Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ariel escriba una noticia?

Madrid la capital de España, mitos, secretos y realidades..

29/10/2009 08:45 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La capital de España no tiene playa, pero esta ausencia no hace que deje de llenarse con turistas que buscan conocer los secretos de un destino cultural y gastronómico permanente

Fantasmas de la realeza

El viajero que decide visitar la ciudad no puede ni debe obviar el Paseo del Arte. Tres grandes museos situados en el Paseo del Prado, escoltados por bonitos jardines y árboles que ofrecen una reconfortante sombra, el sitio ideal para sentarse a descansar.

El Museo del Prado fue inaugurado en 1819, tras servir como pinacoteca personal del monarca español Fernando VII y bajo su techo conviven lienzos de Tiziano, El Greco, Goya o Velázquez, entre otros.

En los jardines que lo rodean, muchos se toman un tiempo para reposar bajo un árbol, y comentan lo que han visto en el interior:

“Venimos porque es un museo importante y nos dijeron que no nos lo podíamos perder, y la verdad, nos encantó”, expresa animadamente Corinne, una turista estadounidense.

Otro vértice del triángulo del arte es el Museo Reina Sofía, con un espíritu más modernista y de vanguardia. En sus paredes cuelgan importantes obras, entre las que destaca, majestuoso, el “Guernica” de Pablo Picasso. También puede sumergirse en el surrealismo de Joan Miró y de Salvador Dalí. Los grandes espíritus del arte rondan por doquier.

El tercer punto lleva por nombre el apellido de una larga dinastía noble, el Museo Thyssen- Bornemizsa, por donde se puede caminar con la conciencia de estar recorriendo siete siglos de pintura.

¡Están vivos!

Una gran urbe como Madrid ofrece un sinfín de recovecos para perderse. La Plaza Mayor, con sus soportales y terrazas, en pleno centro, se convierte en un lugar predilecto para descansar o reponer fuerzas.

Son variopintas las calles que dan acceso a la plaza. En muchas de ellas, encontramos antiguas tiendas de gorras de “chulapo” –personaje típico madrileño- músicos callejeros y, últimamente, estatuas humanas.

En estas callejuelas parece no haber más movimiento que el de los transeúntes. En un lateral, un Charles Chaplin está a punto de comerse los cordones de su zapato.

En la esquina contraria un barrendero, con la escoba impávida, bañado en un bronce verdoso, asume la postura de la escultura situada en la Plaza de Benavente, a escasos metros de La Puerta del Sol.

Si el turista es amante del futbol o fiel seguidor de alguna de las nuevas estrellas del Real Madrid, puede tomarse una foto con un Cristiano Ronaldo virtual, visitar los vestidores o ver la sala de trofeos en el museo del club, situada en el interior del Estadio Santiago Bernabeu, en pleno Paseo de la Castellana.

Placer en la taberna

Después de saciar el apetito cultural, es hora de agasajar el paladar. Son muchos los pequeños establecimientos que ofrecen a sus platos el valor añadido de la historia y el tiempo.

Un buen ejemplo es Casa Labra, situada en la calle Tetuán, a la que se accede por la céntrica calle Arenal, en la Puerta del Sol. Tiene la fama de ofrecer las mejores croquetas y pinchos de bacalao de la capital española.

Al grito de “dos de bacalao y seis croquetas”, el foráneo se encuentra inmerso en la tradición española de “las tapas”, en una casa abierta en 1860 que mantiene vivo el testigo de las tabernas “canallas” de principios de siglo, plasmadas en diferentes obras de la literatura española, como en La busca, de Pío Baroja.

Aunque las croquetas siguen siendo totalmente caseras, “los tiempos cambian y se ha sustituido una olla de grandes dimensiones y un remo –espátula de gran tamaño- por una pasteurizadora”, comenta Manuel Molina, actual regente del local.

Este “cálido, bullicioso y entrañable negocio”, según palabras del propio Manuel y reafirmadas por sus clientes, forma parte, fruto de la casualidad y la clandestinidad, de la historia de España, pues en el siglo XIX sus paredes albergaron la formación de un partido político todavía activo.

“Es una taberna muy de paso”, menciona, “por eso se llena de visitantes atraídos por las historias que se cuentan sobre ella y, por supuesto, por sus deliciosos platos de bacalao.”

La noche y los sentidos

Disfrutar de la capital implica dejarse hipnotizar por su crepúsculo.

The Penthouse es el sitio más concurrido. Se eleva en la Plaza de Santa Ana, en el profundo corazón de la ciudad.

Su terraza se erige como un oasis de sofisticación y elegancia en el Madrid más castizo, teniendo como vecino al Teatro Español y custodiado en la plaza por dos estatuas de literatos españoles.

Los cinco sentidos entran en acción al acceder al último piso donde se sitúa. El ojo humano apenas puede captar el punto más alejado de las increíbles vistas que ofrece; para el oído, diferentes DJ´s se encargan de la música; en cuanto al olfato, cada estancia tiene una fragancia propia; el tacto se experimenta en las cortinas de las camas balinesas, la madera de sus mesas o los cojines y, si todavía fuese posible atribuirle un sabor, sería el de sus cócteles estrella, el “Black Mojito” o el “Apple Martini”, exclusivos de la casa.

The Penthouse se ha convertido en un lugar de referencia para viajeros y habitantes de Madrid y de otras partes del globo. Entre sus visitantes ilustres se encuentran personajes del mundo de la moda como Cindy Crawford; del cine, como George Clooney; o de la música, como los miembros de los grupos Metallica o The Eagles.

Madrid es una tierra mística en la que los cinco sentidos son agasajados sin distinción.


Sobre esta noticia

Autor:
Ariel (3892 noticias)
Visitas:
11502
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.