Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Agatha Miller escriba una noticia?

Lorca y dalí, la verdadera historia

08/05/2009 08:59 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Este viernes tendrá lugar el estreno de `Sin límites´, un filme que retrata los años de juventud de Lorca y Dalí así como la especial relación que los dos genios mantuvieron. La auténtica historia fue un verdadero amor de juventud con tintes muy amargos, un idilio que jamás se pudo consumar.

Cuando Lorca y Dalí se conocieron, ambos estaban ya en la Residencia de Estudiantes. El flechazo fue mágico. Hubiera sido muy raro que dos colosos con tanto potencial hubieran pasado desapercibidos el uno del otro. Y podría decirse que la admiración se convirtió en un intenso amor de verano.

 

 

Dalí era un genio. Pero lo peor es que se lo creía. Su infancia fue el origen del narcisismo, el egocentrismo y la tendencia exhibicionista que caracterizó al pintor durante toda su vida. Salvador fue un niño mimado y consentido. Y todo era debido a que el primer hijo del adinerado matrimonio Dalí había fallecido trágicamente antes de nacer él. Debido a la ligera educación recibida, Dalí siempre se consideró el centro del mundo; alguien intachable y casi divino, algo que influiría notablemente en sus posteriores relaciones así como en la naturaleza de su personalidad. En una ocasión, el mismo artista declararía que realmente se consideraba a sí mismo como “el Salvador”.

 

La homosexualidad de Lorca era algo bastante obvio entre la gente de su entorno, aunque se tratara de camuflarla o ignorarla, tal y como denuncia el hispanista Ian Gibson, el mayor experto de Lorca de nuestro tiempo. Según Gibson la tendencia sexual de Lorca se silenció de tal modo que hasta sus amigos y familiares han sido cómplices, algo que continúa ocurriendo también en la actualidad. Ediciones de sus obras mutiladas, interpretaciones erróneas de las mismas o incluso el conocimiento de que existen grabaciones de su voz recitando poemas, pero que por alguna razón nunca han salido nunca a la luz, confirman este hecho.

 

Pero volvamos a la Residencia. Al parecer, ni siquiera en aquel entorno progresista y abierto las tendencias sexuales de Lorca estaban bien vistas, y puede que el temor a las apariencias lastrara la relación de Dalí con el poeta.

Con una actitud claramente homófoba y con un enorme rechazo hacia el poeta, Buñuel trató de atraer a Dalí para sí, algo que no pasó desapercibido para Lorca.

 

Siguiendo a Gibson y su estudio “Lorca-Dalí. El amor que no pudo ser”, parece perfectamente claro que las reacciones de Salvador Dalí respecto al hecho sexual le calificarían con un perfil puramente gay. Otra cosa es que él negara la evidencia. De hecho su posterior relación con Gala era puramente contemplativa, e incluso el pintor disfrutaba más haciendo que su esposa mantuviera encuentros con otros hombres, los cuales él pudiera presenciar.

 

 

Lorca y Dalí tuvieron oportunidad de dar rienda suelta a su idilio, y parece ser que la visita que el poeta hace a la casa familiar de los Dalí en Cadaqués en 1927 tiene mucha influencia en ello. Pero según afirmó Dalí posteriormente, jamás hubo contacto carnal. En cambio, numerosos dibujos del artista nos sugieren el cariño que ambos se profesaban. Por otro lado, no debemos olvidar la influencia de otro gran coloso en la relación de los jóvenes artistas: Luis Buñuel. Con una actitud claramente homófoba y con un enorme rechazo hacia el poeta, Buñuel trató de atraer a Dalí para sí, algo que no pasó desapercibido para Lorca. Un claro ejemplo era la manera que el cineasta tenía de referirse a éste, llamándole “el asqueroso”, ya que Federico era originario de Fuentevaqueros (localidad que anteriormente se denominaba “Asquerosa”). También hay referencia al poeta en el título de una de las obras más famosas de Buñuel, “El perro andaluz”, realizada para más inri en colaboración con Dalí. Todo hace suponer que el título hacía alusión directa al poeta granadino y que pretendía ser un bofetón en las narices.

 

Durante los años posteriores, la relación entre los dos artistas continuaría, aunque de una manera fraternal y mucho menos intensa. A pesar de que Lorca estuvo enamorado perdidamente de Dalí durante el resto de su corta vida. Una existencia que se vería truncada por la brutalidad y la injusticia de la Guerra Civil, en Granada, el 18 de agosto de 1936.


Sobre esta noticia

Autor:
Agatha Miller (18 noticias)
Visitas:
27051
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.