Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Teresa Rocamonde escriba una noticia?

Manuel Gómez Pereira: “Las historias se cruzan en tu vida y te metes en ellas porque te apasionan”

20/12/2010 20:52 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Madrileño, nacido en 1953, dejó los estudios de Arquitectura para hacer Ciencias de la Información en la Complutense y de ahí dio el paso al cine, como script y ayudante de dirección de Jaime de Armiñán, García Sánchez, Fernando Colomo o Antonio Mercero, entre otros. En 1991 consiguió dirigir su pri

AG

Manuel Gómez Pereira participó en el ciclo “Cine por dentro” que organiza Arteria Noroeste en su sede de Santiago, donde se proyectó su última ficción El juego del ahorcado, que supuso el regreso al thriller de este prolífico autor tras la aclamada Entre las piernas. De trato amable y risa fácil y contagiosa, Gómez Pereira recibió a AG para hablar del tema que más le apasiona: el cine.

Acaba de estrenar su último trabajo, Desconectados, un documental sobre el estudio de las modernas terapias clínicas para enfermos de esquizofrenia que se sale completamente de todo lo hecho hasta el momento. ¿Cómo ha surgido este proyecto?

No me planteaba para nada hacer un documental pero llega por mi socia, Ana Amigo que conoce al jefe de Salud Mental del hospital San Agustín de Avilés, Juan José Martínez Jambrina, quien quería hacer una pieza sobre tratamiento para personas que sufrían diversas enfermedades. Pero se trataba de un proyecto médico pedagógico, lo que ocurre es que me lo proponen, empezamos a trabajar y vemos que hay material para mucho más. El tema resulta muy interesante y pensamos que hay que darle un desarrollo más largo porque se puede contar una historia.

¿Y te adentras en un género completamente nuevo: el documental?

Sí, es un género que nunca había trabajado pero que mi acercamiento al tema como testigo me pedía hacerlo así. Yo necesitaba ser testigo de todo el proceso, y me fui a Avilés a conocer al equipo médico y a los enfermos para poder comenzar el guión, aunque en el documental el guión se escribe después, en el montaje; pero tienes que tener una guía para comenzar a rodar, y así comenzó.

Fue un proyecto casual, ¿es muy habitual en el cine que las historias surjan o suele haber un interés y un proceso largo de creación?

En este caso fue algo totalmente casual, pero habitualmente yo me muevo de una manera impulsiva y emocional con las historias. No me planteo “ahora tengo que hacer un documental” o “ahora tengo que tratar este tema”. Las historias se cruzan en tu vida y te metes en ellas porque te apasionan, y este documental surgió así.

Desconectados ha estado ya en varios festivales (Málaga, Valladolid, Gijón) aunque su pase en salas es casi imposible, al contrario que ocurre con el resto de películas que has hecho. ¿Por qué hay esta división de géneros y productos?

"La televisión es un medio fantástico para llegar a grandes audiencias"

Yo he hecho mayoritariamente comedia y es un género que apenas tiene trascendencia en festivales. Parece un trabajo poco profundo cuando no es así; la comedia es muy difícil y puede tener gran profundidad; pero a mí lo que me preocupa es que las películas que hago lleguen al espectador y les provoquen una emoción. Los festivales y las críticas nunca me han preocupado, aunque después me he llevado grandes sorpresas, como cuando Boca a boca fue seleccionada en Göteborg, un festival muy denso donde gustó muchísimo. Pero no haces documentales para festivales ni películas que se puedan exhibir, tú haces algo que te atrae y después las circunstancias te llevan a un lugar u otro.

De todos modos Desconectados nació como un encargo porque la temática tiene interés; sería bueno que llegase al público.

Ahí entra el papel de la televisión, porque en salas, el documental, aunque va teniendo cada vez más aceptación, aún es algo anecdótico. Todavía tenemos problemas para exhibir ficción, imagina documental... Pero la televisión es un medio fantástico para llegar a grandes audiencias.

Ahora que mencionas la televisión, ¿no te atrae hacer algo en este medio ahora que está apostando por la ficción con series ambiciosas, de presupuestos importantes y de calidad?

(Ríe abiertamente). Aquí hay un gran recelo en televisión con los directores de cine que pasará, por la influencia de EE. UU., pero que todavía está presente. En EE. UU. los estudios controlan cada vez más el producto y dejan menos libertad a los directores, exceptuando tres o cuatro de los grandes. Entonces el talento se está yendo a la tele y canales como HBO están haciendo productos muy interesantes. Y eso acabará llegando aquí, pero todavía existe la creencia de que vamos a complicar el desarrollo de las series cuando no es así. Sabemos que en tele te tienes que mover con otros presupuestos pero tenemos talento y capacidad para dar el paso. Otra cosa es que te interesen las historias que quiere la televisión, esclava del share; a mí me da la impresión de que todas las series son iguales, si una triunfa se repite una y otra vez y no se asume el más mínimo riesgo. Confío en que eso cambie y que se confíe más en el espectador.

En cine llevas 20 años rodando regularmente, ¿es más difícil hacerlo ahora que en la pasada década o no?

Es más difícil, sí, sobre todo por el tema de la distribución. En los noventa una película podía permanecer semanas o meses en cartelera, tenían una vida; ahora es infinitamente más complicado. Y el gasto en comercialización, para poder competir con las producciones americanas, es inmenso. El cine español, de momento, tiene que vivir con la taquilla y con el espectador que va a las salas, pero hay que plantearse que hay 14 estrenos semanales y que la permanencia es mínima.

Y ni siquiera vale el boca a boca que antes funcionaba muy bien para el cine español.

Es que no da tiempo. Antes una película podía llegar a estar dos o tres meses. ahora lo que no hagas en la primera semana ya no lo haces. Y ha cambiado mucho el consumo, porque se ha centralizado en los centros comerciales y se ha convertido en un producto más. El espectador va a pasar la tarde al centro comercial y, si le coincide, ve una película, pero no va al cine para ver una película, como antes. Ahora es un pack de consumo, junto con las palomitas y la Coca-Cola. No digo que esté bien o mal, pero es diferente y el sector tiene que estar alerta y adaptarnos a esto. Y pensar que ahora el cine está en internet, en el home-cinema, en el móvil... No podemos aferrarnos a que el cine hay que verlo en la sala porque eso es minoritario y lo será todavía más.

¿Tienes algún nuevo proyecto en marcha?

Estoy enredando con varios, algo que antes no te pasaba; te ponías con un proyecto y trabajabas con la certeza de que iba a salir. Ahora tienes que tener dos o tres para ver qué puede ir adelante. Llevo un par de años con una historia que a ver si ve la luz, y con algo para televisión, pero aún no hay nada concreto.

"La comedia es muy difícil y puede tener gran profundidad"


Sobre esta noticia

Autor:
Teresa Rocamonde (12 noticias)
Visitas:
6914
Tipo:
Entrevista
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.