Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Internacionales escriba una noticia?

Lucha ciudad japonesa de Kashima por recuperar la normalidad

13/03/2011 07:02 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las poblaciones más próximas al este de Tokio sufren cortes de electricidad y muchos ciudadanos han pasado la noche en edificios públicos y polideportivos porque sus casas han sufrido daños, además sufren constantes réplicas del sismo de 9.0 grados. Este es el caso Kashima, una ciudad de 66 mil habitantes, situada a unos 100 kilómetros, al este de Tokio y con acceso directo por tren al aeropuerto de Narita y donde han fallecido 55 personas en los últimos tres días, según cifras oficiales. La calle principal se ha visto afectada por el terremoto y el posterior tsunami y el resultado son aceras levantadas, farolas torcidas, cristales rotos, carteles caídos y postes de electricidad inservibles. Algunas viviendas han quedado inhabitables ya que han sufrido incendios o están rodeadas de agua estancada por todos sus laterales. Una de ellas es la casa de dos plantas de paredes amarillas de la familia Hiroyuki, cuyos nueve miembros intentan organizarse para eliminar el agua de la cocina y el salón, limpiar las paredes y hacer que todo vuelva a estar limpio como antes. Mientras, miran con tristeza la cabina de su camioneta que está flotando en la charca improvisada que ha dejado el tsunami. En otra calle, Masakazu Ando, de 38 años, comprueba los restos que ha dejado el terremoto y el tsunami en la ciudad mientras da una vuelta en su coche con su mujer. Ando tiene su residencia en Tokio, pero ha decidido venir a Kashima este fin de semana para estar con sus abuelos. Al final de una avenida, el muro que delimita los límites de una casa ha quedado totalmente torcido, su dueño está en la puerta con las manos en los bolsos del pantalón y gesto triste. No quiere ser entrevistado y se concentra en la gran grieta en la entrada de su casa que impide que los coches circulen por el carril izquierdo. Al pasar un cruce varias cajas de camiones flotan en un canal. Tres jóvenes en bicicleta intentan seguir su camino pero las baldosas levantadas se lo impiden y tienen que cambiar a la otra acera, donde varios operarios con un mapa estudian los daños. Las cifras totales todavía no pueden ser cuantificadas, pero la mayoría de las tiendas de la zona permanecen cerradas y a sus dueños no les queda más remedio que limpiar la suciedad que ha dejado el agua y recuperar la destrucción que de una forma u otra dejó el sismo en el interior de sus negocios. Así lo hace el joven Soichi Yamanaka, quien reconoce que ahora que el terremoto y el tsunami han pasado, todos los vecinos tienen miedo de una explosión nuclear en la planta Fukushima, ya que el gobierno japonés informó de que ésta superó los límites legales de radiación. Y es que pese a que Kashima está fuera del peligro de seguridad de 20 kilómetros decretado por el Gobierno, los evacuados se elevan ya a unos 300 mil residentes y 19 personas han tenido que ser hospitalizadas por haber estado expuestos a la radiactividad. La noche se adentra en la ciudad y en la oscuridad siguen las réplicas del sismo, de vez en cuando varias sirenas de policía y ambulancia rompen el silencio, mientras los ciudadanos están pendientes de las imágenes de la televisión que muestran cómo el agua con toda su fuerza se lleva a su paso todo lo que se encuentran por delante.


Sobre esta noticia

Autor:
Internacionales (44072 noticias)
Visitas:
2107
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.