Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Javiernoriegafebres escriba una noticia?

Los préstamos y las deudas

30/08/2010 01:09 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los consejos de Dios, acerca de los préstamos y las deudas

LOS PRESTAMOS Y LAS DEUDAS

Eclesiástico 29: 1. El que practica la misericordia presta a su prójimo, y el que acude en su ayuda observa los mandamientos.

A Jehová empresta el que da al pobre y por ello tendrá bendición.

Proverbios 19: 17. A Jehová empresta el que da al pobre, Y él le dará su paga.

Proverbios 11: 24, 25. Hay quienes reparten, y les es añadido más: Y hay quienes son escasos más de lo que es justo, mas vienen á pobreza. El alma liberal será engordada: Y el que saciare, él también será saciado.

Salmos 112: 5. El hombre de bien tiene misericordia y presta; Gobierna sus cosas con juicio.

Salmos 37: 26. En todo tiempo tiene misericordia, y presta; Y su simiente es para bendición.

El hombre de verdad cumple los mandamientos de Dios y es bendecido en gran manera.

Proverbios 28: 20. El hombre de verdad tendrá muchas bendiciones: Mas el que se apresura á enriquecer, no será sin culpa.

Deuteronomio 15: 6. Ya que Jehová tu Dios te habrá bendecido, como te ha dicho, prestarás entonces á muchas gentes, mas tú no tomarás prestado; y enseñorearte has de muchas gentes, pero de ti no se enseñorearán.

Deuteronomio 28: 12. Abrirte ha Jehová su buen depósito, el cielo, para dar lluvia á tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos. Y prestarás á muchas gentes, y tú no tomarás emprestado.

Jesús dijo: Al que te pidiere dale y si quiere tomar de ti prestado, no se lo rehúses.

San Mateo 5: 42. Al que te pidiere, dale; y al que quisiere tomar de ti prestado, no se lo rehúses.

San Lucas 6: 34, 35. Y si prestareis á aquellos de quienes esperáis recibir, ¿qué gracias tendréis? porque también los pecadores prestan á los pecadores, para recibir otro tanto. Amad, pues, á vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada; y será vuestro galardón grande, y seréis hijos del Altísimo: porque Él es benigno para con los ingratos y malos.

Presta al menesteroso, lo que basta y lo que es necesario.

Deuteronomio 15: 7, 8. Cuando hubiere en ti menesteroso de alguno de tus hermanos en alguna de tus ciudades, en tu tierra que Jehová tu Dios te da, no endurecerás tu corazón, ni cerrarás tu mano á tu hermano pobre: Mas abrirás á él tu mano liberalmente, y en efecto le prestarás lo que basta, lo que hubiere menester.

Y el deudor, debe devolver lo que le han prestado.

Eclesiástico 29: 2, 3. Presta a tu prójimo cuando esté necesitado, y restitúyele a tu vez en el momento convenido. Cumple tu palabra y sé leal con él, y encontrarás en todo momento lo que necesites.

Porque si no devuelves lo prestado, pones en aprietos a quien te ha ayudado y le causas un perjuicio.

Eclesiástico 29: 4. Muchos consideran el préstamo como una ganga y ponen en aprietos a quienes los han ayudado.

¿Cómo pide prestado el impío?

Eclesiástico 29: 5. Hasta que reciben, besan las manos de la gente y hablan con humildad de las riquezas del prójimo, pero en el momento de restituir, piden prórroga, sólo devuelven con palabras quejumbrosas y echan la culpa a las circunstancias.

Y algunos, ¿Cómo devuelven lo prestado?

Eclesiástico 29: 6. Si llegan a pagar, el acreedor recibe apenas la mitad y tiene que aceptarlo como un favor. Si no, lo despojan de sus riquezas, y él se gana inútilmente un enemigo que le paga con maldiciones e insultos y le devuelve desprecio en vez de honrarlo.

Esta es la razón por lo que algunos, no quieren prestar nunca más.

Eclesiástico 29: 7. Así, muchos se niegan a prestar, no por maldad, sino por temor a ser despojados sin razón.

Advertencia.

Deuteronomio 15: 9, 10, 11. Guárdate que no haya en tu corazón perverso pensamiento, diciendo: Cerca está el año séptimo, el de la remisión; y tu ojo sea maligno sobre tu hermano menesteroso para no darle: que él podrá clamar contra ti á Jehová, y se te imputará á pecado. Sin falta le darás, y no sea tu corazón maligno cuando le dieres: que por ello te bendecirá Jehová tu Dios en todos tus hechos, y en todo lo que pusieres mano. Porque no faltarán menesterosos de en medio de la tierra; por eso yo te mando, diciendo: Abrirás tu mano á tu hermano, á tu pobre, y á tu menesteroso en tu tierra.

Proverbios 22: 7. El rico se enseñoreará de los pobres; Y el que toma prestado, siervo es del que empresta.

Deuteronomio 28: 44. El te prestará á ti, y tú no prestarás á él: él será por cabeza, y tú serás por cola.

Ezequiel 18: 6, 7, 8, 9. Y el hombre que fuere justo, é hiciere juicio y justicia; Que no comiere sobre los montes, ni alzare sus ojos á los ídolos de la casa de Israel, ni violare la mujer de su prójimo, ni llegare á la mujer menstruosa, ni oprimiere á ninguno; al deudor tornare su prenda, no cometiere robo, diere de su pan al hambriento, y cubriere al desnudo con vestido, no diere á logro, ni recibiere aumento; de la maldad retrajere su mano, é hiciere juicio de verdad entre hombre y hombre, en mis ordenanzas caminare, y guardare mis derechos para hacer verdad, éste es justo: éste vivirá, dice el Señor Jehová.

Salmos 37: 21. El impío toma prestado, y no paga; Mas el justo tiene misericordia, y da.

Estudio recopilado de las enseñanzas del Maestro EZEQUIEL ATAUCUSI GAMONAL.


Sobre esta noticia

Autor:
Javiernoriegafebres (63 noticias)
Visitas:
6671
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.