

A los 21 años era cantante de cabaret y nadie parecía dispuesto a sacarla de allí, hasta que se presento como figurante de cine en 1922 y Josef Von Stemberg la descubrió cuando buscaba precisamente la mejor en su estilo. Triunfó en “El Ángel Azul”. Su voz ronca y nueva para el cine, su mirada un poco de costado, sus ojos como perdidos y sus mejillas hundidas cautivaron Europa. Y Von Stemberg, un poco su padrino, decidió llevarla a Hollywood.

Marlene actuó junto a Gary Cooper en “Marruecos” y “Lola, Lola”. Gary Cooper se enamoró de ella y mantuvieron un hipersecreto idilio de espaldas a su descubridor, Von Stemberg.

En materia de éxitos, Gary Copper, estrella influyente de la MGM, apostó por ella con toda su fuerza y Marlene fue propuesta para el Óscar en 1931. Quería romper con Stemberg, pero llegaba siempre una nueva película que sería la “última”.

Los dos idilios tempestuosos se fueron convirtiendo en brisa y luego se apagaron.

Entre tanto Adolf Hitler había llegado al poder en Alemania y Marlene estaba en su ciudad natal, Berlín, en 1933. El Fürer alemán quedó cautivado por Marlene, por su voz, sus ademanes, su figura y sus piernas, la mandó a llamar y ella acudió a la cita, cambiando de coche y vestida de hombre. Ella era anti nazi y no quería que la vieran en el cuartel general de Hitler, por eso se ocultaba.

Orion Books, editorial inglesa, que publicó la biografía de Marlene Dietrich según su hija María dice que ha pagado 300.000 libras por la edición británica, aunque eso parece desproporcionado al millón que ha recibido la autora, en todo caso ese libro se publicó en contra de la voluntad de Marlene Dietrich que afirma que lo auténtico está en su autobiografía publicada en 1989.

Sus devaneos con Hitler le podían causar daño inmenso si demostraran, pues ella no quiere oírlos ni citarlos

Esta mujer celosa de su privacidad desde hace 16 años que murió en París, jamás había tenido secretos para su hija. Había un acuerdo entre madre e hija de que ésta no revelara sus secretos hasta su muerte. Ese te ha roto.

Durante la II Guerra Mundial, Marlene estaba en los Estados Unidos, Sefton Delmer, de origen alemán, fue uno de los inventores de las radios negras, que emitían en lengua alemana desde Inglaterra en la misma onda que la “Atlantiksender” alemana de “Deutsche Kurzwellersender atlantik”…utilizando la voz de Marlene Dietrich y sus canciones grabadas en secreto. Al final se exhortaba a los marineros de los submarinos alemanes y a los soldados del Ejército a rendirse”. Es un capítulo que ha sido tratado en un interesante libro, “Black Boomerang” por el propio Sefton Delmer. Terminaba la emisión con el canto “Lili Marlene”.

Sus devaneos con Hitler le podían causar daño inmenso si demostraran, pues ella no quiere oírlos ni citarlos.

La hija de Marlene, su biógrafa.

En el libro de su hija María, se publican extractos y hasta parte de las cartas de amor cruzadas entre Marlene y Ernest Hemingway, otro de sus admiradores y amantes.

En la última rueda de prensa, que ha mantenido en su domicilio en París, Marlene dijo que en su autobiografía publicada en 1989, Marlene hablaba de sus “amistades íntimas, pero no las nombraba”. Ahora aparecen sus intensos flirteos, con John Wayne, John Gilbert y hasta con Nöel Coward. Y otros. Marlene ha sido para el cine la mujer de los mil rostros: teatral y cruel, aventurera enamorada, mujer perdida, madre y prostituta, emperadora de Rusia, sádica y cariñosa, etc. Sus detractores dicen que era un “objeto”, pero sus mejillas exquisitamente demacradas, la boca dibujada en rojo, su silueta siempre igual (hasta hoy), sus vestido a servicio de su sex appel y ella, con su toque poético e inigual, enamoraron a todos lo que compartieron sus actuaciones. A los 90 le llegó la hora de enfrentarse con su propia histori. Winston Churchill, que fue su admiraor en tiempos de la Inglaterra en guerra y le oía ante los microfonos de la “Radio Negra”, dijo que jamás le hubiera perdonado un romance con Adolf Hitler. Pero ahora para el Fürer Marlene fue solo un capricho.


Sobre esta noticia

Autor:
Martín Gainza (9 noticias)
Visitas:
19987
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.