Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Dr. Guillermo Carmona escriba una noticia?

Las fobias y la sexualidad

07/02/2011 22:35 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La palabra fobia es derivada de Fobos que en griego antiguo quería decir pánico, en realidad era la misma personificación del temor y el horror en la mitología griega

Las fobias y la sexualidad

Para adentrarnos al mundo de las fobias debemos tener bien definido que es o son las fobias. La palabra fobia es derivada de Fobos que en griego antiguo quería decir pánico, en realidad era la misma personificación del temor y el horror en la mitología griega. Fobos, era hijo de Ares y de Afrodita; hermanos de él eran Deimos y la diosa Enio que siempre acompañaban a Ares en la batalla. Actualmente, se cataloga como un trastorno de la salud emocional y está caracterizado por un miedo intenso y totalmente desproporcionado ante personas, objetos, animales o situaciones concretas. También se puede catalogar como fobia a un sentimiento de odio o rechazo hacia algo. Si bien no es un trastorno de salud emocional, si llega a generar muchos problemas emocionales, sociales e inclusive políticos, un caso clásico es la Xenofobia, que se define como el odio a los extranjeros o hacia los extraños. En países como los Estados Unidos de Norteamérica se ha encontrado que entre el 8.7% y el 18.1% sufren de fobias.

Las fobias y la sexualidad

En el 2005 la empresa Consulta Mitofsky, realizó una encuesta nacional que arrojo las seis fobias más frecuentes que sufren los mexicanos. Uno de los datos curiosos, es que las mujeres fueron las que más las padecen, aunque los hombres tampoco se quedan muy atrás. La encuesta se llevó a cabo mediante entrevista cara a cara en viviendas particulares entre mil ciudadanos mayores de edad en todo el territorio nacional. Los encuestados podían elegir más de una opción, por lo que la suma de los porcentajes rebasa por mucho el 100%. A continuación los resultados obtenidos en dicha encuesta:

Fobia a la muerte, le temen el 49.5% de las mujeres, la escolaridad es de primeria y secundaria. Fobia a lo sobrenatural, le temen el 41.8% de hombres y mujeres por igual, la escolaridad es de primaria hasta preparatoria. Fobia a la altura, le temen el 38% de hombres y mujeres por igual, la escolaridad es de primaria y secundaria. Fobia a la oscuridad, le temen el 29.9% de mujeres, la escolaridad primaria hasta preparatoria. Fobia a volar en avión le temen el 28% de hombres y mujeres por igual, escolaridad Primaria y secundaria. Fobia a los insectos le temen el 26.8% de las mujeres, escolaridad: Primaria y secundaria. En nuestro país, los especialistas del IMSS reportan que son cerca de trece millones de personas que sufren una de las fobias más comunes y que se cataloga como la madre de todos los miedos de los mexicanos, la fobia social. Y es que la mayoría de las personas tienen diversas experiencias ya sea cuando tienen que hacer una presentación escolar o laboral frente a sus compañeros. La tendencia de muchos mexicanos es a no participar, le cuesta trabajo expresarse ante un público, siente temor, vergüenza y desemboca en síntomas físicos tales como mareos, náuseas o palpitaciones, y hasta derivar en un ataque de pánico. Casi siempre se lo achacan a su timidez, o algunos más, a no saber que decir, o a no tener confianza, la realidad, es que se trata específicamente de la fobia social.

Trece millones de personas que sufren una de las fobias más comunes, la fobia social

Las fobias y la sexualidad

En el plano de la sexualidad, también existen un buen número de fobias que los seres humanos presentan. A continuación algunas de ellas, por si quiere hacer su propio diagnóstico. Agrafobia: Miedo al abuso sexual. Se define como un persistente, anormal y injustificado miedo a ser abusado sexualmente. Androfobia: Miedo a los hombres. Se define como un persistente, anormal y injustificado miedo a los hombres. Se trata del miedo o la aversión morbosa a las personas de sexo masculino, probablemente causado por un evento traumático en edad temprana ya sea con un hombre o con un niño. Quienes la sufren experimentan ansiedad incluso cuando se den cuenta de que ellos no representen una amenaza real. Anuptafobia: Miedo a la soltería. Se define como un persistente, anormal e injustificado miedo a no contraer nunca matrimonio y por lo tanto, quedarse soltero. Caliginefobia: Miedo a las mujeres hermosas. Se define como un persistente, anormal y injustificado miedo a las mujeres hermosas. Todos los años esta fobia produce molestias e incomodidades en la vida de muchos individuos. Puede causar ataques de pánico y apartar a los fóbicos de sus seres queridos y de sus compañeras de trabajo. No hay que confundirla con simple timidez (si bien puede estar relacionada con la misma) ni mucho menos con ginefobia (miedo a las mujeres en general) ni misoginia (desprecio a las mujeres). Quienes la padecen presentan los típicos síntomas de una fobia, a saber falta de aliento, respiración entrecortada, sudoración excesiva, náuseas y mareos. El miedo puede ser detonado incluso por fotografías y películas. Habitualmente, esta fobia está causada por una mala experiencia en el pasado relacionada con una mujer hermosa, y que de esta manera el cerebro la asocie con una situación de peligro. Cipridofobia: Miedo a las prostitutas. Se define como un persistente, anormal y injustificado miedo a las prostitutas o a contraer enfermedades venéreas. También se conoce como ciprifobia, ciprianofobia o ciprinofobia. Coitofobia: Miedo al sexo. Se define como un persistente, anormal e injustificado miedo al acto sexual. Quienes padecen de esta fobia experimentan ansiedad porque les preocupa fallar de alguna manera en su desempeño sexual. Entre los síntomas se encuentran la dificultad para conseguir una erección (en el caso de los hombres) o la imposibilidad de llegar al orgasmo. La coitofobia también puede ocurrir debido a traumas emocionales después de un acto de violencia ocurrido antes, durante o después del acto sexual, o como consecuencia de una relación afectiva con la sexualidad. También puede ocurrir debido a alguno de los siguientes factores: efectos psicológicos de la promiscuidad, temores debido a ausencia de educación sexual, ausencia de sentimientos o de afecto, cariño, respeto y responsabilidad entre las personas involucradas en el acto sexual, inseguridad afectiva causada por la infidelidad de la pareja, culpa debido a la formación religiosa sobre sexualidad, reflejos de ajustes psíquicos emocionales y afectivos, problemas orgánicos, condicionamientos de desvíos o anomalías sexuales adquiridos por el cónyuge e impuestos durante el acto sexual, lo que genera repulsión, miedo e intolerancia, falta de armonía conyugal y diálogo, traumas relacionados con factores emocionales ocurridos durante la infancia o en la adolescencia durante la primera relación sexual. La abstinencia sexual por sí misma no determina la coitofobia, pero sí puede ser una consecuencia de ésta. Es fundamental establecer un diálogo de confianza con la pareja para empezar a superar este problema, ya que la seguridad psicoemocional es imprescindible para superar los temores. La terapia adecuada para esta fobia comienza por identificar el origen de los desajustes morales, psíquicos y emocionales que dan inicio al proceso desencadenador del miedo. Contreltofobia: Miedo al abuso sexual. Se define como un persistente, anormal y injustificado miedo a ser víctima de abuso sexual. Deshabiliofobia: Miedo a desnudarse. Se define como un persistente, anormal y injustificado miedo a desnudarse delante de alguien. Erotofobia: Miedo al sexo. Se define como un persistente, anormal y injustificado miedo al amor sexual o a las preguntas de índole sexual. Este término es utilizado por los psicólogos para describir la sexualidad en la escala de la personalidad. Los erotofóbicos tienen altos puntajes en una escala que se caracteriza por expresiones de miedo y culpa respecto al sexo. Es poco probable que hablen de sexo, tienen más reacciones negativas con respecto al material sexualmente explícito y tienen relaciones sexuales con menor frecuencia y con menos compañeros a lo largo del tiempo. En contraste existe la erotofilia, que se caracteriza porque quienes la manifiestan están en la otra punta de la escala. Expresan menos culpa por la sexualidad, hablan de sexo abiertamente y mantienen actitudes positivas con respecto a material sexual. Esta dimensión de la personalidad se usa para valorar la apertura con respecto al sexo y la sexualidad. Es una dimensión importante para medir debido a los riesgos de salud asociados con la educación sexual limitada. Investigaciones de esta dimensión de la personalidad han mostrado una correlación entre altos puntajes de erotofobia y un uso menos consistente de anticonceptivos y un desconocimiento general sobre sexualidad humana. El término “erotofobia” se deriva del nombre del dios griego del amor, Eros, y fobia, término griego para el miedo. Hedonofobia: Miedo al placer. Se define como un persistente, anormal y injustificado miedo a sentir placer. Se trata de la más puritana de las fobias. Quienes la padecen, típicamente se sienten culpables por experimentar placer aún cuando normalmente pueden darse cuenta de que no hay nada malo en sentir placer. Su culpa habitualmente se desprende del hecho de que están participando en una actividad placentera mientras que otros a su alrededor o en el mundo en general están experimentando nada más que enfermedad, pena, dificultades económicas y otros problemas dolorosos. Su culpa también surge de la creencia de que la vida es mejor vivirla en forma ascética, similar a la idea generalizada de que, para que un remedio haga bien a la salud, debe saber amargo. El término hedonofobia se deriva del griego “hedone” placer, gusto y “phobos" (miedo). Otras palabras derivadas de “hedone” incluyen “hedonismo” una filosofía que enfatiza el placer como el máximo objetivo en la vida y “hedonista” un buscador de placer.

Las fobias y la sexualidad

Por último diría que las fobias afectan la vida cotidiana de los individuos que las padecen, produciendo verdaderos desajustes en sus relaciones afectivas, en su entorno laboral y en su vida personal, se requiere de tratamiento ya que las fobias por si solas no desaparecen

Escuchen al Dr. Guillermo Carmona, a la Lic. Tathiana Mora y al Psic. Gerardo Castañeda todos los viernes a las 11 de la noche por el 12.50 de AM o por internet en: www.radiotribuna.com.mx


Sobre esta noticia

Autor:
Dr. Guillermo Carmona (44 noticias)
Visitas:
13423
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.