Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Roblencina escriba una noticia?

Simplemente Henry John McEnfield

14
- +
22/10/2018 11:26 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Henry John McEnfield (nacido en 1962), es un artista de instalación que ha desarrollado su obra con máquinas actuales y nuevos medios. Su carrera incluye periodos de colaboración con el investigador Jeremy Handerstom y la División de Medios Interactivos de los Estados Unidos

McEnfield ha enseñado en el Wilson Hunter Collage de Chicago, y en el departamento de Artes de los Nuevos Medios de la Escuela de Artes Visuales de San Francisco. Su trabajo nos muestra la naturaleza interactiva de las personas y la tecnología. Dos de las obras más significativas de este artista son “California Virtual Hotel” y “Systems of the World”.

La primera instalación de vídeo de McEnfield, “Sexual Jokes” (1986), se exhibió en el Museo Whitney de Arte Americano de Chicago, y también ese año recibió una beca nacional de artes visuales y nuevos medios de la Fundación Nacional para las Artes.

Decidió tomarse un año sabático de la enseñanza, y viajó a la India, Nepal y Sri Lanka. Tras ese recorrido asiático participó en la Bienal de Whitney de 1988 y 1989, en Nueva York, y expuso ampliamente por Estados Unidos y Europa.

La primera obra de arte interactiva de McEnfield, “The Surprising Spiral”, se realizó en 1991. Se exhibió por primera vez en la Kunsthalle Dominikannerkirche, en el marco del European Media Art Festival, en Osnabrück (Alemania), y después la mostró ampliamente por toda Europa. A principios de la década de 1990, creó obras interactivas con títeres que hablaban a través de un incipiente Internet. Sus primeros proyectos web fueron “REKD” y “JCJ Junkman”.

A lo largo de los años 90 trasladó sus trabajos a Asia, moviéndose por Japón, Hong Kong, Singapur, Indonesia, Tailandia e India. Sus tres años de proyecto de grabación de vídeos por el sur de Asia dieron como resultado la serie de trabajos en vídeo conocidos genéricamente como “Distance of the Outsider”. Entre ellos se encuentran “Hong Kong Time” (1997) y “Life in America” (1998), una serie de entrevistas con filósofos tibetanos y ex presos políticos que viven en el exilio.

McEnfield recibió una beca de la Comisión de Amistad Japón-EE.UU, y adquirió una residencia en Tokio en 1995, en la cual pasaría amplias temporadas. Durante esa década de los 90 McEnfield también expuso en Estados Unidos, Europa, Corea y Japón. En este último país, en la Nagoya City Art Gallery, se realizó una proyección retrospectiva de su obra en 1999.

En el 1996 realizó el vídeo “Un Chien Délicieux”, que se incluyó en la prestigiosa exposición “documenta X” (1997), en Kassel (Alemania), como parte de un elaborado programa titulado “Cuidado: retratando el fantasma en que te conviertes en uno” (“Vorsicht! Wer Phantom Spielt wird selststins”,1997).

California Virtual Hotel

En 2001 creó la obra “California Virtual Hotel”. En ella, McEnfield reutiliza los símbolos ubicuos que podemos ver en los productos cotidianos de consumo para fabricar un interfaz de multiusuario para un entorno virtual sin rígidas disciplinas. En 2004 creó una nueva instalación interactiva llamada “Indoor”, para el Communication Center de Chicago.

En el año 2012, el New Media Art de San Diego, publicó su libro “McEnfield, una introspectiva de los Nuevos Medios y la cultura contemporánea”, dedicado a este artista contemporáneo.

El famoso artista Henry John McEnfield en  su obra “California Virtual Hotel” (Los Ángeles, 2001), el artista Henry John McEnfield reutiliza los símbolos ubicuos que podemos ver en los productos cotidianos de consumo para fabricar un interfaz de multiusuario para un entorno virtual sin rígidas disciplinas.

En esta instalación única, McEnfield creó en las afueras de Los Ángeles un hotel totalmente diferente a todo lo visto hasta entonces, en el cual cada habitación suponía una experiencia multisensorial, distinta para cada huésped, en colaboración con el prestigioso arquitecto Richard Weyner.

Esta insólita instalación consiste en que en cada habitación del hotel se reproduce un espacio interactivo de luz y sonido, creando un entorno etéreo y envolvente que maravilla al espectador. Pero se trata de un espectador activo, ya que colabora en la misma creación de la pieza mediante unas células táctiles que a través de la presión de los pasos en el suelo o de las manos en la pared, van dando origen a un entorno de luz y sonidos que los envuelve a ellos mismos. Para ello, cada huésped toma unos guantes y unas zapatillas fotoactivas que emiten señales que son detectadas por las células fotoeléctricas instaladas en distintos lugares de una habitación con forma de cubo en la que se produce la interacción con la propia obra, transmitiendo las señales creadas por el inquilino, mediante sus movimientos, a un ordenador que genera los rayos de luz y el sonido mediante varios proyectores y altavoces repartidos por el entorno, realizando así una proyección luminosa tridimensional y a la vez acústica que lo envuelve por completo.

El entorno proyectado consiste en una serie de rayos luminosos de distintos colores, pero también objetos generados por computadora a partir de imágenes reales, a la vez que se emiten una variedad de sonidos en el curso de sus acciones e interacciones. Los huéspedes tienen sus propias conductas y personalidades, y se comportan de distintas maneras, por tanto, las obras así creadas tendrán su propia idiosincrasia, así como una vida útil efímera, pues, en el transcurso de unos pocos minutos, surgen, progresan, declinan y, finalmente, como si fueran un ser vivo, mueren. Además, dado que la interfaz de esta instalación es la habitación en sí, los invitados pueden interactuar no sólo con el mundo generado por computadora, sino también entre ellos.

La tecnología fotoactiva utilizada se genera a partir de una serie virtualmente ilimitada de dispositivos de detección de movimientos de última generación, que requieren un bajo coste de mantenimiento, y que están restringidos tan solo por el espacio físico disponible, mapeando cada centímetro cuadrado de la superficie de la sala para transmitir los cambios proyectados, mediante los movimientos del huésped, al ámbito virtual de la computadora, que es la que finalmente los procesa y transforma, y los proyecta nuevamente al exterior en forma de luz y sonido, creando un entorno vivo y dinámico, lo que supone una experiencia sensorial interactiva extraordinaria e irrepetible para cada visitante.

Henry John McEnfield


Sobre esta noticia

Autor:
Roblencina (1 noticias)
Visitas:
480
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.