Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Quintana escriba una noticia?

Liberado de la delincuencia

26/12/2009 20:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Fabio Melara tenía 12 años cuando participó en un asesinato. A su corta edad, era un delincuente consumado, con profundas marcas por las muertes de su padre y de su hermano,

Fabio Melara tenía 12 años cuando participó en un asesinato. A su corta edad, era un delincuente consumado, con profundas marcas por las muertes de su padre y de su hermano, y por la ausencia de su madre.

Al tener todo este conjunto de vacíos de soledad, de falta de amor, de falta de atención, de falta de educación, comenzó a buscar fuera de la casa con otro grupo de jóvenes lo que no tenía en la casa; pero lo que encontró fue una fuerte adicción a las drogas y el mundo del crimen.

image

Y al desear la droga y no tener dinero, ni tener alguien que lo corrigiera, o educara, optó junto con otros jóvenes comenzar a robar, a asaltar con cuchillos, así que ese camino lo llevó a cometer crímenes más fuertes, asaltar camiones repartidores de mercadería.

Dispara para robar luego se volvió normal, así, el corazón de Fabio se endurecía más con cada delito. Las armas, el dinero y las drogas, le hacían sentirse invencible.

Mientras tanto, Fabio se decía a sí mismo que jamás estaría en un penal para pagar sus crímenes. Pero eso cambió cuando uno de los compañeros de su banda le traicionó.

Su primer día en prisión fue tan solo el inicio de una tristeza constante. Pronto, Fabio se dio cuenta porque a ese penal le llamaban El Infierno.

image

5 abogados defensores no pudieron contra los crímenes cometidos por Fabio, así que él buscó una manera de sobrevivir: involucrar en la venta de drogas. Así pasaron varios años, con tres intentos de fuga.

Favio

Fabio comenzó a recibir visitas de su madre que llegaba para hablarle de la palabra de Dios. Y aunque él se rehusaba, un día fue una amiga de su madre quien habló con él, y en ocasión ella lo convenció de que ese día, él iba a recibir a Jesús en su corazón, cosa que así sucedió.

Fabio soltó en llanto y desde ese momento comenzó a sentir algo especial en su vida, una liberación, comenzó a sentir paz en su corazón.

A partir de esa experiencia, Fabio cambió su estilo de vida dentro del penal. Dejó las drogas y la violencia, comenzó a orar, a leer la Biblia y a asistir a una iglesia. Pero cuando pensaba que todo iría mejor, se le informó que había sido condenado a 30 años de prisión.

Y aunque sintió que su vida perdía valor, pudo entender el plan de Dios y le pidió por fuerzas, así por los siguientes 7 años. Aún con 18 años pendientes en prisión, la conducta ejemplar de Fabio le valió para ser incorporado a un programa que le permitiría salir de prisión por algunas horas, cada 15 días.

Poco después a Fabio se le concedió la oportunidad de trabajar durante el día fuera de la cárcel. Hasta que 2 años después, tras 14 años en prisión, recibió su libertad absoluta.

Dios le pagó con amor, con misericordia y con perdón de pecados. Ahora Fabio es un hombre nuevo, alegre, con deseos de superarse, y deseos de servirle a los demás, trabajar, tener familia y tener una vida como cualquier otra persona normal.


Sobre esta noticia

Autor:
Quintana (1326 noticias)
Visitas:
2569
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.