Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Endora escriba una noticia?

Letizia Ortiz, del telediario a palacio, ¿pasando por la anorexia?

26/06/2010 12:41 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

La prensa española señala que la Princesa de Asturias parece adelgazar mes a mes mientras la sueca la rebautiza como la "princesa cerilla"

La boda de Victoria de Suecia sigue dando que hablar, especialmente la extrema delgadez de la Princesa de Asturias. La prensa sueca, muy concienciada con los trastornos digestivos debido a que lo padeció su princesa heredera, ha hecho mella en la apariencia física de Letizia Ortiz, al parecer la delgadez de la Princesa fue el tema de conversación más frecuente en las mesas del banquete nupcial. La prensa española, que ya incidió mucho en el tema hace unos años, lo ha vuelto a sacar a la palestra tras los comentariops suecos mientras se pregunta cuándo se decidirá la Casa Real a confirmarlo. Lo cierto es que viendo las imágenes de la Princesa desde que presentaba el telediario los días previos al anuncio de su compromiso matrimonial hasta ahora que han pasado seis años, nadie puede negar que Letizia ha adelgazado mucho, a pesar de que siempre fue de constitución delgada.

Es normal que al principio de su matrimonio por la presión mediática, la adecuación a su nueva vida y su agenda, cada vez más apretada, la princesa pudiera adelgazar unos kilos, pero la tendencia no ha hecho más que acentuarse, ni siquiera el revuelo organizado por unas fotografías suyas en 2006 ha servido para que la Princesa tome nota. La Casa Real desmintió entonces que Letizia padeciera un trastorno digestivo y no ha vuelto a pronunciarse sobre el asunto.

La Casa Real no volvió a decir nada más, pero lo cierto es que a partir de entonces se hizo más difícil ver a la princesa sin mangas o vestida de negro. Los colores vivos, las faldas de vuelo, los volantes y las superposiciones llegaron a su vestuario para quedarse, pero últimamente parece que la tendencia se ha roto, Letizia se ha puesto el mundo por montera y se atreve con vestidos cortos, sin mangas o incluso con el llamativo palabra de honor de Felipe Varela que lució en Suecia y que ha vuelto a dar pie a los comentarios. Puede ser que la princesa haya ganado en seguridad y le importen menos los comentarios sobre su figura, o puede ser todo lo contrario, cuanto más delgada está más guapa se siente y más se atreve a lucirse. A nadie escapa que aunque es frecuente ver a los Príncipes sonreír abiertamente a las cámaras y cogerse de las manos, no sólo ahora han desaparecido los gestos de complicidad del principio, algo que puede considerarse normal en la mayoría de las parejas, si no que es difícil captar una mirada directa del Príncipe a su mujer en los actos a los que acuden, y eso que a este paso va a tener que mirar dos veces para verla.

Bromas aparte, que además no vienen al caso, porque estos temas son muy serios, la Casa Real debería asumir que la Princesa de Asturias no presenta un aspecto saludable, tanto es así, que Letizia sería rechazada por este motivo en algunas pasarelas del mundo si fuera modelo. Lo preocupante del caso son los medios aduladores que cuánto más preocupante es el aspecto de la princesa más se empeñan en ponerla como icono de belleza y elegancia y en equipararla a su adorada Rania de Jordania. Tampoco ayudan los detractores de Letizia que aprovechan para hacer leña del árbol caído.

Lo peor son los medios aduladores que cuánto más preocupante es el aspecto de la princesa más se empeñan en ponerla como icono de belleza

La Casa Real negó hace unos años que la Princesa padeciera un trastorno digestivo (lo que no implica que entonces fuera cierto y ahora ya no), si no es así debería afrontar el problema y aprender de los precedentes en otras Casas Reales. Si finalmente los que no estamos en lo cierto somos lo que creemos que sí padece anorexia o bulimia, la Casa Real debería plantearse qué es entonces lo que tiene la Princesa. Seis años después de su matrimonio y tras pasar por dos embarazos la princesa está evidentemente más delgada, pero también su piel presenta falta de nutrientes que se ven en que presenta signos de deshidratación, envejecimiento prematuro (a pesar de sus visitas al cirujano), venas marcadas y desviación de los huesos (comienza a dar la sensación de tener las piernas torcidas). Además debería preguntarse cómo es que a medida que aumentan los comentarios de gente que acude a actos oficiales en los que ve comer a la Princesa asegurando que Letizia come mucho, adelgace de un modo tan evidente y alarmante.

Hace ya tres décadas otra Casa Real desmintió también que la esposa de su Príncipe heredero padeciera un trastorno digestivo. Les estoy hablando de Diana de Gales y de la Casa Real británica. Este precedente de un desmentido falso que pretendió negar lo innegable es lo que hizo cuestionar el desmentido español. A comienzos de los 90, al divorciarse del Príncipe Carlos, Diana reconoció públicamente haber padecido anorexia que degeneró en bulimia, la Princesa de Gales, desde entonces, ayudó a difundir y combatir los trastornos alimenticios, superó su problema con ayuda especializada e hizo de su lucha personal una causa social a nivel internacional, su ejemplo ayudó a muchas otras personalidades a dar el paso y reconocer el problema. Lo preocupante de Letizia es que ni Diana en sus peores momentos presentó un aspecto tan extremo, aunque es cierto que Diana era de complexión natural menos delgada.

Quienes sí aprendieron bien la lección británica fueron los suecos, los mismos que ahora llaman a Letizia la "princesa cerilla". A comienzos de este siglo, su princesa heredera Victoria padeció anorexia, la Casa Real lo confirmó y afrontó desde el primer momento y pidió respeto a los medios de comunicación, la prensa cumplió y apoyó a Victoria, al igual que el pueblo sueco. Su lucha contra los trastornos digestivos incluso ayudó a presentar una imagen de Victoria más humana y cercana. Victoria de Suecia, al igual que la fallecida Diana de Gales en su día, consiguió superar sus problemas y se implicó en la lucha social contra una enfermedad que es una auténtica lacra entre la población joven. Los suecos aprendieron de Diana, esperemos que... los siguientes aprendan de los suecos.


Sobre esta noticia

Autor:
Endora (35 noticias)
Visitas:
147754
Tipo:
Suceso
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

LESLY (18/02/2013)

leticia esta horrorosa parece un esqueleto con peluca y su quijada es exuberante,.parace un hombre vestido de mujer la verdad nose que le ha visto la garza de felipe-bueno tiene lo que se merece una bruja vestida de mujer que horrorrrrrrrr