Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Orestesenlared escriba una noticia?

Los que se han ido

29/12/2016 21:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Resulta natural el encuentro y re-encuentro de familiares y amigos, con quienes nos reuníamos para compartir y celebrar la navidad y la llegada del año nuevo, deseando los mejores parabienes para el venidero año, sin olvidar el balance del que se va

De seguida comparto, es inspirado al contemplar el llanto de una madre por la ausencia o la lejanía de su hijo en estos días decembrinos y un cierre contradictorio, cuando al final se consuela diciendo que: está contenta por qué no está aquí.

Durante estos días festivos, resulta natural el encuentro y re-encuentro de familiares y amigos, al menos así era en la Venezuela de mis recuerdos, con quienes nos reuníamos para compartir y celebrar la navidad y la llegada del año nuevo, deseando los mejores parabienes para el venidero año, sin olvidar el balance del que se va.

Y es precisamente en ese balance, el que pareciera habernos arrancado, aunque de manera parcial, el deseo de celebrar estas fechas, sobre todo cuando ese arqueo nos deja cifras dramáticas que atentan nuestras condiciones y calidad de vida, todo lo cual pudiera ser resumido en la elevada inflación y desabastecimiento de alimentos, pérdida significativa de peso, resurgimiento de enfermedades erradicas, muerte por falta de medicamentos o burócratas sin compasión y por una delincuencia desatada que ahora incluye a cuerpos de seguridad -véase informe del Observatorio Venezolano de la Seguridad-, desmejora en los servicios públicos y alto nivel de conflictividad social, amén del detrimento de las oportunidades, sobre todo para los más jóvenes.

Pero lo anterior pareciera, segúnc.

Los que se han ido, o los que ya no están con nosotros, tiene diferentes orígenes. Por una parte, encontramos los que, por causas naturales o longevidad, les toco partir primero y que recordamos con lágrimas en los ojos al querer aún manifestar nuestro cariño y hablar de ellos con orgullo, al tiempo de soñar con seguir recibiendo sus afectos. De ahí que esperamos que nos sigan cuidando y orientando nuestro andar, además de pedirles nos bendigan todos los días.

Según las perspectivas que sobre el año nuevo se ciernen, será una nimiedad para los que nos espera, al menos desde la perspectiva política y económica

En un segundo plano, podemos ubicar los que se fueron prematuramente y de manera violenta, entre quienes se incluyen amigos, hermanos e hijos. Lamentable y difícilmente, se podría indicar que si no todas las familias venezolanas, al menos la mayoría, ha padecido de esta calamidad, además de aquellos que partieron por no poder contar con los medicamentos para tratar sus afecciones, lo que sin duda genera un vacío en el corazón y en el alma que, en oportunidades, y con toda justificación, se manifiesta como frustración y hasta ira por este estado de cosas.

Por último, y legítimamente al contemplar el segundo caso considerado, además de tener en cuenta las condiciones y calidad de vida con que contamos y lo que lamentablemente esta por venir, colocamos los que se fueron, en su mayoría jóvenes -incluidos chavistas-, al no vislumbrar oportunidades en esta Venezuela socialista del siglo XXI y que si las han encontrado en naciones, muchos de donde fueron oriundos sus progenitores y que ahora a ellos toca ser extranjeros y que sueño con su pronto retorno para poner a esta gran nación en la senda del provenir.

Esa misma justificación que ha llevado a la diáspora de los venezolanos, aunado al inmediato éxito de sus párvulos en otras coordenadas, la que sirve de consuelo a esa madre que luego de llorar celebra, todavía con lágrimas en sus ojos, su ida y se conforma en hablar, ver y dar un abrazo -virtual- por las redes sociales.

Dios conceda a ella -Yola-, a todas las madres y a la familia venezolana, la oportunidad de reunirnos prontamente con nuestros apegos en suelo patrio.

Feliz Navidad y ojalá logremos, todos juntos, Dios mediante, un año nuevo promisorio.

Según las perspectivas que sobre el año nuevo se ciernen, será una nimiedad para los que nos espera, al menos desde la perspectiva política y económica

@OrestesSalerno

Un libre pensador


Sobre esta noticia

Autor:
Orestesenlared (93 noticias)
Visitas:
2188
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.