Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Francisco Arias Solis escriba una noticia?

Mark Twain por Francisco Arias Solís

07/04/2010 18:07 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La voz de un popular humorista

EN EL CENTENARIO DE LA MUERTE DE

MARK TWAIN

(1835-1910)

El banquero es un señor que nos presta el

paraguas cuando hay sol y nos lo exige

cuando empieza a llover.”

Mark Twain.

LA VOZ DE UN POPULAR HUMORISTA

Tres novelistas de nota ofrece la literatura estadounidense en la segunda mitad del siglo XIX: Nathaniel Hawthorne, Francis Bret Harte y Mark Twain, seudónimo de Samuel Langhorne Clemens. Los tres autores tomaron como tema de sus narraciones la realidad viva y actual de su propia experiencia.

Mark Twain es uno de los grandes humoristas de la literatura contemporánea y ha gozado de inmensa popularidad, no sólo en América, sino en todo el viejo mundo que se preocupa de asuntos literarios. Su obra ha sido traducida a numerosos idiomas. Aplaudido como humorista a un lado y otro del océano se reveló, además, como notable novelista de honda sensibilidad. Sus estudios de costumbres norteamericanas son tan cuidados como exactos. Sus novelas son muy bien recibidas por el público norteamericano, que se ve retratado en ellas, de una manera normalmente amable y humorística. Si bien algunos críticos han señalado que el humorismo de Twain, no siempre es un modelo de buen gusto, sin embargo, la mayoría de los críticos literarios coinciden en poner de relieve que es entretenido, gracioso y de un fondo muy humano.

Su obra ha sido traducida a numerosos idiomas

Samuel Langhorne Clemens nació en Florida, Missouri, el 30 de noviembre de 1835 y falleció en Redding, Connecticut, el 21 de abril de 1910. El novelista nos ha narrado su infancia en su Autobiografía, que se publicó póstumamente en 1924. Pasó los primeros años de su vida a orillas del río Mississippi, presente en varias de sus obras. Huérfano a los doce años, desempeñó diversos oficios. Trabajó como aprendiz de imprenta, posteriormente, como tipógrafo, ayudante de piloto del vapor “Alex Scott” -su seudónimo es la expresión utilizada en el río Mississippi que significa “dos brazas de profundidad” e indica el calado mínimo para la buena navegación-, participó en la guerra de Secesión (1961) y fue minero en el Far West, periodista, gran viajero y conferenciante de éxito. En 1870 contrajo matrimonio con Olivia Langdon. En 1907 se le concede el título de doctor honoris causa por la Universidad de Oxford. Curiosamente su nacimiento coincidió con el paso del cometa Halley, el único cometa de ciclo corto que es visible a simple vista, y conociendo la nueva visita del mismo, predijo su muerte coincidiendo con su aparición, se equivocó sólamente en un día.

Tras publicar la narración humorística La famosa rana cantarina del condado de Calaveras (1865), utilizó sus experiencias en otros continentes para Los inocentes en el extranjero (1869). Sus tres obras más célebres son: Vida en el Mississippi (1883), Las aventuras de Tom Sawyer (1876) y Las aventuras de Huckleberry Finn (1884), basadas en los recuerdos de infancia y adolescencia. Las dos últimas narran las peripecias de dos jóvenes en un mundo complejo, duro, divertido y siniestro a la vez. Con ellas devolvió la espontaneidad a la prosa de su generación. Su lenguaje riquísimo, salpicado de dialectalismos y “slang”, claro, vivaz y lleno de humor, permite a cada uno de los personajes hablar con voz propia con enorme eficacia cómica y expresiva. El enfrentamiento entre civilización excesiva y libertad constituye el motivo central de los tres libros. Un yanqui en la corte del rey Arturo (1889) está ambientada en una Inglaterra medieval algo anacrónica, en la que el protagonista se esfuerza por implantar los valores positivistas y productivistas; si aquí la sátira social carece de amargura, no se puede decir lo mismo de sus últimas novelas, tales como, El hombre que corrompió Hadleyburg (1899) y la inconclusa El misterioso extranjero, publicada póstumamente en 1916, que reflejan una visión del mundo pesimista y algo desabrida. Y como dijo el novelista estadounidense: “El hombre es el único animal que come sin tener hambre, bebe sin tener sed y habla sin tener nada que decir”.

Francisco Arias Solís

Se ama la libertad como se ama y se necesita el aire, el pan y el amor.

Portal de Internautas por la Paz y la Libertad y de Foro Libre.

URL: Http://www.internautasporlapaz.org


Sobre esta noticia

Autor:
Francisco Arias Solis (324 noticias)
Visitas:
3249
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.