Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Editorial Voces De Hoy escriba una noticia?

Un nuevo libro, un nuevo autor, se suma al catálogo de cuentos de nuestra casa editorial

29/04/2011 19:41 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Mauro Gómez y su libro: De los padres… y de los hijos… A Dios gracias por tenernos

Por Pedro Pablo Pérez Santiesteban.

Con un sugerente título llega a nuestra Editorial Voces de Hoy, el libro De los padres… y de los hijos… A Dios gracias por tenernos, de la autoría del profesor Mauro Gómez, quien ha dedicado la mayor parte de su vida a educar y formar nuevas generaciones. Hoy, tendremos la oportunidad de conversar con este educador cubano, oriundo de la ciudad de Holguín, profesor universitario, Doctor en Ciencias Pedagógicas e investigador en Ciencias de la Educación, que actualmente radica en Miami, y nos presenta su primera creación de ficción a través del referido libro, en el género de cuento.

Háblame un poco sobre este libro de cuentos.

Pedro Pablo, como buen escritor que eres, al permitirme hablar de mi libro me ofreces una oportunidad sin fronteras. Platicar sobre lo que uno escribe no resulta cómodo, aunque sea estimulante. Este libro ha requerido muchos años de dedicación. Es toda una historia. En esta ocasión solo quiero referirme a cómo surge la idea del libro y la esencia de su contenido.

Siempre sostuve la idea de escribir sobre las relaciones padre-hijo e hijo-padre en su doble direccionalidad. Como maestro y Doctor en Ciencias de la Educación reconozco la significación de estas relaciones en su más amplia concepción. Al extremo de estar persuadido que las formas de pensar y actuar, en gran parte, se lo debemos a ellas. Por eso, mi primera idea fue inclinarme por escribir sobre el tema en el campo de la pedagogía. Espacios posteriores de meditación me proporcionaron otra: escribir cuentos educativos.

De esta forma comienzo a narrar situaciones especificas de la cotidianidad, resignificando hechos supuestamente sucedidos, que están sucediendo o que pueden suceder a niños, adolescentes, jóvenes y padres, que son los verdaderos agentes interactivos en estas relaciones. La mayoría de los cuentos fueron escritos y guardados para la ocasión, la cual apareció con mi llegada a los Estados Unidos. Aquí me dediqué a perfeccionar los originales y a contextualizarlos.

El contenido de los cuentos da origen y califica el título del libro. Cada narración centra su atención, indistintamente, en situaciones donde los padres y los hijos son los personajes protagónicos que promueven relaciones educativas mutuas para vencer peligros, erradicar errores, ocuparse de verdades, alejar mentiras, reconciliar olvidos, minimizar carencias, satisfacer necesidades, realizar presentimientos, asimilar consejos, compartir bondades, ofrecer ayudas…

Mauro Gómez Betancout

Consideras entonces que tu libro aborda algo de enseñanza en el mensaje de estas historias.

Cada cuento por su contenido es diferente a los demás. Pero están unidos por un eje conductor que los identifica: una marcada intencionalidad educativa. Cada uno encuentra su final en un desenlace feliz propiciado por las enseñanzas que describen las historias narradas. Ya sean enseñanzas de los padres hacia los hijos o de los hijos para con los padres. De ahí emana el sentimiento de mutua gratitud entre ellos: «A Dios gracias por tenernos», que es mi slogan a la memoria de un gran padre, el mío.

Cada cuento por su contenido es diferente a los demás

Al conversar con Mauro, me percato de inmediato cuán enraizada está su vocación por enseñar, su unión indisoluble a las aulas, por eso le pregunto: ¿Volverías de nuevo a estar frente a nuevos alumnos en un aula?

Te voy a responder con absoluta responsabilidad: No lo pensaría dos veces.

¿Cuál, o cuáles son tus escritores favoritos?

Desde muy joven me pusieron en contacto con los clásicos. Con los años aprendí a leer todo y de todos los autores posibles. Aunque me gusta la diversidad. Tengo mis favoritos: José Martí, Hemingway, García Márquez.

Qué esperas que el lector encuentre en tu libro.

Espero que el lector encuentre en este libro: la significación educativa de las relaciones entre padres e hijos y entre hijos y padres; cuentos con hechos y sucesos que se aproximan cada día más a las realidades que vivimos cotidianamente; el valor implícito en los mensajes, que como los siguientes, aparecen presentando cada cuento: la maldad se anida más fácil en la juventud que el águila en la cúspide de una montaña. Las verdades dichas por los hijos son más importantes para los padres que para ellos mismos. El que actúa con el ejemplo heredado nunca es huérfano. El que agradece a los que le dieron la vida y a los que en la vida hicieron lo suficiente para hacerlo hombre; ese es un buen hijo. Los hijos nunca se olvidan. Solo a Dios se le debe tanta obediencia como a los padres. De los hijos siempre se aprende. En los consejos de los hijos hay más lógicas que ingenuidades. Ayudar a la madre engrandece, defenderla honra.

¿Te gustaría incursionar en otros géneros de la literatura?

Pedro Pablo, escribir cuentos no limita mis aspiraciones. Por el contrario. Varios de los cuentos de este libro están escritos con la expresa intención de crecer en otros géneros. De hecho, tengo una novela en fase de revisión. Pienso entregarla próximamente a la casa editora que diriges. Te adelanto la primicia.

La novela tiene su génesis en este libro. Específicamente en el cuento «A Dios gracias por tenernos». Recordarás que ese cuento trata de una carta que un hijo manda a su padre que es presidente de un país. Él no conoce al padre ni este conoce al hijo. Se supone que la carta cause alegría y un esfuerzo de ambos por un encuentro inmediato. Nada de eso. Los efectos de la carta son desastrosos… Hasta aquí la primicia.

Y nosotros con gusto, esperaremos por esa novela que ya está tomando forma y aura, en la creación de este autor que confiesa que además de gustarle enseñar y escribir, también le gusta «la buena música, condicionada al momento y al lugar».

De los hijos siempre se aprende


Sobre esta noticia

Autor:
Editorial Voces De Hoy (223 noticias)
Visitas:
6337
Tipo:
Entrevista
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.