Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Zeptem escriba una noticia?

Lo único cierto (Parte I)

20/08/2010 19:41 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

"Yo sé bien que estoy afuera, pero el día que yo me muera, sé que tendrás que llorar"

Cualquier coincidencia con la realidad es pura casualidad, o no. El tiempo lo dirá. Lo mismo soy un gran adivino.

Es la típica tarde primaveral inglesa. Además de los turistas que abarrotan Trafalgar Square, una nube de curiosos se agolpa contra la cercana iglesia de St. Martin in the Fields, intentando ver a algún famoso que acude al entierro. No sólo han acudido las autoridades deportivas, jefes de equipo o pilotos, sino también muchísimos empresarios, políticos, millonarios aburridos y aburridos que quieren hacerse millonarios saliendo en algún tabloide.St. Martin in the Fields, un día primaveral normal. Foto propia.

Todo empezó hace algo más de un año. Las presiones su nueva mujer, una modelo brasileña de 20 años a la que cuadruplicaba la edad, la federación y en especial, del Signore M. y Herr M., de la asociación de equipos, que serían los más beneficiados, le habían convencido. Éstos señores, junto con Monsieur T., que poco tiempo atrás había anunciado que se desligaba del mundillo al terminar su mandato como presidente de la federación, le habían terminado por convencer para que les vendiese la gallina de los huevos de oro a un precio irrisorio. Ya se había cansado de pasarse la vida entre maletas, de un lado para otro, generando polémicas ("Taking care of business" como diría él) y quería disfrutar de todo el esfuerzo de su vida con su nueva mujer.

Así, el Triunvirato se había hecho con el control y los aficionados estaban encantados con la decisión del viejo. Se suponía que iba a traer un soplo de aire fresco al circo, más adelantamientos, más circuitos, más equipos, más pilotos, más espectáculo en definitiva. Sin embargo, con la excusa de la proximidad de la nueva temporada, la única novedad fueron las retransmisiones en 3D, con una fría acogida por parte del público. Además, durante la temporada, los equipos del Signore M. y Herr M. siempre salían beneficiados de cualquier incidente, los comisarios no dudaban en darles la razón en cualquier queja que tuvieran y esto sacaba de quicio a los aficionados y a la mayoría de los medios. Aun así, los records de audiencia fueron históricos, ya que ambos equipos iban muy igualados todo el mundial. Quien ganó al final fue lo de menos. La lucha por el poder dentro del Triunvirato era feroz tanto dentro como fuera de la pista, y llenaba páginas de periódicos y horas de televisión semana tras semana. Prácticamente todas las semanas salía alguien opinando del tema, nadie quedaba indiferente. Las posiciones estaban claras. Por un lado estaban Monsieur T. y Signore M., eran viejos amigos que habían tenido sus diferencias, pero ahora se aliaban por su propio bien. Por otro, Herr M., en inferioridad dentro del Triunvirato, tenía de su lado al resto de equipos y amenazaba con crear un campeonato al margen.

Los medios pedían su opinión al viejo, pero una cláusula en el contrato de venta no le permitía hablar durante los 5 años siguientes de nada relacionado con el tema. Sin embargo, su propio cuerpo se consumía por el aburrimiento (aunque dicen las malas lenguas que por la gran actividad de su mujer) y necesitaba dar una de esas polémicas entrevistas que tanto le caracterizaban en sus buenos tiempos para sentirse bien consigo mismo.

image

image


Sobre esta noticia

Autor:
Zeptem (399 noticias)
Fuente:
zeptem.com
Visitas:
2538
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

    Comentarios

    Aún no hay comentarios en esta noticia.