Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Roger Demay escriba una noticia?

Los mitos históricos

16/11/2010 23:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Roland Barthes, en su libro Mythologies, nos dice que el mito no niega las cosas pues su función es hablar de ellas, eliminando la complejidad de los actos humanos. Finalmente, el mito provoca una pérdida de calidad histórica

Una metáfora esclarecedora es esa escena típica de un cadáver con una etiqueta amarrada al pulgar del pie, en la morgue; de la misma manera la “historia oficial” reduce a las personas a etiquetas con lo que crea sus mitos. Así tenemos, en México, al “Padre de la patria”, al “Vende patrias”, al “Chacal”, al “Apóstol de la democracia”, al “Dictador”, al “Tata”, etc. Luego los entierra en tumbas, mausoleos, en la fosa común o los deja en el exilio; dependiendo de si el personaje fue partidario o contrario; si representa sus posiciones o las adversa.

<a href=Naturalmente hay algunas etiquetas acertadas, pero la mayoría son mitos a la conveniencia de los gobiernos. Y los ciudadanos aceptamos esto porque nos lo impusieron en la escuela o porque, simplemente, resulta cómodo dejar que otros clasifiquen y determinen a los personajes en nuestro lugar.

En varios países se emplea el término “El Padre de la Patria” para describir a un líder político o simbólico visto como un padre fundador de la nación. Suele ser una figura clave en la “historia nacional” y percibido como heroico y con autoridad moral para hacerlo fuente de inspiración patriótica. Ya en la antigua Roma el Senado confería entre otros el título de Pater Patriae a sus ciudadanos más veteranos. En México le aplicamos este titulo a Miguel hidalgo, a pesar de que él y su grupo buscaban solamente erigir un gobierno provisonal hasta que Fernando VII volviera al trono y de que la consumación de la independencia es atribuible, en realidad, a Agustín de Iturbide. Sería, entonces, mas adecuado llamarle “El primer líder” pues inició el movimiento o “El gran civilista” pues obtuvo primacía sobre los militares.

Vemos a Benito Juárez como “Benemérito de las Americas” o “El Gran Patriota” porque así nos lo enseñaron en la escuela. Cierto que no cedió ante Europa, pero si revisamos la historia resulta que ante Estados Unidos si estaba dispuesto a entregar todo y a perpetuidad (Tratado Mc Lane- Ocampo).

Si queremos que el país avance y prospere debemos revisar la historia de México, para establecer una identidad sólida, basada en la verdad y no en las conveniencias políticas

Aceptamos convencionalmente que el Porfirismo era una dictadura, cuando lo más que se puede decir es que era un gobierno autoritario, y que fue depuesta por la llamada “Revolución Mexicana”, una etiqueta más, pues en realidad hay varios grupos que se enfrentaron entre si; de hecho Madero, quien la encabezó en la primera etapa, hijo de un hacendado, era de clase media alta y estaba muy lejos de rechazar a ultranza a Porfirio Díaz; realmente quería aprovechar la oportunidad de obtener democráticamente la presidencia. Ante los resultados de su acción cabría considerarlo como “El Autista” pues no oyó ni a sus amigos ni a su propio hermano. Finalmente fue “El gran ingenuo” o el “Creador del Chacal” pues Victoriano Huerta no lo hubiera podido traicionar sin su plena e ingenua cooperación. El corolario que habría que sacar es que la democracia no consiste en un gobierno débil, sino en un gobierno sólido, basado en instituciones y un pueblo exigente pero responsable, basado en educación de calidad. Es decir que nadie puede ser justamente caracterizado solo por una etiqueta.

La lista de los famosos “Niños Héroes”; que al parecer de muchos historiadores, no fueron ni tan niños ni necesariamente héroes; no incluyen a otro personaje rechazado por la “historia oficial” por no ser del bando triunfador: Miguel Miramón, el presidente más joven de México y el mismo que sería fusilado junto con Maximiliano, participó en la Batalla de Chapultepec, fue hecho prisionero por los norteamericanos y recibió la medalla en honor a los defensores de Chapultepec, según listado aparecido el 16 de octubre de 1848 en El Correo Nacional del Superior Gobierno de la República Mexicana.

Hasta hace pocos años los colombianos tenían la etiqueta de narcotraficantes y violentos, ahora esto es aplicable a los mexicanos. Habría que preguntar ¿Qué nos parece?

Conclusión

Todos los mitos sirven para enmascarar la verdad histórica. A veces se magnifica a un personaje o se demoniza a otros. En ocasiones se personalizan los cambios de época. Ningún ser humano es perfecto y cada uno de los personajes de nuestra historia tiene sus claroscuros. Una cosa son sus actos y otra es nuestra orientación política o ideológica. En posteriores entregas revisaremos eventos y personajes controvertidos de nuestra historia.


Sobre esta noticia

Autor:
Roger Demay (4 noticias)
Visitas:
5539
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.