Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Minos escriba una noticia?

Luis Rivera: «La dependencia energética es un problema estructural»

07/04/2010 17:59 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

«Debemos tener más renovables. Por dos razones: para rebajar las emisiones y la dependencia energética»

Luis Rivera: «La dependencia energética es un problema estructural»

«Debemos tener más renovables. Por dos razones: para rebajar las emisiones y la dependencia energética»

«El coste de no reducir la dependencia del petróleo puede ser muy grave»

Foto: «La gran industria española tiene un tratamiento respetuoso con el medio ambiente», asegura Rivera

La Fundación José Manuel Entrecanales para la Innovación en Sostenibilidad es, probablemente, el proyecto mimado del presidente de Acciona. Y Luis Rivera, el hombre encargado de pilotarlo desde su dirección. Con la ilusión del nuevo proyecto palpable en cada una de sus frases, Rivera desgrana para EMPRESA las claves del patronato que dirige así como los retos que afronta España para crecer de un modo sostenible.

¿Cómo surge la Fundación?

Nace en octubre de 2009 con dos objetivos: por un lado, fomentar el desarrollo de iniciativas empresariales innovadoras en el ámbito de la sostenibilidad y por el otro, hacer apostolado de las ideas de desarrollo sostenible, especialmente en el ámbito de la educación.

¿Cómo funciona?

Intentamos identificar emprendedores con proyectos interesantes para brindarles apoyo, no sólo financiero, sino también técnico, y formar parte de su capital social. Como un capital semilla, pero siempre teniendo presente que, pasado un determinado periodo de tiempo, saldremos del capital y daremos paso a nuevos inversores. Los criterios económicos por los que nos guiamos son dos: no sobrepasar entre el 10% o el 15% del capital de la compañía y que las inversiones no superen el medio millón de euros.

¿Genera beneficios?

La idea es que sea sostenible. Es decir, ayudamos a una empresa en su desarrollo inicial, pasado un tiempo nos salimos de su capital porque la compañía encuentra otros financiadores y, con los réditos que nos ha dado la inversión, la Fundación apoya a otros emprendedores. Para que esto sea sostenible económicamente debe tener objetivos de un cierto beneficio. A lo mejor no tan exigentes como los de un capital riesgo de carácter privado, pero sí suficientes como para mantener la actividad.

¿Qué prima a la hora de elegir un proyecto?

Que sea un proyecto innovador, que sea una empresa joven con potencial de crecimiento y que se dedique la actividad a la que los que formamos parte del patronato podamos contribuir a su éxito. No sólo con el apoyo financiero, sino también ayudando a mejorar el «business plan», por ejemplo.

¿Esto en qué se traduce en el día a día?

En un contacto directo con el emprendedor, estando presentes en su consejo de administración y, sobre todo, entrando sólo en materias que conozcamos bien.

¿En cuántos proyectos está presente la Fundación?

En cinco meses, hemos recibido ya 180 propuestas de inversión. Estamos considerado activamente 10 de ellas, y de las otras, unas 60 las hemos descartado y el resto las analizaremos más adelante.

¿Qué hay de la vertiente puramente filantrópica?

Se trata de poner en marcha iniciativas que difundan los conceptos de desarrollo y economía sostenible. Por ejemplo, hace no mucho firmamos un acuerdo con Junior Achievement, una fundación que se dedica a promover el espíritu emprendedor entre los más jóvenes. Vamos a hacer dos programas, uno para niños, en los colegios, y otro para pre-universitarios y universitarios.

¿Hay déficit de concienciación social en España en materia de sostenibilidad?

Bueno, lo cierto es que se ha mejorado mucho. De hecho, hay muchas escuelas de negocios que imparten masters en sostenibilidad, nuestros políticos hablan de las energías renovables, tenemos una ley de Economía Sostenible, si bien, por mucho que se hable de ello, hay que seguir avanzando. Por ello, dentro de nuestros límites, pretendemos hacer apostolado de estos conceptos. Porque tenemos que encontrar las vías para que muchos miles de millones de personas de este mundo tengan acceso al desarrollo y a vivir como se vive en el siglo veinte pero, eso sí, sin destruir el planeta. No creo que haya nadie en desacuerdo con esto. Si acaso podamos discutir los matices, las velocidades, o cómo lo hacemos, pero desde luego no que esto es un objetivo a conseguir.

¿Hacen las empresas españolas lo suficiente para conseguir este objetivo?

Las empresas españolas están trabajando duro para ello. Somos un país que, por ejemplo, en energías renovables, tenemos las compañías más importantes del mundo. Además, en general, la gran industria española tiene un tratamiento respetuoso con el medio ambiente, tanto por devoción, como por obligación. De hecho, tenemos una parte importante de las empresas nacionales dentro de los principales índices de sostenibilidad, como puede ser el Dow Jones. Las empresas están haciendo mucho.

¿Y los gobiernos?

Han hecho y siguen haciendo. No en vano somos líderes en energías renovables. Y podemos discutir si el camino ha sido más o menos acertado, pero lo cierto es que el resultado está ahí. Ahora, por ejemplo, el Gobierno está promoviendo iniciativas de rehabilitación y de eficiencia energética que, probablemente, vayan en la buena dirección. ¿Son suficientes? El tema es lo suficientemente importante como para decir que nunca es suficiente. Hay que hacer más.

¿En qué aspectos?

En primer lugar, hay que convencer a inversores y emprendedores de que se dediquen a este campo. En nuestro país, en el que el número de emprendedores es escaso, hay mucho esfuerzo dedicado al mundo de internet y a la biotecnología y a mi me gustará ver más en todo aquello relacionado con el desarrollo sostenible. En segundo lugar, tenemos que reducir drásticamente el contenido de petróleo de nuestro gasto de transporte. Este es un problema monumental, tanto en España como en todo el mundo. Y, por último, es importante atacar la eficiencia energética. Si hay que reducir las emisiones de gases de efecto invernadero -parece que hay un cierto consenso mundial- sólo se puede hacer o quemando menos combustibles fósiles (para lo que habrá que recurrir a otro tipo de energía) o gastando menos para hacer lo mismo.

¿Hay que apostar con más fuerza por las energías renovables?

Sí. Debemos tener más renovables de las que tenemos ahora. Por las dos razones básicas: reducir las emisiones y la dependencia energética.

¿Pese a su mayor coste?

Hay aspectos que son anteriores a lo económico. De hecho, reputados economistas aseguran que el coste de no reducir la dependencia del petróleo puede ser muy grave y lo mismo ocurre con la dependencia energética con terceros países. En cuanto al coste, hemos vivido una fuerte caída de la demanda energética y hay activos que están siendo sub utilizados. Creo que esto es un problema de corto plazo y cuando volvamos a un crecimiento económico normal, desaparecerán. Para entonces, sin embargo, el barril de crudo puede costar 150 dólares. Estos problemas son estructurales, la caída de la demanda energética, y su coste, es coyuntural.


Sobre esta noticia

Autor:
Minos (243 noticias)
Visitas:
564
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.