Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Betony escriba una noticia?

Madre de Dios, Perú: La selva a vuelo de pájaro

10/12/2009 22:33 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La selva tiene otra ley de algunos otros alados que habitán en este paraíso amazónico

Madre de Dios. Un “nido” cómodo y seguro a 30 metros de altura. En la copa de los árboles de inkaterra reserva amazónica, los observadores de aves, conocidos como “birdwatchers”, podrán alojarse en una acogedora suite de observación

Roberto Ochoa B.

A poco más de treinta metros sobre el nivel del río, en una pequeña cabaña suspendida sobre la copa de los árboles del Tambopata, lo primero que se me viene a la cabeza es que Tarzán y Jane habrían hecho realidad el sueño de la casa propia.

Pero desde esta altura equivalente al piso 10 de un edificio citadino, la selva tiene otra ley: estamos a vuelo de pájaro, compartiendo el reino de las aves, la patria del arasari crespo, de la tangara del paraíso, de la cotinga de garganta morada, del trogón colinegro, de la cotinga de cara negra y de algunos otros alados que habitan en este paraíso amazónico donde se han identificado 420 especies de aves. Una cifra superior a las de cualquier país europeo, en un espacio mucho menor al de un distrito limeño.

Será por eso que la Inkarri Reserva Amazónica es la meca de esa rara especie de turistas autodenominados birdwatchers (observadores de aves). Un selecto grupo de especialistas que viajan por el mundo identificando y fotografiando todo tipo de aves, sobre todo si sobreviven en su hábitat natural.

Para eso, Inkarri construyó la ya célebre Canopy Walkway, un sistema de puentes colgantes que unen las copas de decenas de árboles de este ecosistema de selva baja tropical, propio del Tambopata.

Pero todos saben que la mejor hora para contemplar a estos pequeños ángeles emplumados es al amanecer, cuando los primeros rayos de sol son celebrados con esa sinfonía de sonidos propios del trinar de miles de aves suspendidas precisamente en la copa de los árboles.

Y es así que surgió al idea de instalar una suite justo en la copa del árbol más alto, ubicado al final del circuito de puentes colgantes. Y con todas la comodidades del caso: dos sofás-cama, un inodoro portátil, luz artificial generada por paneles solares, ventanas con malla mosquitera removible, mallas transparentes en vez de paredes y una mesa. Se incluye desayuno, almuerzo, cena... y una botella de Chandon argentino.

Pasear por “el camino de la anaconda” permite conocer la flora y fauna de este ecosistema favorito de los ambientalistas

Es decir, como para que el pasajero pueda instalarse en un acogedor nido de observación con todo a la mano, incluyendo prismáticos, cámaras fotográficas y teleobjetivos.

Se trata de una experiencia inolvidable y única en su género: dormir arrullado con los sonidos del bosque nocturno y despertar en medio de esa fiesta de luz, sonido y color que ofrece Tambopata, la última selva sin hombres.

Caminata en el hábitat de la Yacumama

Muy cerca al Canopy Walkway existe un extenso circuito de veredas mimetizadas en los aguajales de la reserva ecológica de Inkaterra, donde la reina vegetal es el aguaje (la palmera emblemática de la amazonía) y la reina animal es la anaconda.

Conocida también como Yacumama o “madre de las aguas”, la anaconda es la boa más grande de la amazonía. Pese a su leyenda negra, la anaconda es por lo general pasiva y no existen registros de ataques a hombres adultos. Su alimentación principal son venados, sajinos, huanganas y lagartos.

Pasear por “el camino de la anaconda” permite conocer la flora y fauna de este ecosistema favorito de los ambientalistas, pues se trata del mayor almacén de carbono del bajo trópico, con más de 600 toneladas de C02 por hectárea.

Lo mejor es recorrer el “camino de la anaconda” para luego continuar por los puentes colgantes y torres de observación ubicados en las copas de los árboles, y así gozar desde abajo y desde arriba las maravillas de la selva baja tropical.


Sobre esta noticia

Autor:
Betony (366 noticias)
Visitas:
5961
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.