Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

El libre comercio frente a los mandatos del Estado

5
- +
12/08/2019 08:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Dada la continua destrucción de la libertad y la prosperidad de las guerras comerciales, aranceles, sanciones y embargos del presidente Trump, es hora de pensar a un nivel más alto, uno que vaya más allá de la mera crítica de las payasadas comerciales de Trump. Es hora de pensar en términos de libertad individual, libres mercados y gobierno limitado, todo lo cual se traduce en la idea del libre comercio unilateral.

¿Qué significa el libre comercio unilateral? Significa que el gobierno de Estados Unidos simplemente debe levantar, desmantelar, abolir, revocar y poner fin a todos sus aranceles, restricciones comerciales, sanciones, embargos, cuotas de importación y guerras económicas. Nada de reuniones. Nada de negociaciones. Nada de demandas. Nada de acuerdos de «libre comercio». Liberar al pueblo estadounidense para que viaje a donde quiera y comercie con quien quiera.

¿Significa esto que otras naciones harán lo mismo? No. Otras naciones podrían seguir el ejemplo, pero no necesariamente. ¿Debería eso afectar la decisión de Estados Unidos de adoptar una política de libre comercio unilateral? Absolutamente no! Los estadounidenses deben ser liberados para viajar y comerciar con otros, independientemente de lo que los regímenes extranjeros están haciendo en sus naciones particulares.

En primer lugar, el principio de libertad. Cuando las personas viven bajo un régimen que ejerce el poder de controlar los intercambios económicos en los que entran con otros, no hay forma de que esas personas sean consideradas genuinamente libres. La libertad implica necesariamente el derecho a viajar a donde uno quiera viajar y comerciar con quien quiera comerciar. Toda violación de la libertad de circulación y de comercio, ya sea a través de aranceles, cuotas de importación, restricciones comerciales, sanciones, embargos y guerras comerciales, constituye una grave violación de los principios de libertad.

En segundo lugar está el concepto de prosperidad y el aumento del nivel de vida. Es un axioma que en cada comercio, ambas partes se benefician, desde su propia perspectiva individual. Eso es porque en cada oficio, una persona está renunciando a algo que valora menos por algo que valora más. Cada vez que un comprador compra un artículo a otra persona, ha mejorado su nivel de vida, al igual que el vendedor. En el momento del comercio, ambos han renunciado a algo que valoran menos por algo que valoran más.

Más sobre

Por lo tanto, siempre que el gobierno adopta reglas, regulaciones, políticas o leyes que interfieren con la libertad de las personas para comerciar con otros, el Estado está dañando el bienestar económico de las personas y reduciendo su nivel de vida.

A lo largo de la historia, las personas se han visto obligadas a vivir bajo regímenes que ejercen el poder de controlar el comercio. Es hora de que una nación lidere al resto del mundo fuera de este pantano estatista. Yo digo que esa nación debería ser Estados Unidos. Esto es lo que propongo: Una enmienda constitucional que dice lo siguiente: «No se promulgará ninguna ley, ni por el gobierno federal ni por los gobiernos estatales, que respete la regulación del comercio, o que coarte su libre ejercicio».

La ventaja de una enmienda constitucional, en comparación con simplemente derogar, terminar, abolir y desmantelar las sanciones, los embargos, las restricciones comerciales, los aranceles y las guerras comerciales de Trump es que el pueblo estadounidense ya no tendría que preocuparse de que algún presidente o Congreso impusiera, voluntariamente o no, alguna nueva restricción a su libertad de viajar y a su libertad de comercio. Si Trump, por ejemplo, se despierta alguna mañana y de repente e impulsivamente decide iniciar una guerra salarial contra China, alguien puede presentar rápidamente una demanda ante un tribunal federal para que se prohíba su guerra comercial como una violación de la cláusula de libre comercio de la Constitución.

El 4 de julio, los estadounidenses celebraron la Declaración de Independencia, un documento que señala que todos, incluidos los estadounidenses, poseen los derechos naturales que Dios les ha dado a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. ¿No es hora de que los estadounidenses recuperen esos derechos prohibiendo que su propio gobierno los infrinja? Un buen lugar para comenzar sería la adopción de una política de libre comercio unilateral y una enmienda constitucional que la consagre en la ley.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (1719 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
131
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.