Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fuentedelosdeseos escriba una noticia?

La Luna que mecía las mareas - 7 Tiburones En Océanos Rojos

03/05/2010 18:26 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Basado en el artículo de las páginas 28-31 de la revista financiera Associations Now Septiembre 2009

Dicen los conocedores, que estos animales acuáticos no atacan a colectivos de personas estando en asociaciones, siendo un oportunista de solitarios nadadores y otras posibles presas.

Pero nada más alejado de la realidad, es todo lo contrario, ya que las cosas están cambiando, y eso lo sabemos todos, en el océano rojo existen 7 tiburones, siendo el primero de los escualos un Tiburón Blanco, conocido por su temible ataque, campar nadando a sus anchas aprovechando la falta de una correcta comunicación, y es igual que en las empresas y en las asociaciones, en las que tantas veces resulta carente la transparencia y el efecto ascensor, abundando el "radio macuto" alrededor de las máquinas de café, servidas en caliente y con mala leche, se vierten opiniones y rumores, sobre el posible próximo despido, o la situación de crisis actual. La falta de comunicación apropiada entre los distintos niveles o dicho "efecto ascensor" resulta clave para entender el porqué de que el trabajador que se encuentra a pie de calle sí supiera prever un cambio en la tendencia actual de los clientes, y sus superiores no, planificando una estrategia completamente incompatible con la situación actual.

¿Qué iluso nadaría en un mar en el que los marineros hayan percibido la presente actividad del Tiburón Blanco? Todo aquel que tuvo la mala suerte, de no recibir la información que necesitaba para saberlo. Descansen en paz dichas empresas.

No menos peligrosas para sus presas, fueron las fauces del Tiburón Toro, que se aprovechaba de todas aquellas que no se adaptaron al cambio, por lo tanto, igual que no se pueden permitir los mismos gastos planteados en el plan anual anterior, no se debe chapotear emulando la realidad de un animal moribundo mientras añoras y recuerdas como nadabas con manguitos en la piscina, estando sumergido en un mar donde ronda este asesino de asociaciones, que no se plantearon vivir en el presente, si no que siguieron pensando, sopesando tiempos pasados. Ahora son bocado de este escualo y de su compañero de caza, el Tiburón Tigre, que se lanza feroz a por su tentempié favorito, la falta de planificación.

Otro pequeño gran problema, apodado Tiburón Ballena, vive y muy a gusto, de aquellas asociaciones que intentan abarcar más de lo que son capaces. Y él es un cazador grande, tan grande, que es capaz de sacar provecho de aquel que se lleno el bañador con piedras que recolectaba en la orilla y le hacían nadar más lento, como la historia de aquella chica que quiso nadar con todas sus joyas que por desear llevarselas a la playa y no poder dejarlas en la toalla por miedo a los robos, en el agua ella reflejaba los brillos que tanto le recuerdan a las escamas de una suculenta presa, y tampoco le importó en absoluto alimentarse de tantos otros, que recordaban el dicho: "quien mucho abarca, poco aprieta". Y los dientes de estos habitantes marinos, siempre que pueden, aprietan y mucho.

El nombre de este Tiburón Cigarro, o Isistius Brasilensis, es bastante chistoso, pero él no es ni mucho menos un chiste que no tener en cuenta. Es uno de los tiburones más pequeños que existen y no es tan aterrador como el Tiburón Blanco o el Tiburón Tigre, pero tiene una poderosa mandíbula con enormes dientes inferiores. La marca de su mordida en los cuerpos de los peces víctimas lo distingue del resto. Este escualo, tiene forma de un puro o cigarro por lo que se le apoda de dicha forma.

Una de las cosas más interesantes acerca de este tiburón es la manera en la que come. Se adhiere a su comida (peces, otros tiburones, pulpos y un largo etcétera) con sus poderosos labios succionadores y después lo retuerce. Los dientes inferiores del tiburón rebanan perfectamente un trozo de carne, a veces dos veces más ancho que de largo. Luego, usando sus dientes superiores con puntas de púas engancha el pedazo de carne y los inferiores lo jalan. Después de soltar a su víctima se retira muy campante a disfrutar su comida. Conocido por comer hasta ballenas y delfines, así que básicamente, se alimenta de lo que sea necesario y no le teme a nada.

Por lo tanto, sabiendo tener la Visión de operar como una empresa, y focalizando la energía en no separarse de la Misión establecida, y una correcta planificación, es mucho menos probable que creemos a uno de estos devoradores, así como muchas veces, nuestro producto principal sea canibalizado por uno secundario, lanzado con una incorrecta planificación, y su consecuente catástrofe.

Miremos las señales que se nos dan, el estado de la bandera, aceptemos la ayuda necesaria para que disfrutemos de este maravilloso chapuzón acuático en el conocido océano rojo, o el innovador océano azul, para aquellos creativos que no desean domar a estas bestias.

Para más información desde los expertos marineros: http://www.korazzaejecutivos.com/

Artículos relacionados: http://es.globedia.com/luna-mecia-mareas-tigre-agua

Fuentes adicionales:


Sobre esta noticia

Autor:
Fuentedelosdeseos (8 noticias)
Visitas:
23287
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.