Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Galdo Fonte escriba una noticia?

Las líneas rojas del patriotismo

16/04/2016 00:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las "líneas rojas" que sus artífices prohíben traspasar, son la argucia coercitiva que al margen de la voluntad popular utilizan los falsos patriotas y redomados constitucionalistas como tapadera, con la finalidad de garantizar que todo siga igual

Aunque lo bolchevique les resulta urticante, paradójicamente su propensión por lo rojo llega hasta el desenfreno, eso si,  solo  cuando el guión de sus intereses así lo exige que es justo  el momento en que tirando de   brocha gorda  establecen  línea  rojas por doquier al solo objeto de obstaculizar  todo aquello  que juegue en contra  de su propio status. Extraña forma de entender la política   revistiendo  de tabú lo que  en  sano ejercicio democrático  debiera resolverse  a través de las urnas.

Esa obstinación por  ampliar el marco de lo prohibido llega a extremos de rozar el   surrealismo, como ocurre,  cuando  desde la  política se utiliza de forma recurrente el constitucionalismo  y el patriotismo al solo  efecto de rebajar   a mínimos  derechos y libertades.

Toda una ironía, al ver  como los paladines  de tan teóricos valores, condescienden,  cuando es la economía  quien  determina en última instancia, pues cuando esto ocurre  y son los mercados quienes toman el mando, ese marco de exigencia  queda relegada  al ostracismo, y se sobrepasa todo límite  como ponen de relieve  las medidas llevadas a término  desde ese  mando real que además de detraer derechos fundamentales, se conduce como  referente  de la degradación  social y moral  que  vive la Unión Europea con aquiescencia generalizada de una clase  política abominada .

Siendo por eso  que mientras  el objetivo  de los   partidos políticos de siempre no mude de finalidad y se pongan  al servicio de la ciudadanía,   nula justificación  tendrá su existencia,   y ningún soporte   la continuidad de  unos adversos políticos, que en funciones  de liderazgo, en 30 años, no fueron quien  de hacer nada positivo por el país y sus gentes,   mas allá de reducir a mínimos su calidad democrática  con  alardes de  patriotismo verbalistas y  entonación de  himnos de vanagloria ensalzando a los que  a diario atentan contra nuestra soberanía y nos sumen en el “austericidio”. 

Una muestra mas  de degradación política, usando  la    estructura institucional en detrimento del bienestar colectivo, y así,  con el fariseísmo del  amor a la patria   defender  solapadamente  el poder de los grupos dominantes en la esfera financiera y económica.

Cuando el bienestar de la mayoría de la población no cuenta a la hora de definir   el  patriotismo como concepto,    entonces, se ha de sospechar que está siendo  utilizado  a propio intento para confundir los intereses generales  en beneficio  de  un sector minoritario de la población,  y tal circunstancia viene a indicar que   la clase política de siempre, lejos de defender una comunidad justa donde impere la igualdad de oportunidades, ha renunciando a todo código ético  apostando por la continuidad  de mantenerse  indiferente ante el creciente deterioro  social.

En la función política el grado de credibilidad guarda relación directa con el resultado de nuestros propios actos, que deben sustentar coherencia entre lo que decimos y lo que hacemos,

Para así mudar  el fundamento constitucional de referencia,   al solo objeto  de que la soberanía nacional  deje de residir en  el pueblo y que en sustitución  sean los grupos de presión  quienes tomen el mando efectivo  y las directrices de gobierno como verdadero poder; actitud que por sus connotaciones   evidencia  que salvo concretas excepciones nuestros políticos por mas predicamento que proclamen. distan mucho de ser patriotas, y eso es así porque lo delata su conducta.

Mas que en otra actividad, en la función política  el grado de credibilidad guarda   relación directa con el resultado  de   nuestros propios actos,   que por aquello de la consecuencia, deben sustentar  coherencia entre lo que decimos y lo  que hacemos, para  así, no incurrir en el antagonismo    de   pasar a defender lo que antes denunciábamos.

Si así se procediese, esas   "líneas rojas" de impedimento y prurito partidista, mas allá de  poner su énfasis  como pedigrí  de un mal entendido constitucionalismo y  bandera de una ficticia   unidad de estado,   mas allá de tales citas, la dimensión de su  alcance  debiera prohibir la insolente intromisión  de los mercados financieros en cuestiones soberanas de España,  e impedir las graves maniobras conspirativas  contra la   coalición PSOE-PODEMOS-IU. por la condición de atentado directo a la propia democracia.

Pero a juzgar por los hechos,   la verdadera  finalidad  de esas "líneas rojas", poco o nada tienen  que ver  con los fundamentos que sustentan el  Estado de Derecho,   pues su fijación  es un mero distintivo de contraste  e identificación  política  y hechas por tanto para ser transgredidas en  función a la exigencia y coyuntura de cada momento..

Si la estabilidad fuera otra,   no estaríamos en riesgo  de ser victima de una subversión de valores, y el marco constitucional  de referencia se comportaría  realmente como un referente de garantías, sin posibilitar como es el caso su conversión en papel mojado. 

Ni  daría pie a  traer  a colación a Oscar Wilde para confirmar  que en este caso, el  patriotismo es la virtud de los depravados.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

 


Sobre esta noticia

Autor:
Galdo Fonte (465 noticias)
Visitas:
7409
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.