Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

El líder izquierdista de México está resultando ser un desastre

13/03/2020 07:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

image«El gobierno es corrupto, porque la gente equivocada está a cargo. Una vez que López Obrador gane la presidencia, todo será diferente. El Estado nos dará una gran educación y servicios de salud, ¡gratis! Los ricos pagarán sus impuestos y los pobres recibirán los programas de bienestar que necesitan para salir de la pobreza».

Eso es lo que me dijo una de mis amigas, con un nivel de devoción casi religioso, y no fue la única. Hace un par de años el izquierdista Andrés Manuel López Obrador logró imprimir esta utopía en la mente de sus seguidores. Tuvo tanto éxito que ganó las elecciones presidenciales de 2018 por abrumadora mayoría, obteniendo el 53 por ciento de los votos (el mayor margen desde 1982), e impulsó su alianza política a una cómoda mayoría en ambas cámaras del Congreso de la Unión y en la mayoría de las legislaturas estatales. Esto fue notable teniendo en cuenta que la mayoría de los candidatos de su partido eran perfectos don nadie que ganaron específicamente gracias al respaldo de Obrador.

En el centro de su movimiento, estaba la fantasía de un gobierno perfecto, uno dirigido por gente honesta y «patriótica», que acabaría con la corrupción, multiplicaría los programas de bienestar social y corregiría las injusticias del «neoliberalismo». Durante su campaña, Obrador salía en programas de televisión y prometía que desde el primer día de su gobierno los delincuentes cambiarían sus costumbres y se convertirían en personas honestas. Respondería a todas las preguntas sobre los problemas del país con una solución única: combatir la corrupción del gobierno y dar más bienestar.

Y la gente se lo comió. Más de 30 millones de ciudadanos votaron por López Obrador en 2018, y sorprendentemente tuvo un apoyo por encima de la media de los ricos y de los universitarios. ¿Por qué?

La razón es mucho más preocupante de lo que parece. En México, la fantasía de un gobierno perfecto está profundamente arraigada en la mente de la mayoría de la gente: ya sean conservadores o liberales, anhelan un líder todopoderoso que borre los problemas y traiga justicia a la tierra. Así, cada vez que la intervención del Estado resulta ser un desastre, la gente se refugia en la idea de que el problema es que la «gente equivocada» tiene el poder. «Pero una vez que NUESTRO hombre esté a cargo», dicen, «todo será diferente».

Lo único que hizo López Obrador fue tomar esta fantasía, perfeccionarla y convertirla en el lenguaje de una máquina electoral bien engrasada: construyó una alianza con viejos políticos del PRI (Partido Revolucionario Institucional), líderes evangélicos, sindicatos, cantantes e intelectuales. Luego cabalgó hacia una rotunda victoria. Entonces, la siguiente salida: la utopía, ¿no?

Hay un pequeño detalle, diminuto, pero siempre crucial: las fantasías, como esos crueles espejismos que persiguen a los viajeros perdidos en medio del desierto, se evaporan tan pronto como se extiende la mano y se intenta tocarlos. Y se convierten en polvo.

Hasta ahora, la administración de López Obrador ha sido dieciséis meses de la desaparición a cámara lenta de esa fantasía. Prometió que la economía de México crecería un 4 por ciento en 2019. En cambio, cayó un 0, 1 por ciento a pesar de convertirse en el mayor socio comercial de los Estados Unidos. Prometió combatir el crimen «con abrazos, no con balas», pero 2019 fue el año más violento de la historia moderna de México, con 34.582 asesinatos. Prometió rescatar a Pemex (Petróleos Mexicanos), pero la empresa petrolera estatal duplicó sus pérdidas en 2019 y está más cerca que nunca de la quiebra. Prometió atención médica gratuita, pero los hospitales públicos han experimentado una escasez crónica de medicamentos para enfermedades como el cáncer y el VIH. Prometió vender el avión presidencial, pero ahora lo sorteará en una lotería con premios en dinero, tras haber descubierto que no puede regalarlo porque el gobierno mexicano lo adquirió en un contrato de arrendamiento con Banobras (Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos).

Con el paso de las semanas, la incompetencia se hace cada vez más evidente, y la esperanza se convierte en decepción. Un gran número de encuestas publicadas en los primeros días de marzo muestran la misma imagen: La popularidad de Obrador está sangrando. Ha perdido alrededor de 20 puntos porcentuales y todos, excepto sus más ardientes partidarios, comienzan a cuestionar sus acciones en la presidencia. Mientras tanto, está impulsando a toda velocidad una agenda política diseñada para dar más poder a la oficina del presidente y construir redes de bienestar para movilizar a sus votantes y mantener la mayoría legislativa en las próximas elecciones intermedias de 2021. Estas son las malas noticias.

La peor noticia es que incluso la mayoría de los que se han vuelto contra Obrador siguen aferrándose a la fantasía del gobierno perfecto. Se escucha una y otra vez en las reuniones de la oposición: «Espera a que nuestro hombre esté a cargo, él cambiará las cosas para siempre». Así que hay un riesgo real de que si el partido de Obrador se derrumba un líder más intervencionista recogerá los pedazos y comenzará el ciclo de nuevo, como ha estado sucediendo desde los días coloniales.

Entonces, ¿por qué, incluso con la prueba de su fracaso ante sus ojos, la gente se niega a dejar ir esa fantasía?

Tal vez sea porque temen el dolor. Es doloroso renunciar a la ilusión de un tirano benigno que nos salvará de nosotros mismos y transformará la tierra en verde y dorada. Hacerlo significa reconocer que ningún mago puede resolver nuestros problemas con una ola de la varita legislativa. Significa que debemos resolverlos a través de la cooperación voluntaria y enfrentar la incertidumbre del futuro para encontrar las oportunidades que nos lleven a una vida mejor. Significa convertirnos en adultos, y mucha gente simplemente no quiere.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (2069 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
3921
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.