Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ema Casablanca escriba una noticia?

Latinoamérica, ¿potencia continental en desarrollo o presa fácil de pescadores en rio revuelto?

13/07/2009 15:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La falta de cohesión entre nuestros países latinoamericanos es nuestra gran debilidad frente al "primer mundo"

El espectro político latinoamericano se estremece, cobrando una fuerza protagónica sin precedentes. Múltiples actores esgrimen su voz, declarando una realidad particular, creando líneas de tensión y concierto entre grupos también.

El continente americano, pero sobre todo los países en desarrollo, pugnan por abrirse paso y ganar independencia respecto a los países desarrollados, dueños indirectos del destino de nuestra vida económica y no obstante, rectores tácitos del ritmo que anima (o desanima) a jóvenes naciones.

Vivimos un momento crucial: por vez primera coqueteamos con la posibilidad real de proyectarnos al mundo como una potencia continental, bien amalgamada. Es cierto, las diferencias existen y pululan. Sin embargo, nuestros intereses comunes superan en cantidad y valía las discrepancias que pudieran considerarse.

Podría decirse, desde todo punto de vista, que la mixtura es el carácter natural de América. Sin embargo, después de tantos años de mestizaje, las diferencias tienden a la segmentación y al aislamiento. ¿Cuánto tiempo ha de pasar en nuestro continente para hacer de la diversidad una fuerza y no un talón de Aquiles?

Es tiempo de comunión. Común unión

Nuestras tierras representan importantes fuentes de energía, oxigeno y materia prima en el mundo entero. Nuestra diversidad étnica no ha conseguido fronteras para cotizarse como capital humano de primera en países desarrollados, y esta misma pluralidad ha conllevado un escenario cultural basto, que se extiende sin remilgos de norte a sur. Entonces, ¿por qué hasta ahora no hemos capitalizado del todo nuestra privilegiada posición?

No chisto en afirmar que los países desarrollados, esos mismos que se lucran con nuestros recursos para enaltecer sus distinguidas sociedades, conocen bien aquel talón de Aquiles: la segmentación. Nuestra debilidad es la fuerza de nuestros amigos del “primer mundo”: una vieja estrategia de guerra. ¿Será que no lo notamos o estamos muy ocupados estableciendo diferencias entre congéneres? Es tiempo de comunión. Común unión.

Cuidado, no debemos errar tanto como para pensar en las casualidades. Ahora, justo ahora que incipientemente obramos con ansias de autonomía, nos vemos amenazados por un escenario político que atenta en contra la presea social más valorada entre nosotros: LA DEMOCRACIA. Es decir, la libertad.

Creo que es tiempo de reflexionar y no amilanarse en la tarea de defender nuestras ideas y las sanas intenciones de adquirir independencia y prosperidad económica, social, política y cultural. Tal vez haga falta reprogramarnos, y así de una vez por todas, dejar de obrar como individuos y sociedades colonizadas. Sólo así alcanzaremos la libertad.

¿Cuánto tiempo ha de pasar en nuestro continente para hacer de la diversidad una fuerza y no un talón de Aquiles?


Sobre esta noticia

Autor:
Ema Casablanca (4 noticias)
Visitas:
9054
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.