Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que El Mundo escriba una noticia?

Maradona: Yo quiero ser un hombre feliz con la camiseta argentina

29/06/2010 01:21 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El técnico albiceleste, un mito del fútbol todavía a los 49 años, reflexiona su propio papel como entrenador, sobre la figura de su estrella, Leo Messi, las comparaciones con él, sobre las posibilidades de ganar el Mundial y sobre el estilo de la selección española

MARCELO SOTTILE - Pretoria -

Maradona en una conferencia de prensa en Pretoria

Maradona en una conferencia de prensa en Pretoria

Pide un abrigo para pelearle al frío. Su adrenalina no alcanza para combatir la noche dura de Pretoria. En otro Maradona, esa incomodidad hubiera provocado la suspensión de la entrevista, más cuando sus dos relojes marcan más allá de las 11 de la noche. Pero este Maradona de Mundial tiene ganas de hablar, de cumplir respetuosamente su palabra. Solo se lo oye a él, más cerca del entrenador que del personaje, ése que aparecerá recién al final de la entrevista.

Pregunta. ¿Messi ya está para ser el Maradona del 86 o hay que pensar en el Maradona del 82?

Respuesta. Messi rompió los moldes. Hay que terminar con las comparaciones. Ya está para salir a la cancha con la corona.

P. Lionel declaró que está como está por usted.

R. Yo le agradezco, pero Lío está en este nivel porque él quiere. Se le ve feliz, contento. Disfruta, me pide jugar. Para toda la gente que decía que Messi no cantaba el himno, que lo veían triste… ¿A quién le gusta perder? Y nosotros perdíamos en las eliminatorias. Ahora todo cambió y hacerlo feliz a Messi es orgullo de todos. Incluidos los compañeros, porque hoy lo ves y se tira un chiste con Pastore, con Garcé, con quienes no se había cruzado en su puta vida. O habla con Verón. Yo los espío. La Bruja es un intelectual del fútbol: sabe mucho más de fútbol que Lío, pero se trenzan a hablar y el guacho [sic] le responde, ¡já, já já! Es lindo estar en el medio de esa conversación.

P. Estaba preocupado por Messi y fue a Barcelona. ¿Ahí empezó la transformación? ¿Qué cambió además de la posición?

R. Nunca pensé en un Messi estático en una posición. Yo quiero que él se sienta cerca de la pelota. Cuando él tiene esa posibilidad hay chances de salir de contra, de tenerla, de crear una situación de gol o de meter un pase de gol. Todavía no pudo meter ninguno, pero no se olviden de que yo aparecí en los cuartos en México 86. Ahí lo vamos a ir todos a abrazar.

P. ¿Él le dijo dónde se sentía más cómodo?

R. No, no. Yo le fui a contar a Messi que a mí nadie me dijo dónde tenía que jugar [se golpea una mano sobre la otra]. Entonces, yo no le tenía que decir a Messi dónde debía jugar. Él tenía que decidirse a jugar donde él quisiera [sigue golpeando las manos]. Y ya era grandecito y hombrecito como para tener las pelotas de decir ‘esta pelota es mía, muchachos, soy el que la sabe interpretar mejor que nadie’. Yo lo hice en su momento, ahora le toca a Messi.

P. El mensaje para Lionel fue ‘yo te voy a bancar [respaldar], pero tienes que rebelarte, ser usted mismo’.

R. Es que los tiempos te van marcando. No es el mismo Messi el de los 18 años que el que hoy cumple 23. Los tiempos lo van llevando a madurar a toda velocidad, porque así te lo requiere el mundo, el Barcelona, la selección argentina, los árabes, ¡ja, ja! Y vos tenés que estar preparado como está Lío. A mí me pone bárbaro cuando me dice ‘quiero jugar’, como pasó antes de Grecia. ‘Daaaale, poneeeeme’, me pidió. Eso es algo maravilloso para mí. Aunque yo lo iba a poner en cualquier caso. Eso es lo que yo le quiero contar a la gente: el amor de Messi por la pelota y por la camiseta argentina.

P. ¿Su perfil como entrenador es dejar hacer al jugador?

R. Sí, pero cuidado. Dejarle hacer al que entiende qué hay que hacer. Vos no le podés dejar hacer lo mismo a Messi que a Bolatti o Jonás o Burdisso. Hay que ver a quién dejás hacer. Eso es una interpretación mía en la cancha. Y tengo que ver con quién se lleva mejor, con quién tiene mejor feeling, a quién prefiere.

P. Otra diferencia en Messi es su cara. Antes hablaba mirando para abajo, ahora va con la cabeza arriba.

R. Es un hombre, es un hombre [remarca]. Y es muy lindo estar a su lado en este momento. Poder hablar con él, no aconsejarlo porque tiene a sus padres, pero sí estar cerca.

P. Leo dijo que en las eliminatorias no era él. ¿A usted le pasaba lo mismo?

R. Ahora tengo tiempo. Y si vos tenés tiempo para trabajar, las cosas van saliendo. Más con estos jugadores. Podés inventar, dejar volar tu imaginación para una pelota parada entre Verón y Messi, pero después sale sola. Si hay dos en la barrera y vos tenés dos para patear, si Messi se la toca a Verón todos van con él y Lío queda solo. Y ahí el mano a mano de Messi es mortal. ¿Por qué no aprovechamos eso entonces?

P. Habla del potencial de los jugadores. Y se dice que el valor de la selección pasa por ellos. ¿Se siente orgulloso o desvalorizado?

R. Orgulloso. Yo quisiera ser el último en besar la Copa, porque la ganaron los jugadores. Que eso quede bien claro. Yo quiero ser un hombre feliz con la camiseta argentina.

P. ¿De todos modos percibe un respeto al Maradona técnico que antes no había?

R. Yo nunca creí todo lo que me decían algunos. Sabía de mi capacidad, lo que podía dar. Y como no les creí, no es tanto el choque de lo que decían en las eliminatorias a lo que pueden opinar. Siempre tuve mi personalidad y sabía que este momento iba a llegar, que iba a tener al Mascherano que tengo hoy y no al Mascherano que estaba con el 50% de su cabeza en el Real Madrid y el otro 50% en el Barcelona. Sabía que iba a tener a este Messi, a este Tévez…

P. Es el único entrenador que da besos. ¿Tiene un estilo distinto? El otro día se lo preguntó un periodista inglés.

R. Siempre fue lo mismo. Si querés podemos laburar [trabajar] mañana, mediodía, tarde y noche, pero si no hay feeling con los jugadores, no hay historia. Esta historia se escribe a través de los futbolistas. Que nadie se crea que hay un mago. Acá la magia la tienen los de pantalones cortos y la tendrán hasta la última pelota del mundo. Existen los Guardiola, los Mourinho, los Rafa Benítez, los Menotti, los Bilardo, los Basile, hay un montón de técnicos que han dejado cosas. Pero lo han hecho a través de sus jugadores.

P. ¿Qué le diferencia de esos entrenadores?

R. Que llego en el momento justo, con una camada de jugadores argentinos que se han juntado para darle alegría a la gente. Quizás a otros técnicos le faltaba uno, o se quedaba el otro en el camino. Yo gracias a Dios los tengo a todos y están sanos. ¿Entonces, qué más puedo pedir?

P. Los que definen son los jugadores, claro, pero hay técnicos que chocan Ferraris. ¿Usted se siente en su mejor momento para no chocar?

R. Puede ser. Yo maduré como un fórmula 1, porque el Mundial te exige tomar decisiones rápidas. Igual, esto se venía gestando hace mucho tiempo. Yo sabía que cuando nos metiéramos en la cabeza lo que era la camiseta argentina, lo que es un Mundial, se nos iba a dar. Como decía de Messi…

P. ¿Vio a algún futbolista que se le acerque?

R. En este Mundial no vi otro jugador ni al 30% de Messi. No sé si mañana dirán que soy soberbio, pero tampoco vi a alguien que sea el 30% de Tévez. Porque Carlitos te emociona jugando. Yo amo a mi equipo. El favorito que me vendieron con Xavi e Iniesta perdió 1 a 0 con Suiza. Y no es que tocó la pelotita. Voy a usar una frase del Negro Enrique: si los arcos estuvieran en los costados y no de un lado y del otro, España hubiera ganado 10 a 1. Y es verdad. Porque la tienen, la tienen, la tienen, ¿pero cuándo vamos a atacar? Cuando yo dije que no merecimos perder con España, en Buenos Aires se me cagaron de risa. Porque ellos tuvieron la pelota, pero si nosotros los empomábamos con Di María, les sacábamos dos de diferencia y olvidate.

P. ¿Dice que no están entre los favoritos para que eso no lleve al éxtasis argentino?

R. Hay que dejar que los favoritos sean los otros y que se rompan la cabeza entre ellos. Nosotros vamos partido a partido. Ahora tenemos México, en el cruce de octavos.

P. ¿Quién dibuja en el pizarrón las jugadas a balón parado?

R. Lo hablamos entre los tres, con Mancu y El Negro. Cuando vemos vídeos nos vienen jugadas. Aunque a veces me vienen más a mí. Soy el más alocado. La jugada de Heinze en el gol contra Nigeria salió porque vi que ellos defendían fuerte. Entonces dije: ‘Si éstos se creen fuertes, les voy a poner gente fuerte y no van a salir de la línea del área. Les voy a poner tres muros: a Samuel, Tévez, Demichelis. Y vas a ver que los morochos [morenos] no van a poder salir. Y El Gringo en el punto de penal les va a romper el arco’. La hicimos acá en una práctica y no pudieron salir nuestros defensores. Yo sabía que íbamos a abrir el partido así. Por eso, cuando hicimos el gol, no lo grité. Yo gritaba: ‘¡Salió la jugada!”.

P. ¿Usted era un jugador táctico. ¿Cuándo se dio el traspaso del jugador al técnico?

R. Es que tenés que pasar ese río de preguntas y resolverlas en tu casa, pensar en el equipo. Dejar las críticas de lado y darle más bola a lo que podés hacer con los jugadores. Me pasé todo un tiempo mirando jugadores. Por eso fue difícil armar la lista.

P. ¿De quién tomó cosas como entrenador?

R. Me gusta mucho Mourinho. Y aparte de por cómo me trató. Estuvimos varias horas hablando de fútbol. Mourinho me pareció un tipo para llevártelo a la mesita de luz y preguntarle cosas. Tengo el teléfono suyo, así que por ahí lo llamo.

P. ¿Sería capaz de llamarle durante el Mundial?

R. Sí, ante una duda, lo llamaría.

P. Pero no le copiaría la táctica del partido de la Champions entre Inter y Barça.

R. Noooo. Seguro que no. Pero bueno, eso le dio resultado. Es el campeón de la Champions, imaginate que vos y yo quedamos como boludos si decimos eso. ‘Ah, los boludos estos dicen que no lo harían. ¿Y a mí qué me importa?’, podría decir.

P. A propósito de estilos. ¿Cuándo cambió la idea de los cuatro centrales a este equipo ofensivo?

R. Hace mucho que lo tenía en la cabeza, pero no contaba con los jugadores para hacerlo. Uno estaba cansado, el otro venía con problemas, el otro se quería ir de donde estaba… Había unos problemas muy grandes. Pero cuando los tuve libres mentalmente, les dije ‘corran para adelante que saben hacerlo’. No es solo defender.

P. ¿En ese punto esta selección se parece a la del 94, en tener la pelota?

R. Es una premisa que repito todos los días: si la tenemos nosotros, no la tienen ellos. Y este equipo está capacitado para manejar mucho más la pelota que cualquier otro equipo del mundo por el pie que tiene. Todos juegan bien. Vos lo ves salir a Demichelis del fondo y decís ’si lo pongo de 9 por ahí te engancha’. Lo ves a Jonás y decís ‘mirá este flaco desgarbado’, pero te llega al fondo y engancha.

P. ¿Tiene algún rival al que quiera enfrentarse?

R. Noooooo, que vayan saliendo. No tengo un rival para elegir.

P. Antes hablaba de España.

R. Si lo tenemos en el precipicio, lo vamos a empujar. En un Mundial nadie te perdona. Lo mismo ellos, ¡eh!: si nos tienen a nosotros ahí, nos van a empujar. No te van a dar la mano para agarrarte. Te van a pisar los dedos para que te caigas. Es así.

P. ¿Qué daría por salir campeón del mundo?

R. Un brazo. Yo daría un brazo por esa Copa.

P. Hace frío para ir desnudo al Obelisco. ¿Lo pensó bien?

R. Sí, pero no dije cuándo iba a ir, ¡ja, ja. ja!

Un corte de manga y se fue.

Tomado de Clarín


Sobre esta noticia

Autor:
El Mundo (4819 noticias)
Visitas:
4392
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.