Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ralopib escriba una noticia?

Litio como medicamento para el trastorno bipolar y depresión

02/01/2013 18:30
1

image

El litio, como medicamento, se usa para tratar la manía y la depresión en el trastorno bipolar. Inicialmente, el litio se utiliza a menudo en conjunción con fármacos antipsicóticos, ya que puede tardar hasta un mes para que tenga efecto. El litio se utiliza también como profilaxis de la depresión y la manía en trastorno bipolar. A veces se usa para otros trastornos psiquiátricos como la psicosis cicloide y el trastorno depresivo mayor. El litio tiene un efecto muy importante antisuicida que no se da en otros medicamentos estabilizadores tales como los anticonvulsivos.

El litio es un medicamento muy usado para el tratamiento del trastorno bipolar

Los que toman litio deberán someterse con regularidad a análisis de concentración en sangre (litemias) y deben controlar la tiroides y la función renal para detectar anomalías, ya que interfiere con la regulación de los niveles de sodio y agua en el cuerpo y puede causar deshidratación. La deshidratación, que se agrava por el calor, puede resultar en un aumento de los niveles de litio. La deshidratación se debe a la inhibición por parte del litio de la acción de la hormona antidiurética, la cual normalmente permite que el riñón reabsorba agua de la orina. Esto provoca una incapacidad para concentrar la orina, dando lugar a la consiguiente pérdida de agua corporal y la aparición de sed.

Las sales de litio tienen un estrecho margen entre la dosis terapéutica y la tóxica, por lo que no se debe prescribir a menos que se garantice el seguimiento de las concentraciones en sangre.. Las dosis se ajustan para alcanzar concentraciones en sangre de 0, 4 a 1, 2 mmol Li + / l (límite inferior del intervalo para la terapia de mantenimiento y en pacientes de edad avanzada, y límite superior para pacientes pediátricos) en muestras tomadas 12 horas después de la dosis anterior. Se considera sobredosis, generalmente, con concentraciones de más de 1, 5 mmol Li + / l. Estos niveles pueden ser fatales, y los efectos tóxicos incluyen temblor, ataxia, disartria, nistagmo, deterioro renal, confusión y convulsiones. Si estos signos potencialmente peligrosos ocurren, debe interrumpirse el tratamiento, medirse de nuevo las concentraciones plasmáticas de litio y tomar medidas para revertir la toxicidad del litio.

En el uso prolongado, las concentraciones terapéuticas de litio se cree que pueden causar cambios histológicos y funcionales en el riñón. La importancia de estos cambios no está clara, pero es motivo suficiente de preocupación para desalentar el uso prolongado de litio a menos que se indique claramente. Si se presentan problemas con los riñones, los médicos pueden cambiar la medicación de un paciente bipolar de litio a otro medicamento estabilizador del estado de ánimo, tal como ácido valproico, (también conocido como valproato o valproato sódico; o con su nombre comercial, Depakine). Una potencial consecuencia importante del uso de litio a largo plazo es el desarrollo de la diabetes insípida renal (incapacidad de concentrar la orina). Los pacientes, por lo tanto, deben mantenerse en tratamiento con litio por periodos superiores a de tres a cinco años sólo si, tras la evaluación, el beneficio persiste.

Los efectos secundarios

Los efectos secundarios más comunes son una sensación general aturdimiento y un ligero temblor de manos. Estos efectos secundarios son generalmente presente durante toda la duración del tratamiento, aunque a veces pueden desaparecer en ciertos pacientes. Otros efectos secundarios comunes, tales como náuseas y dolor de cabeza, en general se pueden remediar mediante una mayor ingesta de agua. El litio desequilibra los electrolitos, para contrarrestar ésto, una mayor ingesta de agua ayuda a paliar este efecto. Como consecuencia directa de ésto, la deshidratación en los pacientes tratados con sales de litio puede ser muy peligrosa.

El litio se sabe que es responsable de provocar aumento de peso. También es una causa bien conocida de nistagmo, que puede ser permanente o requerir varios meses de abstinencia para una mejora.

La mayoría de los efectos secundarios del litio son dosis-dependientes. La dosis eficaz más baja se utiliza para limitar el riesgo de efectos secundarios.

Sobredosis

La intoxicación por litio puede ocurrir en personas que toman cantidades excesivas ya sea accidental o intencionalmente de forma aguda o en pacientes que acumulan altos niveles durante el tratamiento crónico en curso. Las manifestaciones incluyen náuseas, vómitos, diarrea, astenia, ataxia, confusión, letargia, poliuria, convulsiones y coma. Otros efectos tóxicos de litio incluyen temblores, espasmos musculares, convulsiones e insuficiencia renal. Las personas que sobreviven a un episodio de intoxicación pueden desarrollar neurotoxicidad persistente.

Historia

Carl Lange en Dinamarca y William Alexander Hammond en Nueva York utilizaron litio para tratar la manía a partir de la década de 1870, aunque sus usos en forma de aguas de manantial para tratar la manía se registraron en la antigua época romana y griega. Por la vuelta del siglo 20, esta aplicación del litio fue abandonado, en parte se cree que fue debido a la reticencia de la industria farmacéutica para invertir en un medicamento que no se podía patentar (según Susan Greenfield).

El uso de sales de litio para tratar la manía fue redescubierto por el psiquiatra australiano John Cade en 1949. Cade propuso sales de litio como tranquilizantes, y pronto tuvo éxito en el control de la manía en pacientes crónicos hospitalizados tratados con él. Esta fue una de las primeras aplicaciones con éxito de un medicamento para el tratamiento de las enfermedades mentales, y abrió la puerta para el desarrollo de medicamentos para otros problemas mentales en los próximos decenios.

El resto del mundo tardó en adoptar este tratamiento, principalmente debido a las muertes que resultaban de las sobredosis. En gran parte gracias a los esfuerzos de investigación de Mogens Schou y Paul Baastrup en Europa, y Samuel Gershon y Baron Shopsin en los Estados Unidos, esta resistencia fue superada paulatinamente. La aplicación de litio en el trastorno bipolar fue aprobado por la "Food and Drug Administration" en 1970 en USA. En 1974, esta aplicación se extendió a su uso como un agente preventivo para la enfermedad maníaco-depresiva.

Uso en 7 Up

Al igual que con la cocaína en la Coca-Cola, el litio se comercializa como uno de una serie de productos de medicina de patentes populares de finales del siglo 19 y principios del 20, y fue el ingrediente medicinal de una bebida de refresco. Charles Leiper Grigg, lanzó su compañía sede en St. Louis, la Corporación Howdy inventando una fórmula para un refresco de lima-limón en 1920. El producto, llamado originalmente ‘Bib-Label litiado Lemon-Lime Soda’, fue lanzado dos semanas antes del crack de Wall Street de 1929. Contenía el estabilizador del estado de ánimo citrato de litio, y fue uno más de una serie de productos de medicina de patentes populares de finales del siglo 19 y principios del 20. Su nombre cambió luego a 7 Up. Todos los fabricantes de bebidas estadounidenses se vieron obligados a retirar el litio de sus productos en 1948.

Nombres comerciales: Plenur, Eskalith, Lithobid, Carbolith, Cibalith, Duralith, Lithane, Lithonate

Bibliografía:

http://en.wikipedia.org/wiki/Lithium_pharmacology

"Loving someone with bipolar disorder." Julie A. Fast & John D. Preston. New Harbinger Publications, Inc.

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Usuario anónimo (09/01/2013)

En la red social puedoser.es podéis exponer en el foro vuestras dudas sobre el trastorno bipolar. Dispone también de información sobre el diagnóstico y tratamiento, así como vídeos que explican cómo abordar la enfermedad.
Un saludo.