Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que El Mundo escriba una noticia?

El Madrid y Benzema empatan en casa del Lyon

23/02/2011 02:01 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Real Madrid encarrila los octavos de final de la Liga de Campeones después de arrancar un empate a uno ante el Olympique de Lyon

Unas tablas que saben a gloria si se atiende a los precedentes y a una primera mitad realmente nefasta, pero que también dejan cierto regusto agridulce después de una magnífica segunda parte en un partido donde los blancos mostraron sus dos caras más opuestas.

Y es que el conjunto de José Mourinho se plantó en Lyon con la responsabilidad de romper esa mala racha histórica que le venía persiguiendo en los octavos de final durante los últimos seis años, y más concretamente en el campo de Gerland además. Y en la primera mitad no supo acarrear con ese peso.

Los pupilos de Mourinho se mostraron tensos, nerviosos, indecisos e imprecisos como nunca en el primer capítulo del partido. La presión del Olympique de Lyon provocaba muchas pérdidas de balón entre los madridistas, con constantes posesiones que apenas llegaban a los diez segundos de duración, y errores en marcajes propios de un equipo descentrado y superado por las circunstancias.

Sin embargo, llegados al descanso con empate a cero, los quince minutos de asueto ejercieron un efecto revitalizador y balsámico en los jugadores del Real Madrid. Desde el mismo minuto uno tras la reanudación el equipo merengue demostró haberse dejado los miedos en la caseta y tomó las riendas y el tempo del partido. Comenzando con una presión en campo contrario mucho más eficiente que en la primera mitad, el equipo blanco recuperó su sitio en el rectángulo de juego. Y es que se robaban los balones mucho más arriba, y en caso de que los franceses llegasen a sortear alguna de las líneas madridistas, éstos llegaban al campo visitante sin tanta comodidad, lo que a su vez facilitaba las labores defensivas del conjunto español.

Así, con el balón en los pies y tras el desgaste del Olympique de Lyon en la primera mitad, jugadores como Xabi Alonso comenzaron a manejar el esférico con muchos más espacios. Fue más fácil para el tolosarra asociarse con los mediocampistas como Ozil, Ronaldo y Di María -a los que apenas les llegaron balones en condiciones en la primera parte-. Y éstos, al recibir entre líneas sin la asfixiante presión del cuadro lionés, pudieron triangular mucho más y mostrarse más incisivos de cara a portería. Con esos espacios que se habían generado y la calidad que atesoran tanto el germano como el luso como el argentino, el Real Madrid llegó muchísimas más veces a la portería de Lloris, y a la vez, con más peligro.

A ello ayudaron también los laterales, un elemento imprescindible en el fútbol moderno. Y es que las subidas tanto de Arbeloa como de Ramos cuando los jugadores blancos tenían el cuero en su poder se antojaron esenciales. Primero, por desgastar a los extremos rivales. Y segundo, por ofrecer más posibilidades de pase a sus compañeros y desconcertar así a la defensa gala. La primera vez que Arbeloa tocó el balón en campo contrario con comodidad fue en el minuto sesenta, justo cuando más asentado se encontraba el Real Madrid, y no es casualidad que poco después marcara Benzema el 0-1 para trasladar al marcador la superioridad merengue sobre el campo.

Tras el tanto y con el carrusel de cambios, el partido entró en una fase de impasse hasta que los recién entrados al campo fueron tomando temperatura. Unas sustituciones que dio alas a un Olympique de Lyon que si no llega a tener la fortuna de cara con dos rebotes a siete minutos del final, no hubiera conseguido el empate ante un Real Madrid que tras el gol de Benzema se mostró igual de compacto y sólido tanto en defensa como en ataque como lo había venido estando antes del tanto del delantero blanco. Un gol que, a pesar de que luego fuera contrarrestado por otro de Gomis, sirvió para hacer buena una transformación radical de los pupilos de Mourinho en el descanso, así como para poner medio pie en los cuartos de final de la Liga de Campeones.


Sobre esta noticia

Autor:
El Mundo (4819 noticias)
Visitas:
6862
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.