Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ariel escriba una noticia?

Manuel Espinoza Barrientos habla para Playboy: “El estado debe revisar el uso de la fuerza”

14/11/2009 08:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El ex Presidente Nacional del Partido Acción Nacional dirige también la Organización Demócrata Cristiana de América

Critica a los políticos, pero también nos dice quién de ellos es mejor contando chistes. No escucha narcocorridos, pero está seguro de que los secuestradores pueden corregir el rumbo y reivindicarse como seres humanos. Cuando el ejército irrumpió en su casa en Ciudad Juárez sintió mucho miedo, pero también es un hombre con sentido del humor que solía enmarcar las caricaturas que de él salían en los periódicos. Ha publicado un nuevo libro, Volver a empezar y ya planea un tercero.

PLAYBOY: ¿Qué es la Democracia Cristiana, como se dice en México, en cristiano?

MANUEL ESPINO: En castellano, pues, la Democracia Cristiana es un movimiento político mundial que nació a finales del siglo XIX en Europa y que tuvo sus primeras expresiones americanas a principios del XX. Se ha reflejado históricamente en partidos políticos que reconocen el pensamiento humanista, conocido por la sociedad cristiana, como su filosofía. Se ha agrupado en organizaciones internacionales. Hay una organización mundial que se llama la Internacional Demócrata de Centro que tiene su sede en Bruselas y agrupa a organizaciones de todo el mundo y de ella hay cuatro filiales: una en Asia, en Europa, en África y una en América, que agrupa a 35 partidos políticos y pretende establecer la democracia como forma de convivencia, pero también pretende desarrollar una forma de hacer política en torno a las personas, de forma individual o colectiva. En México, la Democracia Cristiana está representada por el partido que gobierna. Ésta es la primera vez que un mexicano preside la organización y por eso la sede está en México.

PLAYBOY: Hay quienes piensan que las palabras “democracia” y “cristiana” no deben escribirse en la misma oración.

ESPINO: Sí, hay quienes piensan tonterías y ésa es una de ellas. El ser cristiano no se contrapone con ser político y el ser político no implica ser creyente o no. Creo que eso es un absurdo porque atenta contra la libertad de una persona. A todos se nos debe respetar el creer, en términos políticos o religiosos, en lo que uno quiera.

PLAYBOY: En tu libro se dice que en estos tiempos deshumanizados parece que lo importante es acumular riqueza y poder. Tal parece que te estás refiriendo a cualquier político de hoy en día.

ESPINO: Sí, lamentablemente, y no sólo mexicanos. Por eso mi libro comienza con un capítulo que se llama “La injusticia social consecuencia de la degradación política”. En mucho, la política, que en sí misma es buena y necesaria para la humanidad, se ha distorsionado. Se ha pervertido la política y la perversión se manifiesta en los políticos. Son quienes la demeritan y la desprestigian. Vivimos en un tiempo en que hablar de políticos es hablar de trampas, de abusos, de excesos de poder y de corrupción, lamentablemente.

PLAYBOY: De derroches de dinero.

ESPINO: Y no solamente de derroches, sino de acumulación indebida de riqueza de algunos políticos. Lo que la democracia cristiana pretende es represtigiar, reivindicar la política como una actividad humana útil y benéfica, pero para eso primero hay que corregir actitudes.

PLAYBOY: Y supongo que también falta ser autocríticos. Me vienen a la mente las fotografías del rancho de Vicente Fox, que aparecieron en Quién.

ESPINO: ¿Qué tienen las fotos? ¿Están borrosas?

PLAYBOY: El problema es que estuvieron muy bien tomadas. ¿Habría que hacer conciencia entre los políticos sobre cómo ser ricos en un país con cada vez más pobres?

ESPINO: Yo no considero que Fox sea un hombre rico por haber heredado un rancho de su abuelo. Eso no se le debe recriminar.

PLAYBOY: Me llama la atención otra parte del libro en la que te refieres al uso de la fuerza, porque no resuelve el problema de la violencia sino que la incrementa. ¿No es precisamente lo que está sucediendo en México en este momento en que se ha declarado la guerra al narcotráfico?

ESPINO: Al uso de la fuerza se debe recurrir bajo ciertas condiciones y se debe cumplir un requisito fundamental: que te reporte por lo menos la posibilidad de resolver un problema de violencia. Si no hay la certeza de que usando la fuerza podrás vencer a los violentos, corres el riesgo de provocar más violencia. No se puede usar nada más porque sí. El Estado tiene el monopolio del uso de la fuerza. Creo que México debe revisar el uso de la fuerza del Estado en el momento presente. Ya se ha recurrido al ejército, por ejemplo, y en lugares como Ciudad Juárez no sólo no se ha resuelto el problema, sino que se han incrementado los delitos. Se ha incrementado el dolor de esa comunidad. ¿Es legítimo el uso de la fuerza? Sí, pero es delicado cómo se maneja y México no es el mejor ejemplo de cómo se ha aplicado el uso de la fuerza.

PLAYBOY: ¿Se puede ganar la guerra contra el narco?

ESPINO: Sí se puede como se ha podido en otras partes del mundo, donde también viven seres humanos y donde las expresiones violentas han sido más fuertes. El caso de Medellín, Colombia, era más sanguinario, radical y doloroso que en México. Lo pudieron resolver y no fue con la fuerza, sino con estrategias de desarrollo social, de integración de comunidades marginadas, de aliviar las necesidades de los más pobres, de hacerlos sentir personas y, con ello, se logró un cambio de actitud entre quienes tenían proclividad a la violencia. La actitud hay que humanizarla no endurecerla. El uso de la fuerza contribuye a endurecer la actitud.

PLAYBOY: La legalización del alcohol, en Estados Unidos, también contribuyó a reducir expresiones violentas.

ESPINO: Sí, pero fue una legalización que no concedió que el tráfico del alcohol fuera indiscriminado, sino con reglas y sensatez. Esa dinámica trajo como consecuencia la recuperación de la paz de la sociedad norteamericana y creo que puede funcionar como ejemplo para México.


Sobre esta noticia

Autor:
Ariel (3890 noticias)
Visitas:
7855
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.