Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Escriva escriba una noticia?

¿Se pueden leer los e-mails de los trabajadores?

28/05/2009 21:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El TC reconoce que, si bien el medio electrónico es de propiedad de la empresa, ello no implica que los derechos fundamentales del trabajador se antepongan a las obligaciones laborales

El notable avance de la informática incide en las relaciones laborales. Las conexiones on line, videoconferencias, e-mails, GPS, Internet, Blackberry y la alta tecnología tienen incidencia diaria en el trabajo.

Veamos el tema de los correos electrónicos que proporciona la empresa a sus trabajadores como una herramienta de trabajo. Estamos ante una condición de trabajo, un instrumento que sirve para prestar adecuadamente los servicios, como ocurre con la computadora, los útiles de escritorio y el mobiliario que se proporciona a una secretaria. Hoy en día, las comunicaciones en las empresas y de éstas con sus clientes, proveedores, stakeholders, entre otros, se inclinan especialmente por los correos electrónicos que se han constituido en la condición mínima para trabajar en muchas posiciones.

A su vez, todos utilizamos el e-mail para comunicarnos con nuestros amigos y familiares, lo usamos para saludar, concertar citas, conversar, pedir disculpas, mandar cadenas, enviar fotos, etcétera. Es, entonces, un medio de comunicación privada.

Frente a esta realidad, las empresas han desarrollado políticas –plasmadas en directivas, Intranet, convenios individuales, entre otras– de lo más variadas que van desde la prohibición del uso del correo para temas personales sin excepción hasta simplemente indicar que no se leerán los correos salvo una autorización previa del trabajador.

Políticas de la empresa que advierten a sus trabajadores sobre la posibilidad de revisar sus correos electrónicos en determinadas circunstancias

Si bien es cierto que los correos son de propiedad de la empresa, la cual puede generar mecanismos para supervisar su uso adecuado, también es cierto que es un canal para comunicaciones privadas y existe una limitación constitucional sobre la inviolabilidad de estas comunicaciones (es como abrir una carta personal dirigida al trabajador). De este modo, solamente por una autorización del trabajador o una orden judicial –como ha señalado el Tribunal Constitucional (TC)– se podría leer un correo electrónico del trabajador. Así, en la sentencia recaída en el expediente Nº 1058-2004-AA/TC se cuestiona el despido de un trabajador de una empresa del Estado que fue acusado de haber utilizado de forma indebida recursos públicos (el correo electrónico) dentro del horario de trabajo y para fines personales (envío de archivos pornográficos).

El TC reconoce que, si bien el medio electrónico es de propiedad de la empresa, ello no implica que los derechos fundamentales del trabajador se antepongan a las obligaciones laborales a las que se haya obligado en virtud del contrato de trabajo al punto de desvirtuarlas, sino que para poder fiscalizar y –de ser el caso– sancionar, el empleador debe: respetar las limitaciones impuestas por la Constitución y crear mecanismos razonables que, sin violentar los derechos constitucionales, permitan cumplir los objetivos laborales. En este caso, el TC ha inclinado su posición a favor del derecho a la intimidad y la inviolabilidad de las comunicaciones privadas sobre las facultades de la empresa para controlar el uso del correo electrónico, que es una herramienta de trabajo e instrumento de su propiedad. Por ello, declaró inconstitucional el despido del trabajador.

Un mecanismo intermedio –pero que no deja de ser cuestionable a la luz de lo que indica el TC– son las políticas de la empresa que advierten a sus trabajadores sobre la posibilidad de revisar sus correos electrónicos en determinadas circunstancias (sospechas razonables de una falta laboral como competencia desleal, fuga de información, entre otras) y los instruyen constantemente sobre esta posibilidad en las políticas corporativas, Intranet, charlas corporativas y hasta en sus propios convenios individuales, en lo que se denomina “consentimiento informado”. Jorge Toyama / Semana Economica.


Sobre esta noticia

Autor:
Escriva (204 noticias)
Visitas:
11619
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.