Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lucia Aragón escriba una noticia?

Libia, Siria, Yemen, después de la esperanza, la desesperación

28/05/2011 00:52 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Elisabeth Morlaix, La Grande Époque

La revolución Jazmín parece una pesadilla. Los cambios que se producen en los países "liberados" son muy frágiles y la guerra civil amenaza a otros países. La influencia externa, sin duda, tendrá un fuerte impacto en el resultado de esta revuelta. Las diferencias son grandes, tanto dentro como fuera del país. ¿Qué futuro les espera a estas personas que sueñan con una vida mejor? Salir de una dictadura sin derramamiento de sangre requiere tiempo, dinero y diplomacia. Es de esperar que nuestras democracias ayuden en ese sentido.

Reunión del G8, ¿qué medidas se tomaron sobre el Medio Oriente? (Getty Images)

En Túnez, las elecciones se celebrarán el 24 de julio, pero el riesgo de que estén mal preparadas acarrearía impugnaciones. Si hubiera una prorroga, desacreditaría al gobierno de transición. Para determinar si Túnez va a entrar finalmente a la democracia, debemos esperar el resultado de las elecciones. Se verá en julio. Mientras tanto, la crisis económica que ha traído esta revolución está empeorando, hay escasez de turistas y empresarios.

En Egipto, desde la caída de Mubarak, los militares tomaron el poder. La población civil pide cada vez más que los funcionarios del gobierno anterior sean llevados a la justicia y los juicios se vinculen. Parece ser una verdadera cacería de brujas a menudo motivada por la envidia más que por un espíritu de justicia. Esto provoca pánico en los medios financieros, que temen un juicio por haber colaborado con el régimen de Mubarak. Con una fuerte disminución de turistas, Egipto se sumerge en un desastre financiero, que provocó temores en algunos del gobierno actual, que podrían impedir al país entrar en la democracia bajo el pretexto de la cohesión.

En Libia, han pasado dos meses desde la intervención militar occidental que llegó a ayudar a los rebeldes libios. La OTAN intensifica los ataques aéreos. Moscú protestó contra los excesos de las fuerzas de la OTAN, que de acuerdo al Ministerio de Relaciones Exteriores ruso: "Es una nueva violación a las resoluciones de 1970 y 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU, que los edificios que no sean militares hayan sido afectados."

De acuerdo a un alto responsable de la OTAN, el objetivo es que a finales de junio o principios de julio, Gadafi caiga, reconociendo que la salida del conflicto también deba pasar por la diplomacia. La Unión Africana está ayudando a Gadafi al ofrecerle una salida digna con una "hoja de ruta", incluyendo un alto al fuego y un periodo de transición antes de llegar a las elecciones. Sin embargo, el Consejo Nacional de Transición Libio la rechazó exigiendo que se requiera la salida previa de Gadafi. Por su parte, Egipto y Turquía ofrecen sus servicios para encontrar una solución al conflicto.

En Yemen, a raíz de las protestas pacíficas, el presidente Ali Abdullah Saleh, había aceptado compromisos que luego negó provocando el enojo de una parte de la población, entre otros, a Sadik al Ahmar, jefe de la federación tribal Hached. Los enfrentamientos han cobrado decenas de vidas. El Ministerio de Defensa anunció el arresto de líderes tribales rebeldes de la familia Ahmar, para llevarlos a la justicia. Como en la mayoría de los países gobernados por una dictadura, cuando la mano de hierro desaparece de pronto, los dirigentes de la oposición se prestan a todo por conquistar el poder, incluso poner a sangre y fuego su país. Los yemeníes apoyan a su presidente. Al igual que otros países, la guerra civil está a la puerta.

En Siria, continúa la sangrienta represión y los muertos se amontonan. La prensa y los ciberdisidentes no tienen más formas de comunicarse. Los cortes de electricidad, los saqueos de casas y las detenciones sumarias son cotidianos. Hassan Nasrallah, secretario general del movimiento armado chií Hezbolá, aliado de Irán y Siria, pidió a los sirios en un discurso televisado apoyar al régimen de Bashar Assad. Los países occidentales anunciaron sanciones económicas, Suiza dijo que había congelado los activos de Bashar Assad. Mientras tanto, para miles de sirios, la vida se abate en el horror.


Sobre esta noticia

Autor:
Lucia Aragón (981 noticias)
Fuente:
deorienteaoccidente.wordpress.com
Visitas:
1069
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.