Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Maduro rectifique, busque el camino de la reflexión espiritual, no se condene a sí mismo

23
- +
22/11/2018 00:23 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los venezolanos, tenemos una manera de ser, pensar y actuar, donde el fruto de nuestro dialogo debe ser de inclusión y ruptura

Vida Cristiana.

 

 

El Espacio Iberoamericano, debe generar prosperidad y oportunidades compartidas y, de esta manera evitar la destrucción de nuestra tierra, la Gran Venezuela, es obligante seguir la ruta sostenible de la agenda 2030

 

Los venezolanos, tenemos una manera de ser, pensar y actuar, donde el fruto de nuestro dialogo debe ser de inclusión y ruptura, para reorganizar un nuevo orden político.

 

Prosperidad significa más oportunidades para lo que menos tienen, igualdad para que todo el que quiera riqueza pueda generarla (...). Hablamos de una prosperidad compartida, un mundo donde la prosperidad de uno no limite bajo ninguna circunstancia la prosperidad del otro.

 

Cada día, los presidentes, alcaldes, Gobernadores y diputados son más raros, parecen piezas de museo y, no visualizan los cambios de la historia a buen ritmo, teniendo que recurrir a las herramientas de asesores extranjeros. En nuestro caso, de españoles y cubanos que desconocen nuestra autenticidad histórica e identidad.

 

Hoy, somos testigos presenciales de los cambios de gobierno en los países democráticos, observamos que los nuevos gobernantes ofrecen acercarse a milímetros de la perfección al inicio de sus mandatos pero que, con las diferencias del caso, al retirarse dejan dudas y la idea en algunos de que lo anterior fue mejor. Al margen de precisiones físico matemáticas, este fenómeno se repite porque la inconformidad del ser humano es una importante cualidad que incita a hacer esfuerzos para mejorar, pero la ignorancia, los lleva a lo peor, hacer que el pueblo pase hambre.

 

Fácil es recurrir al memorial de agravios destacando los reales o supuestos desaciertos de los perdedores, pero no está mal reflexionar en la incertidumbre, el cambio y el afán de superación esenciales a nuestra condición. Con o sin razonamientos sólidos, alterados a veces por la demagogia, al tomar decisiones políticas, partiendo de la más elemental: el voto, lo hacemos considerando lo que esperamos ocurra en el futuro incierto y esquivo, que requiere cambios, con la esperanza de que la situación global mejore. Que alguien vote para empeorar, se da en perversas historias e historietas de ficción.

 

El presidente, Nicolás Maduro Moros, se la pasa ofendiendo a otros presidentes. Es terrible, estas consecuencias y su realidad se encuentra muy distanciada al pueblo.

 

Politólogos y periodistas hablan de justicia electoral mediante los votos que premian o castigan la gestión. Sin dogmatizar, hay algo de realismo en esta posición, más allá de las rigideces ideológicas y las “lealtades” partidistas. Los candidatos y sus organizaciones que triunfan para continuar gestiones reciben un “premio”, aunque se considere un mal menor. Los que pierden al buscar mantenerse, reciben un castigo por defectos en el ejercicio del poder. Cuando el escéptico dice voté por fulano para ver si cambia el sistema, nos recuerda la expresión de esperar contra toda esperanza.

Admitamos que somos limitados e imperfectos y que, para opinar sobre lo que ocurrirá, debemos esperar un tiempo para constatar si las expectativas fueron o no realistas.

Es impostergable la extirpación del populismo convertido en el eje de la cultura política de muchos ciudadanos. Así también la presencia de la impunidad que exacerba y desalienta a los venezolanos. Debemos tratar a la Política como lo que se merece, una ciencia de respeto y servicio colectivos, en donde se cultive la ética y la moral, el respeto por los electores y al servicio de la sociedad en pleno. Los jóvenes desechan a la praxis política, y muchos la ven con verdadero rechazo, de suerte tal que está cuesta arriba la tarea de los aspirantes por conquistar al electorado juvenil, distanciado de la vida política y con desengaño por lo ocurrido. Ardua tarea de los políticos para las próximas contiendas electorales, captar al electorado joven.

Nos motiva estar en paz, sonreír cada día al despertar, sentir que esa pasión que llevamos dentro se desborda

Hay que dejar atrás la persecución política y la sed de venganza hacia el prójimo. Es el momento de establecer una debida proporcionalidad entre las infracciones y las sanciones penales. Asistimos a múltiples formas de persecución en el sentido literal de esta palabra: “molestar, conseguir que alguien sufra o padezca procurando hacerle el mayor daño posible”. Evidentemente, esto ocurre, por cuanto, las personas vengativas se creen dueñas de la verdad, muestran bajos niveles de inteligencia emocional, son intolerantes, rígidas y actúan por ira y rencor.

El presidente Maduro, debe dejar el rencor que siente hacia otros presidentes hispanoamericanos y el de EEUU. En lo particular, ya he leído tres libros sobre Donald Trump y de Hillary Clinton, me lo recomendó un alto dirigente del Psuv y, me hizo referencia a nuestra plataforma económica, el presidente y los asesores extranjeros tienen responsabilidad en esta decadencia geopolítica y territorial que nos absorbe.

La reflexión permanente es una circunstancia que forma parte de nuestra vida constantemente. El evaluar y criticar el dónde estamos y a dónde queremos ir, el analizar si estamos avanzando o estamos estancados, el autocriticarnos respecto a nuestra forma de actuar y decidir, o sencillamente si estamos o no satisfechos y felices con lo que hacemos. Es un deber hacerlo y el presidente Maduro aún más y debe acercarse a Jehová, mi Dios, todavía tiene oportunidad a ese perdón dado por Jesús, desde la montaña del Gólgota.

Esta reflexión no es sino una consecuencia de la necesidad que tenemos como individuos de buscar nuestro verdadero norte, de sentirnos plenos, y de movernos en la dirección que no necesariamente nos lleva al objetivo más grande, pero si al que nos permite realizarnos personalmente. Cada uno de nosotros tiene una perspectiva diferente a la de los demás, pues esta es el resultado de nuestros principios, y valores, además de esos sueños que rigen un caminar desde este presente hacia ese futuro que buscamos. No podemos detenernos, no podemos estancarnos, pues el peor error será caer en una zona de conformidad, en donde nos quedaremos sin opción, entrando en un proceso de desgaste y desmotivación por lo que hacemos.

Nos movemos por que buscamos estar mejor, porque tenemos ese deseo de cumplir nuestras metas, nuestros anhelos, y en muchos de los casos porque sencillamente para muchos de nosotros es fundamental trabajar por esos ideales que marcan una diferencia en la historia de nuestra vida y en las de los demás.

Nos motiva estar en paz, sonreír cada día al despertar, sentir que esa pasión que llevamos dentro se desborda cada vez que ejecutamos nuestras ideas o proyectos. Nos hacer creativos el hacer lo que nos gusta, promueve nuestras capacidades el vernos como parte de algo que genera cambio, nos da resultados enfocarnos en lo que realmente queremos hasta que lo consigamos. La vida es dinámica, lo que hace que alcanzar nuestros sueños vaya tomando formas y alternativas diferentes. Caminos que se acaban y otros que los encuentras, puertas que se abren y otras que se cierran.

No te detengas, avanza, pero siempre con claridad del hacia dónde vas y luego de tener claridad de por dónde hacerlo. Nos podemos equivocar, por supuesto que sí, pero si el norte es uno solo encontraremos la forma más efectiva de llegar a buen puerto y sobre todo con esa satisfacción de saber que cada paso que demos estará lleno de paz y felicidad, pues viviremos convencidos que cada uno de esos pasos será el que efectivamente queremos y buscamos dar. No importa cuántas veces cambiemos de camino, mientras estemos seguros que lo tomaremos con ganas de avanzar por él. Y es tu oportunidad de arrepentirte, presidente y no ser juzgado más adelante por Jesús, ante el gran tribunal blanco. Deje de mentirle a los ciudadanos que votan por usted.

La reflexión permanente es una circunstancia que forma parte de nuestra vida constantemente

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (789 noticias)
Visitas:
788
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Empresarios
Políticos

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.