Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bacano escriba una noticia?

Lo que se siente durante un terremoto

11/03/2011 22:55 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Vivir para contarlo, el momento y el lugar en el que sientes los efectos de un terremoto o seismo...como casi todo, una experiencia muy personal

Por desgracia, hoy 11 de marzo de 2011, nos ha golpeado la noticia de que se ha producido al noreste de Japón un terremoto de 8, 9 en la escala de Richter, el cual ha provocado un sunami de consecuencias todavía por evaluar. Hace algo más de un año, se produjeron sendos seísmos en Haití y Chile, de los cuales todavía quedan secuelas y no se sabe hasta cuando durarán. Todos recordamos el sunami que azotó las costas del Índico después del terremoto de Indonesia.

Lo que me ha empujado a escribir sobre este tema en concreto no tiene nada que ver con el "amarillismo" ni el oportunismo de la noticia, básicamente he comprendido que mucha gente en este planeta no sabe lo que se siente en un momento así. Creo que puede ser una manera de lograr mayor empatía por parte de los que estamos lejos de las zonas con más riesgo sísmico (ahora vivo en España).

Mi experiencia incluye cuatro temblores de intensidad media (entre 3, 5 y 5 en la escala) y uno de 6, 5 grados...Por cierto, ántes de seguir, dicha escala es una clasificación que va desde el grado -1, 5 hasta el grado 12, el cual no se ha dado todavía, gracias a Dios, ya que correspondería a la destrucción total de la Tierra. Los grados se refieren a los daños causados en edificios y demás infraestructuras en escala logarítmica.

Todas mis experiencias las he sufrido en Colombia, concretamente en la zona sur oeste. Dicha zona esta incluida en el tristemente famoso "cinturón de fuego" o lo que es lo mismo, una franja de especial incidencia en estos fenómenos que recorre el planeta desde Grecia, pasando por Oriente Medio, India, Indonesia, China, Australia, Nueva Zelanda, Japón, atravesando el Pacífico hasta la costa oeste de Norteamérica y desciende bordeando el resto de la costa del continente americano hasta tierra de fuego.

Concretamente el de mayor escala que he sufrido, ocurrió el 31 de marzo de 1983. La cifra de muertos se calculó en trescientos y más de diez mil personas quedaron sin techo. Mi familia y yo (en ese momento 12 integrantes) no sufrimos daños personales, pero quedamos marcados para toda la vida. El total de construcciones derruidas fue de 2.470 viviendas mientras que otras 6.680 sufrieron daños considerables.

"el llamamiento a la solidaridad debe extenderse y hacerse efectivo lo ántes posible"

Adjunto fotografías:

Supongo que la manera de percibir, sentir e interiorizar estos eventos naturales puede llegar a ser muy subjetivo, pero al menos en algunos puntos puede generalizarse. En todos los que he sufrido, la principal sensación es la de pequeñez...uno se siente tan insignificante cuando se mueve la tierra que pierde la noción del tiempo y el espacio. Independientemente de su duración (normalmente no superan los 2 minutos), parece que nunca se acaban, e independientemente de su fuerza, parece que van a más. La impotencia y la desorientación te invaden, provocando que te quedes paralizado. Por eso es tan importante tener claras algunas nociones que te permitan reaccionar de manera intuitiva, tales como buscar zonas de especial resistencia estructural (marcos de puertas, huecos de escaleras...), buscar espacios abiertos, tener claras las rutas de evacuación (lo primero que suele pasar es que se va la luz) y evitar los ascensores y zonas acristaladas.

Lo que es peor es que cuando ya ha pasado y crees que te puedes "relajar" entonces vienen las réplicas, que son de menor intensidad pero que te vuelven a tensionar cada pocas horas. Sin embargo, lo que más impresiona es ver los daños personales y materiales...ver a una pareja deambular por una calle con la cabeza rudimentariamente vendada y manchada de sangre, ver la planta baja de un edificio totalmente aplastada por las superiores, la cúpula de una catedral hundida sobre el altar...Hace que les des más importancia a los pequeños detalles de la vida.

Si a todo esto le añadimos los efectos de una gran y violenta inundación (de lo que no tengo experiencia personal...ni quiero), podemos al menos imaginarnos la dimensión del drama humano. Si el resultado en países tan desarrollados como Japón o los EEUU es grave al destruirse las infraestructuras, telecomunicaciones y suministros, el efecto en países tan pobres como Haití, India, El Salvador o algunas zonas de China es devastador.

Por esto es que el llamamiento a la solidaridad debe extenderse y hacerse efectivo lo ántes posible para rescatar a los atrapados y lograr que los heridos sean debidamente atendidos en las necesidades básicas, sanitaria y afectivamente.

Saludos y ánimo a los afectados.


Sobre esta noticia

Autor:
Bacano (71 noticias)
Visitas:
8886
Tipo:
Suceso
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Usuario anónimo (15/11/2011)

UFFF...es casi indescriptible, una sensación de muerte inminente te sientes abrumado y un pánico que es casi incontrolable...nunca había experimentado uno hasta que le toco a Honduras uno de 7.2...Pero recordé en mi mente el salmo 91 justo en ese momento y pude calmar mi ansiedad...me funciono y estoy sorprendido de eso porque mi mama aterrada me dijo "que eres de hierro o que..no sientes nada?