Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Samuel Salvatella escriba una noticia?

Lenny Kravitz arrasa en la capital aragonesa

10/05/2009 22:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El músico congregó en la plaza de toros de Zaragoza a más de 6000 espectadores.

Despues de una interminable espera y haciendo cola durante un par de horas, la gente empezó a entrar en la plaza de toros completamente mojada por la lluvia. Una vez que la plaza se llenara, Vetusta Morla abrío fuego con unas cuantas canciones que calentarón el hambiente para habrir paso al artista principal, Lenny Kravitz.

Un Let Love Rule destilando toda su esencia soul y con solemnes acentos gospel, y un casi metalero Are You Gonna Go My Way marcaron anoche el apoteosis (y el final) del concierto de Lenny Kravitz en la plaza de toros.

Después, antes del silencio, calurosa despedida al artista al grito de "Lenny, Lenny, Lenny", al que Kravitz  correspondió quitándose la camiseta. Un delirio, sobre todo teniendo en cuenta que las chicas eran mayoría entre el público.

Un público que la organización cifró en 6.500 espectadores, pero que, dadas las características del montaje (ocupaba casi medio albero) parecía más numeroso. Los más jóvenes aguantaron con garbo la incomodidad de un recinto construido en 1764; los más talluditos echaban pestes (y con razón) de un local en absoluto pensado para conciertos. Para mayor coña, las puertas del reciento se abrieron más tarde de lo previsto, y la entrada al recinto fue una tediosa e interminable fila. Así que todo fue con retraso.

Así lo entendió el público, que trató a Lenny como a un dios.

Por fin, 20 minutos después de las 10 subía Lenny Kravitz al escenario, y las luces de miles de teléfonos móviles, buscando inmortalizar el instante con la cámara, iluminaron el repleto albero. Freedom Train y Bring It On abrieron fuego. A renglón seguido, It Ain´t Over ´Till It´s Over, una de las canciones más populares de Lenny encendió aún más los ánimos. Y así, entre calentón y calentón, fue transcurriendo una velada que la que Kravitz, que incluso tuvo un guiño para Pink Floyd, desplegó toda su artillería sonora para trasladarnos, en pleno siglo XXI, a los años 70. Como ven, todo era como la máquina del tiempo: un local del siglo XVIII para un espectáculo celebrado en la era de la tecnología más puntera, pero con un contenido del siglo pasado.

Eso sí: con una banda espléndida (bajo, guitarras, teclados, batería y una poderosa sección de viento armada con tres saxos y una trompeta), y un Kravitz algo figurón en ocasiones, pero dando el callo sobre el escenario, cantando y tocando con ganas y ofreciendo matices.

Y es que Lenny maneja los directos con la misma habilidad con la que resume en sus canciones los grandes hallazgos ajenos en el terreno del rock, el soul y el funk. Es un tipo listo dentro y fuera del escenario. De ahí que concite voluntades, levante pasiones y atraiga hasta sus conciertos a espectadores que eran unos niños cuando se editaron algunas de las canciones que corearon anoche: Flower Child, Mr, Cab Driver, Always On The Run...

La última de las anotadas, American Woman, Fly Away y las dos piezas de cierre destacaron en un repertorio intenso en general. Así lo entendió el público, que trató a Lenny como a un dios.


Sobre esta noticia

Autor:
Samuel Salvatella (1 noticias)
Visitas:
4238
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.