Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sol Arrieta escriba una noticia?

Libertango

20/05/2011 00:09 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Hay una melodía sentada en mi tímpano izquierdo. Por más que la ahuyente no logro espantarla. Hay quienes dicen que los tangos se parecen a la melancolía. Pero no es el caso de éste. Tendré que hacer una huelga y sentarme a esperar que mi derecho a apagarla sea respetado. Ya que estoy, voy a reclamar también porque no funciona la radio. Y quizá sea su culpa. Tal vez, porque no funciona la radio, esta melodía se tomó dicha atribución. Son cosas que pasan , me diría cualquiera.

Hay una melodía sentada en las villas. En esas donde el hambre es la canción que más suena. Qué más retumba, aturde, desvela, agobia, tortura. No se parece a libertango, pero tampoco es esa cumbia que algunos y algunas escuchan desde afuera. Hay personas que tienen siete vidas, aunque pareciera ser un mito.No estoy tan segura de que exista la reencarnación, pero prefiero creer que sí, sino ¿esto sería todo? ¿Para los que tan mal la pasan en esta vida también? Sigo con la obsesión de las realidades paralelas. Puede ser que algo de lo que tienen no sea tal cosa, tampoco la marginación.

Hay una melodía sentada entre los barrotes de las celdas en las cárceles. En esas, donde el maltrato y la descalificación son moneda corriente. Pero la moneda no corre, porque las vidas que se alojan ahí adentro carecen de valor para los que miran desde afuera o desde adentro con poder. Tampoco se parece a libertango, pero te aseguro que no es un rock& roll. La libertad parece ser un imposible para ellos, sobre todo cuando la música azul de un saxo que no existe los termina de violar.

Hay una melodía sentada en el escote de las mujeres a las cuales les roban su vida. En la de esas que arrancan de sus cotidianidades para esclavizarlas y que los de alrededor las usen como objetos alquilables. Cuando el sexo es un negocio rentable y la materia prima se consigue sin inversión, las existencias no valen ni un milésimo de respeto ni de pena. También puede sonar un bandoneón, pero a otro ritmo. La libertad, aunque vuelva, ya no se le parecerá. Seguirán presas del mismo sistema que las comercializó. Y no volverán a gozar nunca más.

Hay una melodía sentada entre cada unión de las baldosas de la Avenida Argentina. A veces son unos bombos que deciden que aún estamos vivas y estamos vivos. Pero otras, muchas otras, es el canto acelerado de los zapatos que corren tras el vil metal. Es la melodía de las señoras y los señores que salen de la catedral a vomitar plegarias para niños despiertos, dejando que sólo el flaco se acuerde de los dormidos.

Hay una melodía sentada en un barrilete verde manzana que baila creído de que su motor es el viento. Qué equivocado que está. Tal vez nosotros y nosotras también lo estemos. Porque el viento no hace nada por sí solo. Somos los y las culpables de su fuerza, de su intensidad, de su dirección. Calma. Que lamelodía sigue sentada en mi tímpano izquierdo.

image

image


Sobre esta noticia

Autor:
Sol Arrieta (72 noticias)
Fuente:
cotidianidadeshumanas.blogspot.com
Visitas:
4240
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.