Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blogdefarmacia escriba una noticia?

Leyes y principios de la doctrina homeopática en niños

24/04/2011 15:18 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En Homeopatía la unidad de peso y medida es sólo una: todo lo que se aplica al adulto puede ser aplicado al niño, no obstante con algunas pequeñas modificaciones.

1. Las enfermedades crónicas infantiles no son más que las manifestaciones exteriores de los miasmas más conocidos en nuestros días (2, 3, 4). Es decir: la Psora, la Sycosis, la Syphilis, como también el miasma terapéutico.

HAHNEMANN ya había señalado en su ORGANON la importancia crucial de este miasma, pero actualmente el miasma terapéutico está en trance de tomarse la primera posición, después de la psora obviamente. Este hecho es tan evidente que, tanto ustedes como yo, sabemos de la publicación de un tratado de enfermedades terapéuticas. HAHNEMANN ha previsto, ha ‘ visionado’ muchas cosas, entre otras la medicina psicosomática, los equilibrios psicosomáticos tan honrados actualmente, la aparición de una tara hereditaria debida al abuso terapéutico, etc. Este es un aspecto muy importante de la genialidad hahnemanniana, que será interesante tratar a fondo. Algún día puede ser que lo haga.

2. Cómo se manifiestan los miasmas ? Muy simplemente, por signos y síntomas generales y locales. El papel del homeópata consiste en tenerlos en cuenta, después de haberlos percibido durante el análisis repertorial que lo guiará al remedio semejante. Entre todos estos signos y síntomas, se deben retener solamente aquellos que son característicos del enfermo y no de la enfermedad; después valorarlos, jerarquizarlos y al final repertorizarlos.

Es sólo a partir de esta técnica introducida en la homeopatía por HAHNEMANN, y sus discípulos : JHAR, RUCKERT, BOENNINGHAUSEN, HERING, como podemos llegar válidamente al remedio semejante. Más tarde, KNERR, KENT, GENTRY, T. F. ALLEN, H. C. ALLEN, C. BOGER, desarrollaron el pensamiento de los pioneros de nuestra disciplina, y dieron todo el brillo necesario ( y justificado) al análisis repertorial.

Esta brillantez fue tan vital, tan resplandeciente, que en nuestros días quien se ufane realmente de ser homeópata, es decir esencialmente hahnemanniano puro, no puede dejar de apoyar su práctica en el Repertorio.

La clínica, el diagnóstico, la biología, etc. por supuesto que sí, pero éstos no son sino auxiliares menores que permiten saber, al hahnemanniano, si sus pacientes podrán o no soportar el empuje vital del verdadero Simillimum.

3. Ciertas consideraciones particulares Sin embargo, en lo que concierne a los niños, se hacen absolutamente necesarias antes de ir más lejos; si no las mencionáramos tendríamos el riesgo de eclipsar el tema de esta publicación.

Antecedentes familiares. Tengan en cuenta, muy en cuenta, las enfermedades y las taras de los padres, de los abuelos, de los hermanos del pequeño paciente. Estos antecedentes familiares son sumamente importantes pues nos permiten llegar a la vez al simillimum y al diagnóstico miasmático.

Los nosodes y los miasmas. Además, si usted practica correctamente su análisis repertorial, teniendo en cuenta igualmente los nosodes, usted captará de un solo vistazo el miasma o los miasmas que sostienen la vida de su pequeño enfermo. Cuando repertorice, anote, al final de la página, los nosodes (Psor., Tub., Syph., Med., Lyss., Pyr., Vacc., Carc.) y si es posible, tenga su repertorio actualizado, en lo que concierne a nosodoterapia. Falta mucho por hacer en este campo, sobre todo en la administración del nosode como el remedio Simillimum y no como es costumbre en Francia de ordenarlo como remedio toxínico.

Muy frecuentemente usted puede curar a su pequeño enfermo. con Med., o Psor., prescritos de entrada a partir de los signos y síntomas, únicamente con la noción de similitud. No crea en cuentos de brujas respecto a las terribles agravaciones .

Un solo medicamento. Todo esto debe ser verificado por usted. HÁGALO y constatará la tan famosa curación suave, durable y rápida que HAHNEMANN nos presenta en su Organon. Qué hacía HAHNEMANN ? El daba un solo medicamento, ya fuese en dosis única o en dosis repetidas de dinamización creciente (por ejemplo: 7c, 9c, 12c), como lo hizo en su época la Señora TYLER honrando literalmente la enseñanza de HAHNEMANN.

Si constata agravaciones en sus pequeños enfermos, son debidas, en la mayoría de las veces, a las prescripciones pluralistas; lo que conlleva la aparición de una mezcolanza de síntomas patogenéticos, patológicos, fisiológicos… Kent mostró muy bien los inconvenientes de este estilo de práctica, en sus ‘ Escritos Menores’ . Entre más pequeño sea el niño y más se acerque a la vida in útero, tanto más la observación, el examen y el interrogatorio de los padres, serán de gran importancia. Por el contrario, mientras más se acerque a la adolescencia, más necesaria será la técnica que se emplea en los adultos(1).

Entre el montón de antecedentes, conviene anotar con cuidado aquellos que veremos a continuación. Estos nos permitirán a menudo reactivar una curación, comprometida por una barrera misteriosa, oculta, viciosa, si me puedo expresar así.

La vida intrauterina y la manera como se llevó a cabo el parto tienen su importancia en lo que concierne al devenir del paciente. Conviene tener un cuidado particular para determinar la anestesia empleada, en caso de ‘ cesárea’ o de los llamados ‘ cócteles’ antálgicos. Algún día usted podrá encontrar un eczema del recién nacido, que no responde a ninguno de los remedios mejor seleccionados, pero que una dosis de Éter o de Cloroformo a la 30 C. hará desaparecer para siempre.

El problema de la lactancia y el de la nutrición del niño, son no solamente importantes, sino también muy interesantes. Usted encontrará bebés que rehúsan la leche (Milk aversión, 481) de vaca, e igualmente la leche materna (Mothers, 481). Otros la aceptan, pero no la toleran (Food, milk, aggrav., 1363).

Estos aspectos son hoy sumamente válidos (6), pues por querer alimentar mejor a sus niños, los padres terminan por mal nutrirlo, cometiendo enormes y burdas fallas dietéticas. No hay ninguna necesidad en estos casos de buscar y administrar el simillimum, que será evidentemente inoperante, puesto que la causa de la enfermedad es únicamente dietética.

Un ejemplo, entre muchos otros !

Un niño de diez años, asmático desde los cinco, es curado en ocho días, al suprimirle completamente la ingesta diaria del medio litro de leche de vaca y del huevo, que desde siempre le daba su mamá . Muy a menudo y sobre todo en los niños, desconfíe del régimen alimenticio que le imponen sus padres, que aunque bien intencionados, desgraciadamente pierden el sentido común, bajo la influencia de una propaganda alimentaria con fines puramente comerciales.

No volveré al problema de la vacunación en detalle (8); pensarán que soy sectario, pero de todos modos ocupa el primer lugar en nuestra terapéutica infantil. ‘ El cuento’ tan reciente de la vacunación contra la hepatitis y la valiente intervención del Ministro de salud, lo confirman.

Eso sigue acentuándose desde que tuvieron ‘ la brillante idea’ de agrupar las vacunas y administrarlas en un lapso de tiempo demasiado corto, según mi parecer… Los niños reaccionan de modo diferente, algunos quedan en un estado general muy bajo del que es difícil sacarlos. En realidad las vacunas no son nocivas en sí mismas pero sí la manera tan sistemática y agrupada de aplicarlas; a mi parecer, es normal que se aplique la antitetánica a los 3 años, el polio a los 5 y siempre de manera selectiva: analizando cuidadosamente su indicación en función del ‘ terreno miasmático’ del pequeño paciente.

Es evidente que si Usted tiene al cuidado un pequeño sycósico, tendrá que aplazar las vacunaciones, verdad ? Habría todo un cuento por escribir sobre el tema; el Dr. Henry BERNARD (15) no ha hecho sino eso. Aprendemos muchas cosas al leer este autor; pero el tema está lejos de ser agotado. Aun habrá muchas cosas por decir y escribir. Sea como sea, usted debe conocer de memoria la rúbrica de Kent Vacunación (1410), en la cual se encuentra Malandrinum, remedio de gran valor, pero imposible de encontrar en Francia por el momento .

Otros aspectos sobre los cuales usted debe hacer hincapié son: las supresiones (7, 9, 10), las caídas, así como las intervenciones quirúrgicas(8); son muros de concreto que usted encuentra en el camino y que lo llevan, con su paciente, hacia la verdadera curación. Algunas veces estará obligado a hacer una pausa, para encontrar la clave terapéutica que abra un boquete en esa cementada caparazón. Si compara los artículos citados en la bibliografía terminal (7, 8, 9, 10), podrá profundizar sobre el tema.


Sobre esta noticia

Autor:
Blogdefarmacia (7914 noticias)
Fuente:
blogdefarmacia.com
Visitas:
3277
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.