Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que El Redactor.com escriba una noticia?

Malvinas: cruce de Cristina y Londres por la soberanía

19/05/2010 17:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En la cumbre entre Europa y Latinoamérica la Presidenta reivindicó el histórico reclamo argentino por las islas. Desde Londres hubo una réplica rápida y cortante: la soberanía sólo se discutirá si hay un pedido de los kelpers. Cristina retrucó: "Es una equivocación"

El reverdecido ping pong diplomático entre Argentina y Gran Bretaña por Malvinas tuvo ayer un escenario europeo. Todo ocurrió en un intervalo de ocho horas, las que fueron del inicio al fin de la Cumbre América Latina y el Caribe-UE en Madrid.

Cristina Kirchner fue la encargada de abrir el fuego. Tal como se había anticipado en Buenos Aires, la Presidenta trajo aquí el reclamo soberano que volvió a primer plano de la política exterior argentina desde que Gran Bretaña retomó la exploración petrolera en las aguas circundantes al archipiélago.

"Por favor, reanudemos nuestras negociaciones en relación a la soberanía de las islas Malvinas tal cual lo impone la resolución que se dictó en el año 1965 en Naciones Unidas y que aún sigue inclum

plida", reclamó la mandataria argentina en pleno discurso inaugural de la Cumbre, despertando aplausos de algunas delegaciones latinoamericanas y la sorpresa de los europeos. "Somos un país de paz", recordó Cristina. "No se nos puede cargar en nuestra cuenta lo sucedido en dictaduras militares que nada han tenido que ver con la idiosincracia de nuestro países", esgrimió, en una versión discutible de la historia, pero que intentó desbaratar el fantasma belicista que hoy agitan sectores conservadores en el Reino Unido.

Cristina apeló a una de sus muletillas discursivas cuando pidió "acabar con los dobles estándares", para que "absolutamente todos los países del mundo quedemos sujetos a las resoluciones de Naciones Unidas".

La inmediata respuesta no llegó de parte del flamante premier británico, David Cameron, que no asistió a esta Cumbre. Ni siquiera estuvo a cargo de William Hague, el canciller que pasó por Madrid pero se retiró temprano.

Aquí quedó sólo el secretario de asuntos latinoamericanos del Foreign Office, Jeremy Browne, pero no abrió la boca. Con el evidente objetivo diplomático de bajarle el rango a la protesta y no legitimar este foro como lugar de discusión, mandó a distribuir de inmediato un comunicado con su firma desde Londres.

"Negarse al diálogo no habla de alguien que quiera formar parte de una sociedad sujeta al derecho internacional", insistió Cristina

"No tenemos dudas sobre nuestra soberanía sobre las Falklands", dice el texto, que reivindica el principio de la "autodeterminación" y advierte que "no puede haber negociación sobre soberanía, al menos hasta que lo deseen los habitantes de las islas".

Cristina fue informada de inmediato al respecto y devolvió la pelota al caer la tarde, en la conferencia de prensa de cierre de la Cumbre. Calificó la respuesta británica como una "equivocación" pues rechaza "una propuesta de la ONU, no de Argentina".

"Negarse al diálogo no habla de alguien que quiera formar parte de una sociedad sujeta al derecho internacional", insistió Cristina.

Más allá del conocido apoyo latinoamericano, la Presidenta no podía esperar aquí otra cosa que hacer oír su reclamo. Las Malvinas están incorporadas como territorio británico de ultramar en el Tratado de Lisboa, que funciona como una suerte de Constitución europea. A eso también hizo referencia el comunicado que partió de Londres.

Por eso, aun los países del viejo continente más cercanos al reclamo argentino, aparecen atados de pies y manos. "España también tiene un diferendo histórico con Gran Bretaña (por Gibraltar) pero nunca planteamos la discusión en la Unión Europea, hay otros lugares para eso", había señalado hace pocos días antes ante Clarín el embajador español en Buenos Aires, Rafael Estrella, anticipando que no llegaría muy lejos Argentina con su reclamo en la Cumbre.

Con todo, ya por la noche, fuentes de la delegación argentina transmitieron a Clarín su satisfacción por la visibilidad que había vuelto a tener la disputa por la soberanía de las islas y adelantaban que el próximo paso será redoblar el reclamo en el comité de descolonización de la ONU. Todavía no sabían que el chileno Sebastían Piñera también había decidido sacar de su valija una vieja disputa territorial con Argentina.

Fuente: clarein.com


Sobre esta noticia

Autor:
El Redactor.com (100 noticias)
Visitas:
2179
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.