Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Antonio Rodríguez Jiménez escriba una noticia?

Luna de miel en las relaciones militares España-EEUU

08/07/2014 20:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con altibajos desde que se firmaran los primeros acuerdos bilaterales en materia de defensa en los años 50 las relaciones militares España-EEUU atraviesan en la actualidad por un momento dulce pocas veces repetido en la historia de las relaciones entre ambos países

Y lo cierto es que las operaciones conjuntas de ambos ejércitos en Afganistán y que soldados de ambos países entraran en combate codo con codo, el despliegue de nuevas unidades estadounidenses en España ya sean los destructores antimisiles en la base de Rota o el batallón de intervención en África de los Marines de EEUU en Morón junto con los contactos a alto nivel, la integración del personal estadounidense en las poblaciones de sus destinos como el trabajo en común con unidades españolas han limado una relación que en ocasiones fue bastante áspera cuando no cuajada de fricción y este es un fenómeno que se ha destacado desde el inicio de la presencia militar americana en España desde mediados de los años 50.

Unos aliados "sui-generis".

Aunque las relaciones hispano-americanas en temas de defensa darían para un estudio de varios tomos lo cierto es que se puede apuntar que los inicios fueron de total subordinación por parte española con la firma de los primeros tratados de ayuda en los que el régimen de Franco simplemente, "firmó lo que le ponían delante" con tal de romper su aislamiento secular y obtener algo de reconocimiento internacional.

EEUU tuvo total facilidad para construir y utilizar bases e infraestructuras españolas casi a discreción donde pudo hacer y deshacer prácticamente a su antojo, pisos enteros de los diferentes ministerios militares, actuales cuarteles generales, estaban ocupados por personal estadounidense que de forma más o menos diplomática "decían lo que había que hacer". Incluso los EEUU pudieron desplegar armamento nuclear y transportarlo por territorio español por cualquier vía salvo la terrestre, el histórico incidente de Palomares es sintomático al respecto en este terreno.

España lo máximo que recibió en pago a esto es material militar anticuado o de poca calidad que para colmo tampoco pudo emplear cuando lo necesitó, el conflicto Ifni-Sahara 1957-58 es un ejemplo meridiano de esto cuando el ejército tuvo que batirse en una guerra en el desierto con material más propio de la segunda guerra mundial. Con todo esto solo testimoniaba una realidad, que los ejércitos españoles estaban totalmente desfasados y que no les quedaba más remedio de ir chupando rueda y hacer de alumno forzoso hasta que alcanzaran un nivel básico de modernidad.

El alumno aprende

Y lo cierto es que este aprendizaje fue plenamente positivo pues se derivo paulatinamente en las FAS, que se modernizaron y actualizaron con el continuo trabajo con EEUU y primero en en el campo académico y después en el operativo se pasa de un ejército estancado intelectual y tácticamente en la Guerra Civil a una fuerza moderna y operativa que poco a poco fue ganando en eficacia y con el avance del tiempo y el incremento en la excelencia cobraba responsabilidades y replegaba a los EEUU de prerrogativas anteriormente absolutas.

La defensa aérea es un ejemplo meridiano de esto pues paso de ser una responsabilidad americana total, tanto en la alerta aérea como los escuadrones de defensa, a una responsabilidad exclusivamente española a finales de los años 60 y mejorándose la excelencia y capacidad en la  misma con el tiempo a medida que la exclusividad de la misión era plenamente nacional.

Esta modernización se mezclaba con el progreso de la sociedad española ya viviendo en democracia con la evolución subsiguiente de la sociedad que empezó a sentir la presencia americana de forma hostil con una fuerte contestación ciudadana, las manifestaciones anti OTAN y contra la presencia americana eran algo cotidiano en las calles españolas en los años 70 y 80 hasta el punto que los EEUU consideraban España como un país sociológicamente hostil a su presencia, algo que todo hay que decir también se vivía en el resto de naciones europeas que albergaban unidades americanas.

Paralelamente  la modernización de las FAS de España hacia innecesaria una presencia americana importante dado que esta ya no garantizaba una modernidad militar, el alumno de los años 50 ya se había  graduado con nota y no precisaba de la tutela del maestro.

De la guerra fría a las misiones internacionales

De este modo cuando en 1988 el gobierno del PSOE forzó la retirada del ala de combate sita en la base de Torrejón, condición expresada en el referéndum sobre la OTAN de 1986, así como una sustancial reducción de la presencia militar en España las relaciones pasaron por un punto de enfriamiento bastante destacado pero que los EEUU no tuvieron más remedio que aceptar. España era no ya un país amigo sino un aliado en la OTAN y miembro de pleno derecho de la CEE, todavía no se denominaba UE, y una nación moderna y desarrollada y sobre todo una democracia consolidada que podía hacer valer sus intereses, el tiempo de una dictadura aislada que firmaría "lo que le pusieran delante" había pasado hace mucho y tras una primera irritación los EEUU lo acabaron reconociendo.

Y lo cierto es que el cambio de cuasi vasallo establecido durante el franquismo al de socio y aliado con la consolidación de la democracia fue beneficioso para las dos partes que sacaron réditos de la nueva relación de manera muy fructífera. De este modo los EEUU gozaron del respaldo político, logístico y militar de España en la guerra del Golfo del 91, aparte de los buques enviados a zona la logística española fue vital para organizar la operación Tormenta del Desierto, y las intervenciones en la antigua Yugoslavia del 95 y 97, cazas españoles F-18 participaron en los ataques codo con codo con el resto de la aviación OTAN incluida la estadounidense y tropas españolas se desplegaron sobre el terreno, facilitando en mucho el éxito de las coaliciones dirigidas por EEUU, el apoyo español a EEUU fue patente tras los atentados del 11 de Septiembre de 2001 y el apoyo a la invasión de Afganistán y derrocamiento de los talibanes, tropas españolas se desplegaron también en zona y entraron en combate junto a unidades americanas creando una camaradería de armas que facilitó las relaciones y las tradujo en réditos políticos.

De la complicidad a la tensión

Este apoyo hizo ganar muchos puntos a España en la escena internacional pasando de ser un país marginal y aislado a jugar en la primera división en política internacional y que su peso y voz se hicieran notar en el escenario mundial. Del mismo modo el apoyo de EEUU a España en 2002 por la crisis del islote Perejil fue un beneficio que España ganó de ese nuevo escenario de cooperación.

Con la consolidación de la democracia España se convirtió en una nación moderna y desarrollada que podía hacer valer sus intereses y los EEUU lo acabaron reconociendo

A esto se sumo el apoyo de la legislación Aznar a la invasión de Iraq y el derrocamiento de Saddam Hussein y el envío de tropas a la zona pese a la abierta oposición de amplios sectores de la opinión publica tanto en España como fuera de ella a esta intervención.

Por ello no todo fueron parabienes, la retirada de las tropas españolas de Iraq en 2004 ordenada por el presidente Zapatero en su primera acción de gobierno congeló las relaciones con EEUU a niveles casi desconocidos y solo pacientes trabajos de "paños calientes" diplomáticos en los que intervino incluso el Rey Juan Carlos I volvieron a animar la relación con dos bazas importantes la implicación mas activa de las tropas españolas en el escenario afgano especialmente a partir de 2006 y la aceptación del despliegue en España, base de Rota, de las fragatas que constituirán el escudo antimisiles de EEUU.

El momento dulce

Así tras un análisis desapasionado de la situación actual se pueden calificar las relaciones hispano-americanas de verdadera luna de miel si nos atenemos a una serie de elementos objetivos.

El despliegue de las dos primeras fragatas antimisiles en Rota, las USS Donald Cook y USS Ross, ya se ha completado esperándose las dos unidades restantes, USS Porter y USS Carney, para el próximo año con lo que se garantizará la operatividad, teórica, del escudo antimisiles.

Paralelamente el despliegue de un batallón de Marines USA, USMC, en la base de Morón ha dado a EEUU una capacidad de despliegue rápido en África que antes era muy complicada con lo que se evitarían asaltos como el padecido en la embajada americana en Libia en 2012 que concluyó con la muerte de seis ciudadanos estadounidenses incluido el embajador.

Militarmente para España el beneficio es evidente pues permite a las FAS españolas adiestrarse de forma cotidiana con las unidades americanas y beneficiarse de su experiencia y su material de última tecnología y cooperar en misiones, de hecho son las fragatas españolas las que escoltan y protegen a las de EEUU cuando estas realizan sus misiones antimisiles pues en esa configuración su capacidad de defensa ante un ataque aeronaval convencional está degradada o el batallón del USMC se ha adiestrado con unidades españolas en la variedad de escenarios que ofrece la geografía española ya sea en temas anfibios con la Infantería de Marina, en entornos desérticos con la Legión, en parajes montañosos con las Tropas de Montaña o en asaltos aéreos con las FAMET con lo que la experiencia compartida y el grado de excelencia conjunto ha aumentado.

Réditos a la vista

Pero junto a los beneficios tácticos lo cierto es que el campo sociológico nada tiene que ver con la contestación social a la presencia americana que se vivía en la España de los 80. Un destino en España es poco menos que rifado por los militares estadounidenses que encuentran en nuestro país casi un lugar de vacaciones donde trabajar por lo que las peticiones de traslado están saturadas y completadas para los próximos años. Por el lado español el militar americano es visto como un inversor que comprará casas, empleará servicios locales, usará el comercio y será una fuente de divisas mucho más fija y constante que los turistas que van y vienen según temporada. Una bienvenida fuente de ingresos.

Desde luego se han dado y se darán incidentes de orden publico como peleas o asaltos, unos marineros de permiso embriagados asaltaron una oficina del INEM en Rota hace unos días, pero con frialdad no serán incidentes peores a los producidos por unos turistas borrachos por lo que a nadie a la larga le conviene romper el status-quo actual.

Quizás la escena oficial de esta luna de miel se base en la visita que a España ha realizado el Comandante Supremo de la OTAN en Europa, SACEUR, general Breedlove de la Fuerza Aérea de EEUU para agradecer el apoyo de España en la crisis ucraniana y para otorgar el certificado de operatividad a los dos cuarteles generales de la alianza sitos en España el Centro Operaciones Aéreas Combinadas, CAOC, sito en Torrejón y que custodia el espacio aéreo de la OTAN en el sur de Europa y el Cuartel General Terrestre de Alta disponibilidad, CGTAD, presto a ser desplegado bajo mando de la alianza en cualquier parte del mundo, ya fue desplegado en Afganistán en 2010, y acaudillar desde el él misiones internacionales.

No cabe duda que un premio a España por el buen momento de sus relaciones militares con los EEUU.

 (Nota. A excepción de las fotos 1 y 4 el resto de imagenes de este articulo son cortesia del Ministerio de Defensa de España, mde.es.)


Sobre esta noticia

Autor:
Antonio Rodríguez Jiménez (139 noticias)
Visitas:
6160
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.