Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Adolfo Sabina escriba una noticia?

Malvavisco

25/07/2012 14:15
0

Malvavisco o altea (Althaea officinalis L.)

Catalán: malví, altea, Gallego-Portugués : malvaisco, alteia, Vasco: malbabizku, zigiboilla, gloriatze, malva-zuri, Inglés: common marshmallow, m ortification root, weet weed, w ymote, A lemán: Eibisch, Francés: g uimauve.

Otros nombres : altea, altea áspera, altea común, bismalva, camarmaje, cañamera, hierbacañamera, hierba cañamera, lavaradisco, malbaxuni, malbaxuri, malvabisco, malvarizco, malvavisco, malvavizco, malvisco, marmait, matilla cañamera, muelle, vivisco, yerba cañamera

Familia: Malváceas (Malvaceae).

Partes usadas: La raíz y eventualmente las flores y las hojas.

image Malvavisco (Althaea officinalis).

Hábitat: La altea o malvavisco es una planta herbácea euroasiática que ha sido cultivada desde la antigüedad por sus propiedades medicinales. Se halla en lugares húmedos, orillas de los ríos, cunetas e incluso junto al mar en terrenos pobres y salobres. Es especialmente abundante en la zona del mar Caspio y Negro y en las estepas asiáticas occidentales de donde parece que proviene. Puede encontrase también en el norte de África y en el nordeste de EEUU, donde se ha adaptado después de su introducción para su uso en jardinería.

image Althaea officinalis, descripción.

Descripción: El malvavisco es una planta herbácea perenne que puede alcanzar hasta 2 metros de altura.

Posee una raíz gruesa y fibrosa, alargada en forma de cono, con carne muy blanca por dentro y amarillenta por fuera, que penetra profundamente en la tierra y que va cobrando mayor tamaño con la edad.

Esta raíz es rica en almidón, posee un distintivo gusto dulzón causado por la fuerte concentración de polisacáridos y contiene además pectina y varios flavonoides.

Los tallos, simples o más comúnmente múltiples, son redondos, fuertes, renovables anualmente y con una base leñosa que parte de la raíz.

Las hojas con un tamaño de hasta 10 cm de alto y 7 cm de ancho, con la superficie cubierta de pelillos blancos, cortos y apretados que retienen el rocío matutino dando por ello la sensación de estar empolvadas, tanto por el haz como por el envés. Están lobuladas 2 ó 3 veces, y tienen forma romboidal, destacando la nerviación. Nacen al extremo de un largo peciolo, que se va acortando a medida que se aproxima al extremo de la planta y poseen estípulas axiales, aunque éstas se caen.

La floración se produce en verano, ente los meses de junio y septiembre. Las flores, de color blanco o ligeramente rosadas, son axilares con un corto pedúnculo. Pueden darse solitarias, pero normalmente aparecen en fascículos axilares. El cáliz cuenta con cinco sépalos soldados y tiene epicáliz o un conjunto de brácteas que están encima del cáliz, de tal forma que parece que cuente con un segundo cáliz con 6 u 8 piezas de forma lanceolada. Los cinco pétalos, de hasta 2 centímetros de ancho, están unidos a un tubo estaminal cilíndrico, el androceo, que tiene los estambres ramificados o meristémonos, muy vistosos pues las anteras son de color violeta o purpúreas.

El fruto es un esquizocarpio en forma de disco, de hasta dos centímetros de diámetro y con un ancho de medio centímetro. Éste está fomado por 15 a 25 unidades más pequeñas, llamadas mericarpos; las semillas permanecen unidas hasta que se desprenden a modo de gajos para caer al suelo. Son vellosas y de color verde.

image Hojas de malvavisco.

Recolección: Las hojas se recogen después de ocurrida la floración de la planta. Si se quieren recolectar las flores, evidentemente se recogerán durante la época de floración. Tanto hojas como flores se deben secar a la sombra y guardar en frascos herméticos en lugar fresco y seco.

Para la recolección de las raíces habrá que esperar a que la planta tenga al menos dos años, y la raíz de 1 a 2 centímetros de grosor. Para proceder a su utilización se efectúa un cepillado intenso con el fin de eliminar cualquier resto de tierra, raspando posteriormente su corteza hasta que ésta adquiera un color blanco; esta operación se debe realizar en seco, ya que la raíz de malvavisco es muy higroscópica (retiene con facilidad el agua), lo que puede llegar a estropear el producto. El secado se efectuará al sol, en sitio seco, cortando previamente la raíz en pequeñas porciones. Una vez secas se deberán en las mismas condiciones que hojas y flores.

image Flor de malvavisco.

Componentes: Los principios activos más importantes presentes en el malvavisco son:

Raíces :

  • Mucílagos (5-25%): galacturonorramnanas, arabino, glucano arabinagalactanas.
  • Pectina (10%).
  • Asparagina.
  • Betaína.
  • Lecitina.
  • Fitoesteroles.
  • Taninos.
  • Trazas de aceite esencial.

Flores :

  • Mucílagos (5-10%).
  • Trazas de aceite esencial.
  • Flavonoides.

Hojas :

  • Mucílagos (10%).
  • Almidón.
  • Trazas de aceite esencial.

image Raíces de malvavisco.

Propiedades terapéuticas: Las principales propiedades terapéuticas del malvavisco son.

  • La abundancia de mucílagos, sobre todo en la raíz, le confiere propiedades como antiinflamatorio-demulcente, béquico, expectorante y laxante.
  • Forma parte de la tisana de las cuatro flores pectorales (malvavisco, malva, tusilago, violeta) o de las siete (pie de gato, amapola, malva, malvavisco, tusílago, violeta y gordolobo).
Por lo que las indicaciones más importantes del malvavisco en fitoterapia son:

Uso interno :

  • Gripe.
  • Resfriados.
  • Faringitis.
  • Laringitis.
  • Bronquitis.
  • Enfisema.
  • Asma.
  • Estomatitis.
  • Gastritis.
  • Úlcera gastroduodenal.
  • Síndrome del intestino irritable.
  • Estreñimiento.
  • Diarreas.
Uso externo (tópico) :

Por su acción demulcente, está indicado su uso tópico en:

  • Quemaduras.
  • Abscesos.
  • Forúnculos.
  • Gingivitis.
  • Faringitis.
Modo de preparación:

Uso interno :

  • Decocción (raíz): 10-20 g/l, tres tazas al día (es más agradable de tomar que la infusión de flores y de hojas).
  • Infusión (hojas, flores): 5 g por taza. Infundir 10 minutos, tres o más tazas al día.
  • Extracto fluido (1:1): 30-50 gotas, una a tres veces al día.
  • Tintura (1:10): 50-100 gotas, una a tres veces al día.
  • Extracto seco (5:1): 0, 5-1 g/día, en 2-4 tomas.
  • Jarabe (5 % de extracto fluido), cuatro o más cucharadas al día.

Uso tópico :

  • Infusión de hojas y flores: 50 g/l, en forma de compresas, colutorios o gargarismos.
  • Decocción (raíces): 20 a 30 g/l, aplicada en forma de compresas, lociones, colutorios y gargarismos.

image Frutos de malvavisco.

Contraindicaciones y propiedades:

  • No prescribir formas de dosificación con contenido alcohólico para administración oral a niños menores de dos años ni a personas en proceso de deshabituación etílica.
  • Debido a su abundancia de mucílagos, puede verse reducida la absorción de otras substancias medicamentosas, si se toman al mismo tiempo. Por el contrario, puede ser un interesante complemento terapéutico para prevenir la aparición de molestias gástricas cuando se prescriban tisanas con un elevado contenido en taninos.
  • Cuando se prescriba a diabéticos, el médico deberá controlar la glucemia para ajustar, si es necesario, las dosis de insulina o de los antidiabéticos orales.
  • Tener en cuenta el contenido alcohólico del extracto fluido, de la tintura y del jarabe.
Propiedades alimentarias:
  • El malvavisco se considera una planta silvestre comestible. Las hojas jóvenes pueden comerse en ensalada, los capullos florales en vinagre y las raíces en pedazos fritas.
  • En la época romana era considerada una buena verdura que se comía con asiduidad, especialmente cuando tenían que liberar el vientre de los residuos de comidas muy abundantes en carne.
  • Existen referencias de los pueblos de extremo oriente y Asia Menor que utilizan sus raíces fritas con ajos y mantequilla en épocas de escasez. Apuntan que, cocinadas de esta manera, resultaban exquisitas.
  • El agua que se obtiene al hervir las raíces puede freirse y hace de sustituta de la clara de huevo.
  • Postre dulce: Los ingleses utilizan esta planta para la confección de dulces, especialmente unos caramelos llamados " marshmallows ", como el nombre en inglés del malvaviso . Estos se confeccionan hirviendo las raíces en agua y añadiendo azúcar a la mezcla que se va removiendo en agua caliente hasta que queda una pasta espesa. Parece ser que el origen de este dulce hay que buscarlo en en imperio Egipcio, donde la savia de esta planta era utilizada como espesante de unos caramelos hechos principalmente con miel. Este postre tenía además la particularidad de ser muy útil en el tratamiento de la tos y de las afecciones de garganta por lo que se siguió utilizando mucho más tarde. Existen escritos que datan su uso hasta bien entrado el siglo XIX. Posteriormente el agua de malvavisco dejó de utilizarse como espesante y, en su lugar, se utilizaron otras materias con menos propiedades medicinales como el almidón de maíz o la fécula de patata. Actualmente todas estas substancias se han sustituido por gelatina y estos dulces han dejado de tener las propiedades curativas que les confería el malvavisco.

image Semillas de malvavisco.

Referencias:

  • http://es.wikipedia.org/wiki/Althaea_officinalis
  • http://plantas-medicinales.servidor-alicante.com/plantas/malvavisco
  • http://www.linneo.net/plut/index2.htm
  • http://www.botanical-online.com/medicinalsmalvavisco.htm
  • Consejo general de Colegios Oficiales de Farmacéuticos "Catálogo de Plantas Medicinales" p. 110. ISBN: 84-87276-46-6.
  • Colegio Oficial de Farmacéuticos de Bizkaia, "Vademecum de Prescripción de Plantas Medicinales. Fitoterapia" Editorial Masson CD version 1998.
  • Benigni, R; Capra, C; Cattorini, P. Piante Medicinali. Chimica, Farmacologia e Terapia. Milano: Inverni & Della Beffa, 1962, pp. 51-2.
  • Bézanger-Beauquesne, L; Pinkas, M; Torck, M. Les Plantes dans la Therapeutique Moderne. 2ª. Paris: Maloine, 1986, pp. 71-2.
  • Bézanger-Beauquesne, L; Pinkas, M; Torck, M; Trotin, F. Plantes Médicinales des Regions Tempérées. Paris: Maloine, 1980, pp.147.
  • British Herbal Pharmacopoeia. Vol. I. Bournemouth, Dorset: British Herbal Medical Association, 1990, pp. 63-4.
  • Bruneton, J. Elementos de Fitoquímica y Farmacognosia. Zaragoza: Acribia, 1991, p.64.
  • European Scientific Cooperative On Phytotherapy. Monographs on the medicinal uses of plant drugs. Fascicle I: Althaea radix. March, 1996.
  • Fernández, M; Nieto, A. Plantas Medicinales. Pamplona: Ediciones Universidad de Navarra, 1982, p. 28.
  • Mulet, L. Estudio Etnobotánico de la Provincia de Castellón. Castellón: Diputación Provincial, 1991, pp. 58-9.
  • Paris, RR; Moyse, M. Précis de Matière Médicale. Tome II. Paris: Masson, 1967, pp. 247-9.
  • Peris, JB; Stübing, G; Vanaclocha, B. Fitoterapia Aplicada. Valencia: M.I. Colegio Oficial de Farmacéuticos, 1995, pp. 359.
  • Peris, JB; Stübing, G; Figuerola, R. Guía de las Plantas Medicinales de la Comunidad Valenciana. Valencia: Las Provincias, 1996, p. 226.
  • Real Farmacopea Española. Madrid: Ministerio de Sanidad y Consumo, 1997, p. 406.
  • Rivera, D; Obón, C. La Guía Incafo de las Plantas Útiles y Venenosas de la Península Ibérica y Baleares. Madrid: Incafo, 1991, pp. 51; 419.
  • Samuelsson, G. Drugs of Natural Origin. A Textbook of Pharmacognosy. Stockholm: Swedish Pharmaceutical Press, 1992, p. 77.
  • Simón, R. Guía de Farmacología para Farmacéuticos y Médicos. Madrid: A Madrid Vicente, 1993, p. 171.
  • Trease, GE; Evans, WCh. Farmacognosia. México D.F.: Interamericana--MacGraw-Hill, 1991, p. 398.
  • Van Hellemont, J. Compendium de Phytotherapie. Bruxelles: Association Pharmaceutique Belge, 1986, p. 26.
  • Wichtl, M. Herbal Drugs and Phytopharmaceutical. A Handbook for Practice on a Scientific basis. Stuttgart: Medpharm Scientific Publishers, 1994, pp. 63-66.

    Comentarios

    No hay comentarios, se el primero en