Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Tersites escriba una noticia?

Manual del perfecto manifestante o "Espejo de sumisos"

31/03/2014 20:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Estos días nuestra sesuda alcaldesa, incansable en sus ocurrencias, ha tenido el acierto de dar en regular las tan perniciosas manifestaciones que recorren, día sí, día también, nuestra capital, cumbre de toda contaminación y decepciones olímpicas

Estos días nuestra sesuda alcaldesa, incansable en sus ocurrencias, ha tenido el acierto de dar en regular las tan perniciosas manifestaciones que recorren, día sí, día también, nuestra capital, cumbre de toda contaminación y decepciones olímpicas.

            Pronto acudió en su ayuda a toque de trompeta, como arcángel enviado del cielo, nuestro piadoso ministro del interior del que bien se puede decir aquello de "a Dios rogando y con el mazo dando".

            Cabe señalar que estas tan perniciosas manifestaciones que bien podrían llegar a ser calificadas, me tiembla la mano al escribirlo, de PROTESTAS resultan incómodas y poco higiénicas a la par que inelegantes. A menudo sus integrantes distorsionan sus rostros en muecas horribles. También podrían llegar a provocar, si no fuera por la marmórea consistencia de los cacúmenes de nuestros próceres, ciertas dudas y titubeos en ellos que les impidieran seguir con sus tan celebradas medidas económicas. Conviene recordar que, cuando se toma una decisión, aunque sea muy mala, lo mejor es persistir en ella.

            Por todo esto permítasenos indicar un modelo de manifestación limpia, indolora e inocua. En primer lugar conviene que cada uno se manifieste en su propia casa o lugar de residencia. Esto evitará conflictos e incluso transmisión de enfermedades. ¡Es incluso más cómodo! Todo ello en respetuosa soledad.

            En lo tocante a la postura y actitud del manifestante recomendamos que no permanezca en pie. Ello podría dar lugar a que se entregara a dar saltos, zapatiestas o pataletas con el consiguiente menoscabo de la paz vecinal. Ya se sabe aquello de "jurando y botando".

            Recomendamos silencio absoluto. En caso contrario podríamos incurrir en vocear improperios, pedorretas, befas y apóstrofes que incomoden a nuestros vecinos y colindantes. Item más: podríamos interferir en la concentración de aquellos que a la misma hora se manifiesten en sus hogares por motivos diferentes.

En el tema de merchandising bien puede cumplimentar su tocado con un vistoso capirote y evitar así enfadosos e hirientes eslóganes y pancartas

            No estando en pie lo mejor es que se mantenga genuflexo. Esto es: de rodillas. Así no podrá saltar aunque lo deseara en un momento de debilidad y evitará también dormirse en momentos de tanto silencio y recogimiento.

            Pasemos ahora al tema de las manos. ¡Ah las manos! Instrumentos a menudo de pecado, sobre todo la izquierda. Teniendo las manos libres no sería inhabitual que nuestro genuflexo manifestante se lanzara a dar puñadas al mobiliario circundante o incluso a sí mismo amén de hacer gestos obscenos o mesarse los, ya ralos, cabellos acostumbrados a sufrir berrinches y pataletas ó, incluso, se palpase sus genitales. Juntemos pues las manos por sus palmas delante de nosotros adquiriendo una pacífica actitud.

            En el tema de merchandising bien puede cumplimentar su tocado con un vistoso capirote y evitar así enfadosos e hirientes eslóganes y pancartas.

            Si se echa de menos la sensación de ser objeto de apaleamiento por las fuerzas de seguridad del estado, circunstancia ahora claramente imposible, podemos recurrir al viejo truco de colocar sendos garbanzos debajo de nuestras rodillas. ¡Si es que encaja todo!

 

 Addenda..: No deben ofenderse aquellos que profesan la equivocada fe musulmana. Tengan en cuenta que se les permite practicar sus rezos y ceremonias siempre que financien con sus menguados dineros, como el resto de los españoles, la fe verdadera manteniendo a nuestros lustrosos obispos, diáconos, exorcistas y capellanes castrenses amén de los edificios, colegios religiosos, procesiones, palacios episcopales, etc. tan benéficos y saludables cuyo IVI pagamos llenos de orgullo y satisfacción.


Sobre esta noticia

Autor:
Tersites (9 noticias)
Visitas:
1196
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.