Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Martina De La Vega escriba una noticia?

Los Animales De Mis Vecinos

04/02/2011 14:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

A mi gata le gusta ver televisión. Se sienta y observa atentamente levantando las orejas y girando levemente la cabeza. Un día me di cuenta de que se parece a mi vecina del primero. Desde entonces, comparo a los animales de los que cuido en la protectora, con los animales de mi vecindario. Mi vecina del primero y mi gata se parecen mucho. Las dos tienen un largo bigote y ven la televisión durante horas. La diferencia es que mi gata solo ve los documentales de la dos, y cuando cambio a Belén Estaban, sale corriendo hacia la cocina. A mi vecina, sin embargo, le encantan esos programas que hasta mi gata aborrece. También se parecen en su aseo diario, un poco de agüita en la cara para despejarse y a correr. Y por lo visto, también se parecen en los senos, las dos los tienen caídos, pero que conste que mi vecina no tiene hijos y mi gata ya ha tenido siete.Todo esto lo sé por mi vecino del segundo, que me recuerda bastante a mi perro, los dos son gordos, peludos y babean. Su diferencia radica en la comida especialmente. Mi perro come su pienso en la cocina, sin ensuciar y luego sale a echar unas carreritas por el jardín. Mi vecino del segundo come sentado en su sillón, engrasando bien la funda hortera de flores que ha puesto su mujer, cuando termina de comer cierra los ojos, y se queda traspuesto en el sillón. La mujer de éste se empeña en llenar toda la case de flores y estampados. Estampados de flores en las paredes, sillones con tapices de flores, cuadro de marco dorado con flores... En su casa no sabe uno si está en casa del vecino o en la selva. Además de lo agobiante de su recargada decoración...Para decorarse a sí misma, es exactamente igual, pintalabios rojo, de ese que luego le tiñe los dientes, moño tieso, de peluquería, zapatos de tacón, un vestido de flores y encima un abrigo de leopardo con un perfume de esos fuertes y agobiantes. Por eso me recuerda mucho a la mona que tenemos en la protectora, porque por mucho que se vista de seda, mona se queda. Aunque mi mona tiene mucho más gusto y sentido de la moda y prefiere no hacer el ridículo.  Estos vecinos míos del segundo tienen dos hijos. Una hija mayor, habladora como ella sola, se la oye en todo el edificio, de aquí para allá con el teléfono. Por eso me recuerda a una gallina, porque no deja de cacarear en todo el día, y por otra cosa, pero será mejor que eso no lo cuente. Su hijo menor es un esmirriado pedante que se pasa el día diciendo chorradas sobre derecho, del cual no tiene ni idea, y que por supuesto, a él, le parecen de lo más cultas. A mí solo me parece cursi y que no tiene ni idea de lo que habla, pero él se ha aprendido cuatro leyes y cree que sabe de lo que habla. Me recuerda mucho al pez que tengo en casa, cuando me tumbo en el sofá a leer un libro de derecho, él, se acerca al cristal de su pecera y mira el libro con sus ojos saltones, yo creo que lo lee. Estos dos especímenes obviamente se parecen, los dos se interesan por el derecho y sin duda Dios no les dio la anatomía más bonita, aun así, mi pez estudia antes de hablar.En el tercero vive un hombre solo, es policía así que tiene enormes músculos y cuando camina parece que el edificio va a venirse abajo. Me recuerda mucho a un caballo, sin duda un animal vigoroso. Pero he notado una gran diferencia, mi caballo, cuando me ve desde lejos, galopa hacia mí y me saluda cariñoso. Sin embargo, no he conseguido aún que mi vecino me salude en el ascensor.Mi vecino del cuarto es un gallo, y aquí no hay metáfora, es que realmente es el maestro del gallinero. Las tiene a todas locas y por supuesto, no podía faltar la gallina del segundo. Pero al animal que realmente se parece es al Búho, se pasa toda el día durmiendo y cuando llega la noche enciende su música a todo volumen. Creo que no hace falta decir que prefiero al Búho por vecino, el verdadero por lo menos no mete ruido.La vecina del quinto es un jilguero, todas las mañana me despierta cantando, aunque ésta lo hace en la ducha antes de ir a trabajar, y os aseguro, que es de lo más desagradable. Pero no voy a culpar a la pobre mujer, no me despierta, ni siquiera he dormido con la música de el del cuarto y las escalofriantes historias de amor del hombre del segundo con la mujer del primero.Creo que la conclusión no hace falta explicarla, más vale un animal por vecino, que a los vecinos más animales. Y luego decimos que nosotros somos los animales racionales, civilizados...


Sobre esta noticia

Autor:
Martina De La Vega (21 noticias)
Fuente:
historiadeunapluma.blogspot.com
Visitas:
2892
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.