Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Riqui Romero escriba una noticia?

Llegaron los mangos…

21/02/2011 21:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los primeros meses del año son puro mango. Se asombra el extranjero cómo en nuestro trópico se producen tantos y de tan variadas especies

<a href=

Imagen: Jack Rydquist

Por Riquilda Romero.

Los primeros meses del año son puro mango. Se asombra el extranjero cómo en nuestro trópico se producen tantos y de tan variadas especies. Son toneles desechados anualmente, no porque no se los coman sino porque el tiempo y los estómagos no dan abasto. La manguífera índica – nombre científico-, es una planta originaria de la India, cuya fruta tiene un alto contenido en betacaroteno, vitamina C, fibras, potasio, azúcares y otros elementos.

Verde es una delicia, le quitan la concha, se filetea y sazona con vinagre, sal, adobo y pimienta; cada quien a su gusto; receta contraindicada en hipertensos, quienes lo pueden comer de esta forma sólo si prescinden de la sal. En algunos países le denominan al entremés “viagra criollo”, dicen que su consumo aumenta la cantidad de espermatozoides y se cotiza muy bien en la playa, sobre todo en temporada de Semana Santa, porque es en esa época cuando está en su primera fase de cosecha.

El mango verde, amarillo y maduro es utilizado en la cocina internacional. También se cocina en forma de jalea, con todo y “pepa” o semilla, resultando un extraordinario manjar.

Cuando iniciamos mayo, el mes de las madres, de las flores y de las moscas también, ya muchos árboles exhiben el fruto maduro, inclusive cuando se pasa debajo de un árbol de mangos hay que tener cuidado pues llueven y son lanzados en la cabeza del transeúnte. En el Caribe, casi todas las casas exhiben en su entorno una mata de mango, da mucha sombra y frescor.

El sabor de su jugo es incomparable, de allí el éxito obtenido comercialmente. El jugo natural es una exquisitez, muy refrescante, nutritivo, económico y sabroso; la mayoría prefiere comerlo directamente, algunos los laminan con cuchillo sobre todo cuando están entre amarillos o, como le dicen los venezolanos “jechos”, y más aún cuando son los llamados “mangos piedra”, trementinos o mangas (mangos grandes).

El “mango de hilacha” es el más común, no existe algo más divino que pegarle un mordisco a uno que esté durito, no excesivamente maduro y luego, no importa, llenarse las manos y la cara, es tremendo nutriente para la piel.

Esta fruta llegó al continente americano de la India durante la segunda mitad del siglo XIX,

Primero por lo más dulce: la puntica y devorarlo progresivamente con concha o sin concha; luego uno tras otro sin temor alguno…comerlo en exceso puede resultar un laxante. Las hilachas de entre los dientes se sacan fácilmente con hilo dental y entonces dar gracias a Dios por proveernos de tan divino alimento.

La vida nuestra gira alrededor del mango, tenemos muchas canciones y frases que lo comparan con lo hermoso y raro de la vida. Alí Primera decía “…y te darán su dulzura todos los mangos de mayo”, si andabas lejos de la envidia, “…amarillo de su mango, azul de su litoral…”, al referirse a los cuadros del famoso pintor venezolano Armando Reverón que los pintaba también con mango por ser un amarillo único. La canción de Simón Díaz dedicada a la reina de belleza Cristal Montañez: “…Mango de hilacha, caracha, es mi muchacha, con esos ojos tan lindo de tamarindo:”. En la canción Los gustos de Víctor Pérez dice: “…pero lo que más me gusta es comerme un mango entero, pa´chupalo, pa´ morderlo y dejar luego el reguero”, sin mencionar que Oscar D´León habla del mango “de mamey y biscochuelo” en la canción Frutero. ¿Recuerdan la famosa abuela que decía “no son los mangos sino la m… cerca”. Pero la mejor frase es expresada por Andrés Eloy Blanco en el poema “Angelitos Negros”: “…que vayan comiendo mango por las barriadas del cielo”

En Venezuela se le dice mango o mangazo al hombre bien parecido o buen mozo, que está “bueno”; también se habla del “arroz con mango” cuando se hace una mal combinación de algo, es decir, que no “pega”. El “mango bajito” se refiere a obtener las cosas sin esfuerzo, inclusive cuando hay muchachas fáciles de conquistar.

Una reflexión: ¿a nadie se le ha ocurrido producir etanol a través del mango?.

Cuenta el escritor colombiano Gabriel García Márquez que antes de ser publicado El General en su laberinto, sugirió revisar la obra al historiador venezaolano Vinicio Romero, el máximo conocedor de la vida de Simón Bolívar. Dentro de sus críticas sugirió cambiar “mangos por guayabas”, porque se describía una escena donde El Libertador comía mucho mango y según investigaciones, esta fruta llegó al continente americano de la India durante la segunda mitad del siglo XIX, muchos años después que Bolívar murió físicamente en Santa Marta.


Sobre esta noticia

Autor:
Riqui Romero (42 noticias)
Visitas:
9380
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.